Gato Montés: Características, Temperamento y más

Dentro del gran grupo de felinos existen unos cuantos de ellos que logran llamar la atención, y casi siempre suelen ser aquellos que se ven en programas de televisión, en documentales o también por medios impresos y digitales. Se hace referencia a esos tipos de gatos que se habitan en la naturaleza, como es el caso del gato montés, del tigre, de la pantera, del leopardo, entre otros, que son maravillosos.

Descripción breve sobre gato montés

Se refiere a un felino de tamaño pequeño, y el gran ancestro natural de los gatos domésticos; su nombre científico es Felis silvestris catus. Estas especies salvajes usualmente son de complexión más sólida y ancha que sus parientes caseros. Normalmente tienen un tono de color sobresaliente, que se asemeja al pardo con matices grises y atigrado, las partes de abajo y el vientre son de color ocre, teniendo cuatro rayas negras largas comenzando desde la cara y pasando por su espina dorsal.

Haciendo una comparación con el felino de la casta europea, de nombre científico Felis silvestris silvestris, poseen un manto de pelaje más grueso y cuenta con una cola más poblada y amplia que la que tiene el gato mascota, con una punta negra al final de ella y también, con dos líneas gruesas que la identifican. Esto, sin duda alguna, logra la distinción entre los subgrupos de esta especie.

La especie proveniente de la región euroasiática en ocasiones logra ser tomado con un gato doméstico salvaje de manto pardo rayada, pero haciendo referencia a la forma del citado, puede distinguir por su gran cola, más gruesa y amplia, con terminación en forma redonda y roma, y contando con no menos de tres anillos negros enteramente cerrados. La notable prueba morfológica indiscutible para diferenciar al gato silvestre del doméstico es la configuración de la cavidad craneal, un poco más sobresaliente.

Algunas particularidades

Se sabe que este felino salvaje es parecido al gato doméstico y, aunque es de un tamaño superior, conmemora a las Razas de gatos grandes por ser macizos, capaz de poder alcanzar un peso de hasta siete kilos. De hecho, la cabeza en proporción a la contextura de su cuerpo es de un tamaño superior en el gato montés que, en la mascota, contando con unas orejas un tanto más reducidas.

La tonalidad de su pelaje se basa en un color pardo con matices amarillos en la parte de atrás de las orejas y el hocico, así como los pelos sobre los ojos y las vibrisas alcanzan un mayor tamaño y amplitud que las que tiene el gato doméstico, contando con un color blanco y un tanto caídas. Los ojos del gato montés no tienden a ser de colores tan cambiantes como el felino mascota y, en ciertos momentos, exhiben verdes tenues y gradaciones de color ámbar y su nariz tiene una tonalidad rosácea.

Hablando un poco de la anatomía y de ciertas Características de los gatos monteses, se puede indicar que cuenta con un tamaño de la cabeza y cuerpo, refiriendo a la longitud, entre 51 y 76 centímetros, una cola entre 26 y 31 centímetros y un peso que se encuentra en un intervalo de 2,8 a 5,8 kilogramos (Kg). Posee una apariencia básica y similar a la de un gato doméstico rayado muy fuerte, con la cabeza adecuadamente mayor y con una cola más corta y espesa, con forma redonda en el final de la punta.

La tonalidad básica, desde un punto de vista general, de su pelaje es gris oscuro con unas manchas amarillas, cuatro líneas negras que pasan por la parte del dorso del cuello, y el cuerpo poseen un diseño de líneas transversales oscuras y acentuadas, que son las que le otorgan el aspecto de gato rayado. En la cola se pueden visualizar de dos a cuatro anillos negros, aunque en pocos casos ha habido cinco, con un patrón bastante resaltante, y una región pequeña ancha, de color negro también, en la punta.

El vientre y la garganta son de un tono mucho más claro, mientras que la parte final de las patas son negras. Muestra dimorfismo sexual, en donde el macho es lun poco más grande que la hembra, estando el porcentaje de diferencia entre un 15 y un 25%. Muestran diversos dibujos bastante reconocibles, usualmente en manera de franjas; el gato montés tiene dos zonas en las mejillas que comienzan en los ojos, ciertas franjas que provienen de la nuca, líneas oscuras en tronco, y algunos cuantos anillos en la cola.

Grupos de gatos monteses existentes

Es importante considerar que, en tiempos pasados existían muchas más clasificaciones para las razas de gatos, aunque según investigaciones de ADN hechas a detalle en el año 2007, existen cinco subespecies de gato montés. Dentro de ellas, están: ​

Felis silvestris silvestris: El nombre científico del gato montés europeo y Península de Anatolia.

Felis silvestris lybica: El nombre científico del gato salvaje africano, proveniente de la región del norte de África y el occidente Asia, hasta el Mar de Aral.

Felis silvestris cafra: Nombre científico del gato montés, proveniente de la región de África subsahariana.

Felis silvestris ornata: El nombre científico del gato salvaje asiático, proveniente de la parte central y del este, noroeste de India y Pakistán, además.

Felis silvestris bieti: El nombre científico del gato montés, proveniente del norte de China.

Felis silvestris catus: El nombre científico del gato montés domesticado, encontrado hoy en día en muchas latitudes del mundo.

Importa, y por muchas razones, mencionar que el gato salvaje africano, de nombre científico Felis silvestris, subespecie lybica, es un poco menos retraído que otros gatos dentro de esta clasificación, lo que promovió su amaestramiento y sentó las bases para todos los gatos domésticos, de nombre científico Felis silvestris, subespecie catus). Por último, se tuvo la creencia hasta hace no tanto que estos gatos no podían ser dóciles.

Ecosistema donde habita el gato montés

Las zonas por donde esta repartida el gato montés euroasiático cubre parte de Europa, Medio Oriente, región central y sur de Asia y gran área de África. Con respecto a la subespecie europea, de nombre científico Felis silvestris silvestris, se encuentra ubicada desde Asia Menor y el Cáucaso, por toda la parte central de Europa y meridional, abarcando hacia zonas norteñas como Escocia y las cercanías del mar Báltico y del mar del Norte. Sin duda, pueden resistir temperaturas bajas.

Comportamiento natural

Este cazador nocturno puede divisarse en regiones de pastizal en el ocaso del día y en el amanecer. Se caracterizan por ser animales independientes, que, en el caso de los machos, logran recorrer una cantidad importante de kilómetros, moviéndose un día tras otro, en cambio que las hembras tienden a ser bastante territoriales y subsisten en el mismo sitio, asemejando a la conducta de ciertos felinos grandes.

Sucede pues que, a pesar de esta notable diferencia, lo certero de esto es que este felino depreda de manera parecida al gato mascota, sabiendo que se torna difícil discrepar entre los restos de sus presas los que posee este animal, ya que también abandona las sobras óseas de animales medianos, habiendo una la diferencia con respecto a otros cazadores carnívoros, tal fue el caso del zorro rojo.

¿De qué se alimenta el gato montés?

Su dieta está basada en pequeños pájaros y roedores, sin embargo, son competentes para cazar conejos, y en ciertos momentos, logran alimentarse de ciertos invertebrados y hasta de anfibios. Inclusive, hay varios registros de la forma como el gato montés logra cazar crías de corzo, aspecto que lo distingue de su pariente doméstico, más allá de encontrarse en ambientes totalmente distintos. De manera bastante independiente, emerge a la caza, con tendencia a ser al amanecer y en el anochecer, durante 22 horas.

Gato montés alimentandose

¿Cómo se reproduce?

El ciclo de reproducción del gato montés ocurre en los meses de febrero y marzo; cercano al mes de mayo la progenie es concebida en las grietas de las rocas, en pequeñas madrigueras solitarias por otros animales o también, en los huecos de los árboles. Este felino es polígamo y una sola hembra está en la disposición ser emparejarse con más de un macho. Su desarrollo se da en un tiempo aproximado de 63 a 69 días, y la madre concibe en abril o mayo una sola camada al año de 1 a 8 cachorros.

La descendencia, al nacer, logran pesar entre unos 200 gramos y no pueden abrir los ojos sino llegados los 10 a los 12 días. En el momento de cumplidos los 3 o 4 meses se logran independizar, pero siguen depredando en compañía de su madre por medio de cierto tiempo, logrando alcanzar a los 10 meses la madurez sexual, en el cual se encargan de continuar con la cadena y mantener la población.

Afecciones principales

El coronavirus felino es uno de los grandes peligros del gato montés, representado en enfermedad, asociado con otras patologías como es el caso de la leucemia felina, la parvovirosis o el moquillo. También pueden verse afectado por enfermedades contenidas en los roedores que están dentro de su dieta o el entorno en el que se encuentran. Sin embargo, esto también coloca al gato montés en peligro de extinción, junto con lesiones por forcejeos con otros de su especie o por su caza ilegal.

(Visited 1.073 times, 1 visits today)

Deja un comentario