Labrador: Características, Carácter y más

El Labrador es uno de los perros más adorables y por ello una mascota cada vez más común. De tal forma que muchas personas quieren saber sobre esta hermosa criatura y en este post te lo contaremos todo.

Labrador

Origen del perro labrador

Comenzaba el siglo XIX cuando se fueron enviados a Inglaterra unos perros “multifunción”. Estos eran empleados por cazadores en Norteamérica, aunque de manera principal en Canadá. Muchos de estos perros para presas de agua eran de la variedad terranova, aunque los de menor porte eran llamados perros de St. John.

En su nuevo hogar al otro lado del Atlántico, la raza se desarrolló y mejoró. Algo que probablemente ocurrió con algunos cruces de retrievers de pelo liso, hasta establecerse en la raza que reconocemos hoy en día. Tal como lo describe su calificativo, ya que retriever se traduce como ‘recuperador’, el labrador retriever se escogía por sus habilidades para el rescate de presas, sobre todo en el agua.

Desde entonces han acompañado a los cazadores de patos, sin importar las condiciones del terreno un el clima. Pero además ha destacado por su inteligencia y su gusto por servir de compañero de las personas, haciéndose merecedor de muchas otras responsabilidades. En nuestros días, los labradores destacan como caninos de apoyo y guía. Pero además de ser reconocidas como animales muy familiares, igualmente se emplean como perros de rastreo en actividades militares y en actividades aduaneras.

No obstante, su versatilidad da para más. Es así es usual verlos con los bomberos y junto a los grupos de análisis de incendios intencionales. También son requeridos en labores de búsqueda y rescate y como animales de trabajo.

Labrador

Los más populares

Pero si algo hay que alabar del perro labrador, eso es su buen carácter. Una característica que ha impulsado a esta raza hasta el primer lugar de las listas de popularidad en EE. UU. Una posición que seguro conservará por mucho tiempo. No obstante, su reciente celebridad como mascota de interior, el Labrador también disfruta del exterior de las casas. Sólo hay que recordar que a estos peludos la naturaleza los ha distinguido como perros de agua.

De tal suerte que desde su más temprana edad, los cachorros exhiben un marcado deseo por llevar consigo objetos. Pero de manera especial manifiestan una gran atracción por el agua. No importa si sólo se trata de charcos, allí ellos son felices porque se sienten en su elemento.

Características del perro Labrador

El labrador retriever es una criatura de fuerte y compacta, de apariencia cuadrada. Su altura máxima para machos adultos suele ser cercana a los sesenta centímetros. Esto los ubica en la clase de perros de porte medio, pero gracias a su constitución vigorosa, aparentan ser mucho más grandes.

Su peso ronda los 38 kg en un ejemplar macho grande y los 25 kg para una hembra, que siempre resultan más pequeñas. Sin embargo, los ejemplares criados para la línea campestre, generalmente tienen mayor alzada, aunque más delgados. El Labradores se distingue fácilmente por su testa amplia, ojos vivaces y orejas caídas. Pero aún hay otros dos rasgos muy propios del labrador.

El primero es su doble manto de pelo grueso, aunque bastante corto, propicio para el agua. Mientras que el segundo rasgo es su muy representativa “cola de nutria”. Resulta que su cola es gruesa y nace de la línea superior casi de forma recta, con cierto parecido a las de las nutrias. Esta última es sin duda una de las características del perro labrador que lo distingue más.

Labrador

Por otra parte, sus pies parecieran tener una “membrana interdigital”. Esto es porque cuentan con una piel más alargada que lo usual entre los dedos, la cual les facilita nadar. En lo que respecta a su color, este oscila del negro al casi blanco, pasando tonos chocolate y el rojo amarillento.

Se puede decir de forma general, que es una raza capaz de madurar relativamente pronto. Esto es porque alcanza su alzada de adulto entre los seis y los doce meses, pero puede seguir aumentando de peso hasta cumplir dos años. Su expectativa de vida es de 12 a 14 años.

Carácter

En líneas generales, los labradores retrievers son magníficos perros de familia, siempre y cuando el dueño tenga presente que requieren de ejercicio y de cierta instrucción. Son animales criados para trabajar y lo hacen de manera ardua. Pero además se sienten felices cuando se les asignan tareas, en especial las de rescate, obviamente.

Por otra parte, el labrador suele llevarse bien con otros caninos, un trato que se extiende a otras mascotas y niños. Pero esto es siempre que su Adiestramiento canino haya menguado su brío natural. Esto se da porque son criaturas fuertes que requieren de alguna instrucción en cuanto a obediencia, Se trata de algo que debe hacerse desde la más temprana edad, para impedir que acaben remolcando a sus dueños por la calle cada vez que se les ocurra.

No es que se trate del Perro lobo checoslovaco, pero conocida su naturaleza enérgica, los labradores que suelen quedarse solos en casa por mucho tiempo o no los ejercitan suficientemente, pueden manifestar comportamientos destructivos. Así que podemos verlos mordiendo, cavando y ladrando a cada instante.

A pesar de ser enérgicos, algunos prefieren aplatanarse o echarse apaciblemente desde muy jóvenes. Mientras que el mordisqueo puede representar otro mal, ya que tienen una surte de obsesión oral debido a su instinto de rescate. Por tal razón resulta de gran ayuda que cuenten con juguetes para morder, además del debido entrenamiento. Como ves, el carácter del labrador puede exigir algo de paciencia.

Convivencia

Es evidente que el labrador cuenta con varios rasgos adorables que los hace muy popular. Es inteligente y de fácil adiestramiento, gracias a sus ganas de trabajar con las personas. Además, es una criatura de buen apetito, por lo que puede sufrir de sobrepeso si no se ejercita y si no se le ajustan las raciones de alimentos según su requerimiento.

Pero lo más importante es que se trata de una raza excelente como perros de familia. Esto es porque les gusta la compañía, por lo que también se sienten tristes cuando están en casillas o zonas aisladas.

Es conocida la tendencia del perro labrador a proteger a sus familias y hogares, aunque igualmente recibe con agrado a las visitas. Pero también puede convertirse en una criatura desagradablemente mordedora y destructora, cuando no se le da los juguetes y educación necesarios.

Para evitar que estas criaturas mordisqueen a las personas, se recomienda darles un juguete que puedan llevar con ellos y así mantengan la boca ocupada. Algo más a tener presente, es que son animales muy fuertes, por lo que requieren de una instrucción temprana para conseguir una mascota que su dueño pueda pasear con correa de manera agradable.

Otra cosa que sucede con estas peludas criaturas, tiene que ver con el doble manto de pelo que concentra su calor cuando trabaja en aguas gélidas. Resulta que esta maravilla de su anatomía también convierte a esta raza en la reina de las mudas. Generalmente resulta suficiente con un rápido aseo por semana, pero en tiempos de muda se hace necesario un aseo todos los días.

Salud

Tal como con otras razas, el labrador llega a verse afectado por diversas enfermedades hereditarias. Entre estas destacan los trastornos oculares y la displasia de codo y cadera, lo que es un problema de las articulaciones que suele ser doloroso y ocasionar problemas de locomoción. De tal manera que resulta importante un chequeo minucioso de estas partes del cuerpo, antes de dedicar el animal a la cría.

Cuidados del perro labrador

Ahora dedicaremos algunas líneas a los cuidados que los dueños deben dedicar a estas hermosas criaturas. Veamos:

Nutrición

Ten presente que cono los perros de razas grandes, los labradores aparte de tener muy buen apetito, requieren de un adecuado balance de nutrientes. En esto se incluyen los minerales y las vitaminas y es diferente al de los perros de menor porte.

El labrador es proclive a trastornos estomacales y de hinchazón, pudiendo reducirse sus riesgos con raciones de comida más pequeñas pero frecuentes.

Aseo

Su pelaje no demanda de mayores atenciones. Es grueso y espeso, con una capa inferior que resiste muy bien al agua. Sólo requiere un cepillado a la semana y algo más de atención cuando llegan los tiempos de la muda.

Ejercicio

Estas mascotas se adaptan de buena gana a la cantidad de tiempo que se le pueda brindar a su ejercitación física. Sin embargo, no hay que olvidar que lo ideal para un adulto son dos horas diarias.

Al labrador le fascina dar paseos prolongados y contar con la oportunidad de corretear y jugar . También le encanta ir a buscar objetos en el patio y disfruta de manera especial del agua. De tal manera que hay que tener cuidado con lo que hay a su alrededor para garantizar la seguridad de esta bella criatura.

(Visited 27 times, 1 visits today)

Deja un comentario