Animales del Desierto: Características, Ejemplos y más

Siempre nos han cautivado los animales del desierto  y suele relucir la siguiente pregunta: ¿cómo logran sobrevivir en esos ambientes tan extremos? En este post trataremos de aclarar esa y otras dudas.

¿Cómo viven los animales del desierto?

Los desiertos son zonas con características propias, más comunes de lo que se suele pensar. También, contra la creencia popular, pueden hallarse tanto en climas cálidos como en fríos, conocidos como desiertos helados o polares. Aunque en ambos casos comparten una casi total ausencia de precipitaciones.

De tal suerte que el suelo de los desiertos es árido, reseco y áspero. Sin embargo esta condición extrema no impide la existencia de fauna y flora en estos ligares. No obstante tanto sus plantas como animales han tenido que adaptarse a las exigentes condiciones.

Pero tampoco son tan escasas las criaturas que moran estos lugares nada envidiables como suele pensarse. Aunque hay que reconocer que son poco diversos, sobre todo al compararse con la ingente variedad de especies que reúnen selvas y bosques.

Tal cosa sucede porque la fronda desértica dispone de escasos recursos hídricos, por lo que su crecimiento es más lento. Esto se puede apreciar en el paisaje casi desnudo, con lo que ofrece contadas oportunidades a los animales para su alimentación. Pero tampoco les permite mayores opciones para refugiarse del sol y del viento.

De tal manera que no les ha quedado más remedio que adaptarse para soportar inclementes temperaturas. Igualmente son capaces de soportar días enteros sin beber agua, al tiempo que deben ingeniárselas para encontrar comida durante la noche, para evitar el calcinante sol.

Así pues, que la vida de los animales del desierto es en extremo sacrificada, tanto para los insectos como para los mamíferos de gran porte. No obstante, cada especie tiene sus propias características que las diferencias de los demás. Pero de eso hablaremos en seguida.

animales del desierto

Animales del desierto: ejemplos y características

Aquí nos referiremos a ciertos ejemplos y características de los animales del desierto, pero de desiertos calientes, toda vez que en los polares son muy escasos, así que los dejaremos para otra ocasión.

Camello

No hay dudas de que los camellos son uno de los primeros animales que vienen a nuestra mente cuando nos nombran la palabra desierto. Como es conocido por la inmensa mayoría, estas legendarias criaturas pueden acumular enormes volúmenes de grasa en su giba. Es una grasa que luego será quemada y re-digerida por su organismo, al no poder hallar alimento.

Adicionalmente los camellos disponen de pelos gruesos en las orejas, con lo que evitan que la arena penetre en sus oídos. Algo igual sucede con sus pestañas, también gruesas y largas.

Pero aún hay más adaptaciones sorprendentes en este primero en la lista de los animales del desierto. Nos referimos a unas membranas especializadas que poseen en sus ojos y pezuñas. Estas cumplen las mismas funciones de los zapatos que las personas utilizamos para andar sobre la nieve.

animales del desierto

Dingo

Los siguientes en esta lista de animales del desierto, descienden de los perros domésticos. Pero estos habitan en las regiones desérticas de Australia, donde llegan a medir 1,5 metros. Los dingos viven en grupos familiares, aunque se pueden asociar en grandes jaurías para que la caza sea más eficiente.

Originalmente estas criaturas basaban su dieta en canguros, aunque con la llegada del hombre a sus vastas tierras variaron sus gustos, por lo que ahora se inclinan más por las ovejas y los conejos.

animales del desierto

Pecarí

Se trata de un mamífero dotado de un sistema digestivo en extremo fuerte, tanto que es capaz de ingerir cactus sin verse afectado por las muchas espinas de estas plantas.

Como se puede apreciar, es una manera extrema de supervivencia, toda vez que los cactus además de ser una fuente de comida, igualmente proveen al pecarí, como a otras criaturas, de grandes cantidades del vital líquido.

animales del desierto

Ganga

Las gangas son pájaros que moran en las zonas más áridas de Asia y de África del Norte. Lo sorprendente de estas aves, es que sus plumas del vientre cuentan con un mecanismo que les permite absorber y mantener pequeñas cantidades de agua.

Se sabe que los machos utilizan estas plumas a modo de esponjas, para llevar agua a sus nidos y compartirla con sus parejas y polluelos.

animales del desierto

Correcaminos

Ahora veremos a uno de los más célebres animales del desierto: el correcaminos. Es esta un ave propia de los paisajes más resecos de América del Norte. Estos magníficos animales no sólo logran a cada instante al legendario coyote, sino que además son capaces de sobrevivir sin ingerir nada de agua.

Este milagro de la naturaleza es posible, gracias a que obtienen el vital líquido de sus alimentos. Pero tal como sucede con todas las especies, este veloz e inteligente plumífero requiere expulsar los minerales que no necesita. El problema es que no puede hacerlo mediante de la orina, ya que esto supondría un gasto imperdonable de fluidos.

De tal suerte el correcaminos concentra todos esos minerales en una sola gota de fluidos, la cual secreta a modo lágrima mediante una glándula próxima a los ojos.

animales del desierto

Víbora de arena

Esta habitante del desierto es una de las serpientes más mortales del planeta. Su letalidad se debe una hemotoxina que produce, la cual es capaz de matar cualquier presa de manera casi instantánea.

La víbora de arena basa su dieta en mamíferos de tamaño pequeño, además de aves y lagartos. Tiene su residencia en el desierto de Sahara y puede alcanzar los 35 cm de longitud. Además la identifica su testa triangular y unos diminutos ojos.

animales del desierto

Escarabajos

De estas criaturas del desierto hay varias especies. Sólo como ejemplo podemos citar el escarabajo pelotero o el escarabajo Stenocara gracilipes.

El escarabajo pelotero o acatanga, representaba un símbolo venerable en el antiguo Egipto. Este pequeño y mítico sobreviviente se alimenta de las heces de otros animales del desierto. Para esto suelen moldear dichas heces en forma de pelota que luego van empujando hasta su guarida, de donde se origina su nombre.

Por su parte, el Stenocara gracilipes es un habitante del desierto de Namib, en el sur de África. Gracias a su proximidad con el mar, esta vasta extensión se beneficia de la niebla marina en las primeras horas del día. Es de esta niebla que dichos escarabajos obtienen el agua necesaria para sobrevivir en este desierto.

¿Qué cómo lo hace? pues quizás no lo creas. Resulta que estas criaturas se quedan inmóviles por mucho tiempo para que así la niebla se condense sobre sus cuerpos. Luego, cuando se han creado algunas gotas, los escarabajos sacian su sed con la fresca agua y hasta el otro día, cuando siempre, como ya lo supones, hay que madrugar.

Adax

El siguiente en esta lista de animales del desierto es un tipo de antílope que vive en el seco y letal Sahara. Se trata del adax, una criatura amenazada por la extinción por culpa de la caza indiscriminada. En la actualidad apenas quedan cerca de 500 ejemplares. Son oriundos de Mauritania, Chad y Nigeria.

Estos bellos animales del desierto se caracterizan por unos cuernos retorcidos y su claro pelaje, lo que también motiva que se les llame igualmente antílope blanco.

Su dieta es a base de hierbas, hojas y plantas propias del desierto. Lo sorprendente es que este mamífero extrae de comida buena parte del agua que requiere. De tal manera que pueden sobrevivir a la fuerte escasez de agua que caracteriza al Sahara.

Varánidos

La familia Varanidae reúne a múltiples tipos de lagartos originarios de África, aunque la mayoría de ellos moran en el desierto de Sahara. Se caracterizan por ser venenosos y llegan a actuar agresivamente al sentirse amenazados. Es de sangre fría, lo que le obliga a hibernar entre septiembre y abril.

Estos reptiles basan su dieta tanto en roedores como en peces y huevos. Pero igualmente y si la circunstancia lo permite, pueden alimentarse de aves y mamíferos chicos. Pueden medir entre uno y dos metros de longitud.

Avestruz de cuello rojo

Esta ave del África del Norte es una de las más grandes del mundo. Puede alcanzar los 2,7 metros de altura. Su cuello está cubierto por plumas rosadas y rojizas. Mientras que los machos, en el resto de su cuerpo exhiben un plumaje blanco y negro, lo que cambia a gris en el caso de las hembras.

Sus largas y fuertes extremidades lo convierten en uno de los animales más veloces del Sahara, ya que puede alcanzar una velocidad de 64 km/h, lo que lo pone al nivel de las gacelas.

Es otra una especie en riesgo por la caza ilegal y la paulatina desaparición de hábitats. Actualmente únicamente existen avestruces en seis de los dieciocho países en los que solían existir.

Hyrax

Este otro de los animales del desierto, es un mamífero herbívoro oriundo del sur del Sahara y en general del Medio Oriente. De estas criaturas hay cuatro especies, las que suelen morar en grietas en medio de las rocas, en grupos que pueden alcanzar los 80 ejemplares.

Tales concentraciones, se deben a que los hyrax no cuentan con un adecuado sistema para el control de su temperatura. De tal manera que se ven obligados a mantenerse muy cerca unos de otros para evitar la pérdida del calor corporal.

No olvidemos que en los desiertos las temperaturas suelen bajar mucho durante las noches, incluso por debajo de los 0° centígrados, lo que supone un gran reto de supervivencia para estas y muchas otras criaturas.

Gacela común

También conocida como dorca, la gacela común es un tipo de gacela originaria del Sahara y que también se ubica entre las especies amenazadas de IUCN.

Al día de hoy se cuentan apenas entre 35 mil y 40 mil ejemplares. No obstante, la gacela común se encuentra muy bien adaptada a las condiciones del desierto, al extremo que es capaz de soportar toda su vida sin ingerir agua.

Para mayor eficiencia, estos animales del desierto permanecen activos entre el atardecer y el amanecer. En este tiempo buscan y comen tanto hojas como frutos y raíces, o cualquier otra forma de vegetación disponible.

Zorros del desierto

Entre estos listos animales del desierto, sobresalen el fénec y el zorro pálido. En cuanto al primero, hay que decir que es el integrante más chico los cánidos. Es un zorro natural de Egipto, Marruecos, Nigeria y Kuwait.

Está dotado de mecanismos que les facilitan sobrevivir en estos climas en extremo secos. Entre tales adaptaciones destacan sus orejas largas, las que les ayudan a expulsar el calor de su cuerpo.

Se alimenta de aves, roedores y hasta de insectos. En el caso del zorro pálido, estos habitan en una franja territorial situada entre Senegal y Sudán. Cuentan con un pelaje muy claro, semejante al color de la arena, lo que les facilita camuflarse.

Chita del Sahara

Entre los grandes depredadores que hacen vida en el Sahara, el chita propio del lugar es uno de los que más resalta, de manera especial en la zona centro-oeste donde vive.

Estos animales del desierto lamentablemente también se inscriben en la lista de especies en peligro de la IUCN. Esto se debe a que al día de hoy existen apenas entre 250 y 300 ejemplares adultos. Este temible cazador se alimenta de antílopes. Suele ir por sus presas en las noches, de manera solitaria.

El chita del Sahara se distingue de las demás variedades por su color. Resulta que es más pálido que los otros, por lo que los puntos y rayas se hacen menos visibles.

Coyote

Los coyotes como los zorros integran la familia de los cánidos, por lo que se parecen mucho a los perros, aunque estos son criaturas salvajes. Se trata de unas de una las especies más sorprendentes, ya que es capaz adaptarse a casi todo tipo de clima, desde zonas con nieve hasta regiones desérticas.

Pero también puede vivir alrededor de los asentamientos humanos, aunque igualmente es capaz vivir aislado. De tal forma que así se puede entender su gran capacidad de adaptación. Pero cuando habitan en los desiertos, estas criaturas se alimentan de roedores, escorpiones, Pájaros y hasta de reptiles. No llegan a superar los 25 kilos de peso en sus trece años de vida promedio.

Elefante del desierto

Esta colosal criatura habita en las regiones desérticas del noroeste de Namibia. Es de los pocos tipos de elefantes que se adaptan al clima del desierto.

Para sobrevivir ha tenido que ajustar su cuerpo y metabolismo. Lo primero que hay que destacar con sus extremidades, más alargas y planas que las del resto de sus primos. Un cambio que les permite andar con relativa agilidad sobre la arena.

Pero para poder soportar más los rigores del desierto, se hicieron más pequeños que otras especies, lo que les permute sobrevivir a base de la escasa vegetación de las zonas desérticas.

Jerbo

Estos pequeños y tiernos roedores son muy populares, toda vez que suelen convertirse en mascotas como sus primos los hámsters. No obstante, los jerbos están dotados físicamente, de tal manera de poder sobrevivir en su vida salvaje sin la intervención del hombre.

Tales criaturillas, son oriundas de los desiertos de África, Asia y de Medio Oriente. Su dieta es a base de frutos, raíces, semillas y flores. Aunque esta puede cambiar un poco dependiendo de las condiciones del tiempo. Tal es el caso que se pueden alimentar de gusanos e insectos, si la situación lo exige. Los jerbos no alcanzan a crecer más de 17 cm de longitud, mientras que su pelaje puede ser marrón claro, gris o blanco.

Halcón peregrino

Esta majestuosa ave es capaz de sobrevivir en casi todo tipo de ambiente del planeta. Esto se debe a su habilidad para la cacería, la cual se basa en su gran velocidad.

En este sentido, debes saber que el halcón peregrino se considera el ave más veloz de todas, ya que llega a volar a una velocidad superior a los 140 km/h. Pero a esa letal velocidad hay que sumarle una vista incomparable, lo que en conjunto les permite hallar una presa a una distancia de hasta 300 metros y luego atraparla con relativa facilidad.

Entre estas desventuradas criaturas que se convierten en su cena, destacan otras aves, de manera especial las palomas, aunque también incluyen en su dieta roedores y pequeños lagartos.

Escorpión emperador

Se trata de uno de los escorpiones más grandes pues llegan a alcanzar una longitud de 21 cm y 30 gr de peso. Su color va a variar de negro a marrón, según hábitat.

Su veneno no es tan fuerte como el de otros escorpiones, pero aun así su picadura resulta muy dolorosa. Es una especie propia de África Occidental, no obstante se han hecho populares como mascota exótica.

Diablo espinoso

Esta extraña criatura únicamente habita, de forma natural, en el Gran Desierto Arenoso de Australia. Es de color marrón con algunas partes del cuerpo oscuras.

No obstante lo que más identifica a tan curioso animal del desierto, son las numerosas espinas afiladas que cubren si cuerpo, que pueden emplear al mismo tiempo como defensa y para la retención de agua.

Un diablo espinoso en edad adulta puede medir hasta diez cm de longitud. Mientras que la hembra puede estar por el orden de los veinte cm. Se alimentan sólo de hormigas.

Tortuga de desierto Mojave

Se trata de una criatura con un carapacho marrón oscuro con pintas bien naranjas o amarillas. La nativa del desierto de Mojave en los EE. UU., cuenta con una piel en extremo gruesa y extremidades traseras delgadas y largas, que suelen emplear para hacer sus madrigueras en el suelo.

Pueden medir entre 25 y 36 cm de longitud, por cerca de 15 cm de alto. Su pero suele llegar a los 23 kg.

Puma

A este feroz felino también se le conoce león de montaña o león americano por ser original de dicho continente, en donde es el rey indiscutido de los Animales carnívoros. Se trata de unos de animales del desierto más peligrosos, capaces pesar 120 Kg y medir 2,8 m de largo, lo que los hace depredadores de cuidado. A lo que hay que sumar su aguzado sentido del oído gracias a unas orejas puntiagudas.

Son de pelaje pardo aunque con diferentes variaciones. Curiosamente, este gran gato no puede rugir, aunque pueden emitir otros sonidos como gruñidos y ronroneos. Es un cazador solitario y letal.

Liebre antílope

Esta veloz criatura es uno de los animales del desierto mexicano y de Arizona, en EE. UU. Son liebres de gran tamaño que se identifican fácilmente por sus orejas en extremo alargadas y puntiagudas. Su color puede variar entre el gris, el marrón, anaranjado y hasta el blanco.

Come básicamente cactus y hojas de la escasa fronda desértica. Aunque curiosamente se les ha visto alimentarse de tierra con la finalidad de obtener minerales.

Guanaco

Este es un caso algo extraño, pues además de vivir en las zonas andinas de Argentina, Perú y Bolivia, también se cuenta entre los animales del desierto de Chile, el Atacama, el más seco del mundo.

Se trata de un integrante de la familia Camelidae, por lo que vendría a ser el camello de América del Sur. Es una criatura salvaje contrario a su prima la llama, que es doméstica. Tiene una altura aproximada de 1,60 m y pesa alrededor de 91 kg.​ Curiosamente es uno de los pocos mamíferos capaces de tomar agua salada sin problema, lo que lo convierte en uno de los Animales raros del Sur de América.

Otros animales del desierto

Ya para finalizar agregamos otros animales que viven en el desierto que quizás debas conocer:

  • Dromedario (Camelus dromedarius)
  • Buitre negro americano
  • Escorpión de cola gorda
  • Escorpión palestino amarillo
  • Lagarto armadillo
  • Serpiente de cascabel del Mojave
  • Cobra egipcia
  • Araña camello
  • Buitre común
  • Pájaro carpintero del desierto
  • Matraca del desierto
  • Lechuza de Sonora
  • Búho Faraón
  • Tarántula del desierto occidental
  • Escarabajo de Namibia
  • Avispa caza tarántulas
  • Murciélago norteño
  • Canguro rojo
  • Iguana del desierto
  • Rata del desierto
  • Zorro del cabo
  • Laucha salinera

Esperamos que este post de haya servido para que conocer qué animales hay en el desierto.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Deja un comentario