¿Qué come el leopardo? Todo sobre su alimentación

¿Quieres saber que come el leopardo? En este artículo conseguirás cuáles son sus técnicas para cazar y alimentarse, no te pierdas esta asombrosa información y compártela con tus seres queridos.

que come el leopardo

Alimentación y/o dieta del leopardo

Esta animal se clasifica dentro de los carnívoros al igual que el Tigre de bengala y come diversas especies que habitan en el mismo ambiente que él, pero se considera que su dieta es más amplia que la de otros que se encuentran dentro de la especie Phantera, no prefiere algún u otro animal para alimentarse, para diferenciarse de otros felinos come tanto artrópodos como antílopes de gran tamaño.

Dentro de la alimentación del leopardo lo más continuo son: impalas, gacelas de Thomson, ciervos, antílopes, primates entre los que se pueden mencionar el chimpancés y los gorilas, los cerdos también son de su agrado.

Cuando hace caza de animales más pequeños prefiere los roedores, los peces, los reptiles, Pájaros y antrópodos entre los que se puede mencionar los escarabajos peloteros.

También come mamíferos como los chacales, los zorros, las martas y otros de pequeño tamaño.

Si se ubica en el África subsahariana las presas que este animal puede consumir alcanza la cantidad de 90 además de que mayormente son animales de tamaño mediano.

Este animal habita en una zona bastante amplia, por lo que su dieta se ajusta al lugar donde reside.

En el parque nacional de Tsavo habitan leopardos y estos comen a ungulados que poseen un peso mínimo de veinte kilogramos. Además de estos las hembras más jóvenes prefieren los mamíferos de menor tamaño.

En el continente asiático donde también se puede encontrar a este maravilloso animal, estos prefieren comer el muntíaco en conjunto con el chital, siendo este su alimento principal en ese lado del mundo adecuándose al lugar donde habitan, tampoco dejan a un lado las cabras monteses.

En Tailandia también consumen muntíaco pero agregan al jabalí.

Este imponente animal no le teme al tamaño de su presa, sus habilidades de caza son sorprendentes, tal y como se verá en el segmento siguiente, un ejemplo claro de tamaño y peso es el antílope eland, el cual puede pesar hasta trescientos kilogramos como mínimo pero incluso los hay de mil kilos, siendo esto una de sus presas más sorprendentes.

Las jirafas tampoco se escapan de sus garras, siendo animales que por lo general tienen un peso superior a los leopardos, desde las más jóvenes hasta las ya adultas.

Por lo que este animal no deja escapar ninguna oportunidad para alimentarse, lo que les ha permitido vivir por tanto años.

Técnicas para su cacería

Ya se ha podido percibir que este es un animal súper hábil al momento de alimentarse, su velocidad y sigilo son cualidades que lo han llevado a ser un depredador de primera línea.

Esta forma de alimentarse del leopardo suele ser una de sus características más fascinantes y estudiadas por los expertos, que no dejan de llamar la atención a todo aquel que tiene la oportunidad de presenciar tan magnífico acto.

En cuanto a su horario de caza, suele atacar en las noches, aprovechando oportunidades en las que las otras especies están desprevenidas, dormidas o descansando, observa a las manadas, de forma sigilosa se acerca y persigue para llegar a capturar a alguno de los miembros.

Su mayor habilidad no suele ser su rapidez, por lo que muy poco ataca por medio de esta vía, por el contrario busca emboscar a su futura presa, buscando que no tenga oportunidad de ataque y conseguir así el éxito rápidamente.

Este animal posee un pelaje que le permite estar camuflajeado entre ramas y plantas de diversos tipos, ya que tiene manchas en todo su cuerpo, además utiliza su oído una vez que observa su presa escucha todo a su alrededor, capturando el momento adecuado sin dejar de ver a su objetivo ya que su visión es uno de los sentidos más potentes.

Además tiene la habilidad de ser sigiloso, tan silencioso que su futura presa siquiera tiene tiempo de reaccionar cuando este ataca, saltando por encima del animal a capturar y morder su cuello hasta dejarlo sin vida, desangrado va muriendo su presa, aunque este busca que aquel animal muera lo más rápido posible.

Hay ocasiones en las que la víctima logra escapar, por lo que este recurre a perseguirlo alcanzando en ocasiones un máximo de sesenta kilómetros por hora.

Cuando consigue que su presa muera, prosigue a arrastrarlo hasta un lugar donde pueda comerlo con total tranquilidad, donde pueda asilarse y estar seguro de otros depredadores y donde preferiblemente no hayan hienas.

Sus habilidades no se detienen ahí, sino que posee una gran habilidad y fuerza para escalar a un árbol y no solo eso, sino que lo hace con la presa, debido a que ese es uno de los lugares en donde más seguro se siente para alimentarse, sin importar el peso del cadáver, el sube con él a cuesta.

Hay ocasiones que puede comerse de una vez lo que capture pero hay otras en las cuales prefiere dejar los restos para venir por ellos más tarde, incluso teniendo restos puede seguir cazando, pero suele hacerlo cada tres días, sin importar si tiene crías o no.

(Visited 22 times, 1 visits today)

Deja un comentario