¿Qué comen las hormigas? Lo que debes saber sobre su alimentación y descripción

Desde siempre las hormigas han llamado la atención del hombre. Su forma de organización y su proverbial capacidad para el trabajo las convierten en nuestro principal referente para casi todo en la vida. Pero en esta oportunidad nos limitaremos a conocer qué comen las hormigas. No te lo pierdas.

Qué comen las hormigas

Características de las hormigas

Para entender la pasión del hombre por estos himenópteros, basta con ver su comportamiento social. Estos insectos se forman y agrupan en gigantescas colonias en las que cooperan de tal manera, que dicha colonia funciona como si se tratara de una sola unidad.

Gracias a tal característica, éstos diminutos seres han aprovechado al máximo todos los recursos existentes para colonizar la totalidad del planeta.

Es harto conocido que las hormigas dedican todo el día a trasladar todo tipo de materia orgánica hasta su casa, el hormiguero. Esta materia puede ser semillas y hojas, hasta artrópodos muertos o restos de cualquier otro animal.

No obstante muchas de estas diminutas criaturas no se alimentan exclusivamente de lo que recolectan. Un buen grupo de estas se dedican a la agricultura y hasta a la ganadería. ¡Sí, aunque parezca insólito!

Pero para saber qué comen las hormigas se hace forzoso conocerlas al menos un poco. De tal manera que hemos agrupado sus aspectos más relevantes, y en seguida te presentamos algunas de esas características de las hormigas.

Qué comen las hormigas

Anatomía

Estas diminutas criaturas son diferentes en su estructura corporal a otros insectos. Esto se debe a que disponen de elementos muy sofisticados que casi parecen sacados de una película de ciencia ficción, aunque quizás lo correcto sea decir que son ellas las que han inspirado tales historias.

Así que están dotadas de antenas articuladas, una acusada retracción de su segundo tranco abdominal y glándulas metapleurales. En tanto que su cuerpo se divide en tres partes: cabeza, metasoma y mesosoma.

Su peciolo talla una cintura muy delgada entre sus mesosomas y gáster o abdomen. Tal peciolo suele estar conformado por uno o dos nódulos.

Como otros de sus familiares, las hormigas disponen de un exoesqueleto. Esto es un recubrimiento exterior que le suministra una especie de armadura para proteger sus cuerpos. Pero también les facilita un punto de enlace para los ligamentos, algo que resulta muy distinto con los organismos óseos de los vertebrados.

Algo muy importante a destacar y que contrata con su inagotable capacidad de trabajo, es que los insectos poseen pulmones. De tal suerte que tanto el oxígeno como otros gases, entre estos el dióxido de carbono, se canalizan por el exoesqueleto gracias a pequeñas valvulillas conocidas como espiráculos.

Su cabeza está compuesta por el par de antenitas con articulaciones ya mencionadas, además de la boca y ojos. En tanto que del tórax afloran seis extremidades y -solo en los ejemplares con sexo- dos juegos de alas.

Qué comen las hormigas

Castas, metamorfosis y Polimorfismo

En un hormiguero siempre encontraremos tres tipos diferentes de hormigas o castas. Estas son las obreras, los zánganos y la reina; si una sola reina.

Mientras que la reina y los zánganos se entregan a la reproducción, las abnegadas obreras se encargan de todas las labores de la colonia, donde es evidente que se ubica la recolección y producción de alimentos, aunque además deben hallar tiempo para cuidar de las larvas, hacer la limpieza y de paso dar la vida en defensa de su comunidad. Créeme que no querrás ser de este grupo.

Pero no todo el tiempo es así, bueno, al menos no en el comienzo. Pues al eclosionar, las hormigas son apenas unas larvas amorfas, que no presentan patas ni cabeza. Pero van aumentando de tamaño hasta convertirse en pupas inertes. Luego estas van a estar sometidas a una metamorfosis profunda, hasta su estado adulto.

Las formas se definen según el trabajo físico requerido, de tal manera que esto determina su tamaño. Así que en una misma colonia vemos esa diferencia notoria, pues hay hormigas pequeñas, medianas y grandes. Esto especialmente en el estrato de las trabajadoras.

Por lo general, las de mayor porte disponen de cabezas enormes y mandíbulas en extremo poderosas y fuertes. Estas son las temibles hormigas soldados, nombre que les viene precisamente de sus amenazadoras fauces.

Pero nos importa ahora un aspecto de primer orden, sobre todo para conocer de qué se alimentan las hormigas. Nos referimos a que la función de las hormigas trabajadoras puede cambiar con su edad y en determinadas especies.

Tal es el caso de las hormigas de la miel. Aquí a la clase trabajadora joven se les da de comer hasta que sus gasters se estiran, para así funcionar como fuentes de acopio de alimentos vivos.

Hormigueros

Como ya hemos dicho, estas trabajadoras y diminutas criaturas establecen gigantescas comunidades que se encargan de funciones colectivas. Pero esta es una forma de comunidad que demanda un sinnúmero  de galerías y habitáculos, los que regularmente se hacen en el suelo o árboles.

Es una estructura de vital importancia, toda vez que son empleadas para cuidar de las larvas y el almacenamiento de los alimentos.

A principios de este siglo, una colosal súper-colonia de hormigas argentinas fue descubierta al sur de Europa. Fueron 33 las comunidades de estas estudiadas en una ruta de seis mil kilómetros tanto por el Mediterráneo como por las costas Atlánticas del mismo sur de europa.

De estas, 30 comunidades pertenecían a una súper-colonia compuesta por millones de hormigueros, además de la bicoca de mil millones de obreras.​

Estiman los conocedores que esta forma de uni-colonialismo no permite explicación por la pérdida de su multiplicidad genética. Esto debido al cuello de botella desde el punto de vista de la genética, que suponen las hormigas importadas. Bueno, así de enormes pueden ser los hormigueros.

Feromonas

Las hormigas cuentan con un muy elaborado sistema de comunicación que se fundamenta en las reacciones químicas de las feromonas. Por intermedio de estas son capaces avisar sobre cualquier peligro que amenace a su comunidad, aunque también sirven para señalar la ruta que deben hacer hasta llegar al alimento.

Se hace necesario explicar que las feromonas son compuestos químicos que producen los seres vivos. Los mismos tienen la finalidad de estimular determinados comportamientos en sus congéneres.

De tal manera que son medios de transferencia de señales aéreas mediante fluidos etéreos.​

Esta es una de las características de las mariposas, con la que las hormigas guardan similitud. En el caso de las mariposas, se sabe que son capaces de captar las feromonas de la hembra hasta una distancia de 20 km. Eso sí que es amor.

Alimentación de las hormigas

Definir específicamente qué comen las hormigas no es cosa sencilla. La dificultad radica en que estas diminutas criaturas representan un grupo de seres muy complejos.

Desde este punto de vista podemos entender que la dieta de estas pequeñas puede estar compuesta por diversos tipos de materia orgánica. Esto dependerá de su especie y del lugar en el que habiten. De tal manera que vamos a considerar algunas clases de hormigas, definidas desde el punto de vista de su alimentación.

Hormigas granívoras

En esta clase se agrupan las hormigas que basan su dieta en las semillas. Para esto se dedican a la recolección de ingentes cantidades de esta forma de comida, la cual es transportada a través de larguísimas distancias hasta su hormiguero.

Ya vez en casa, acopian las simientes en su particular granero, protegiéndolas de los hongos.

Este tipo de hormigas son indispensables para la dispersión de semillas, ya que gran parte de las que entierran germinarán y eventualmente llegarán se convertirán en árboles.

A esta invaluable tarea se dedican muchas especies, especialmente de los géneros Goniomma y Messor.

Si debemos comparar la forma de alimentarse de las hormigas con las de otra criatura, por lo trabajadoras y previsivas quizás lo más indicado sea hacerlo con la Ardilla Roja.

Ya habiendo determinado qué comen las hormigas granívoras, avanzamos a la siguiente clase.

Hormigas depredadoras

El sólo título debe darte luces para entendedor qué comen las hormigas de este grupo que abordaremos de inmediato.

Es el caso que no pocas de estas pequeñas y trabajadoras criaturas son depredadoras. Esto quiere decir que las obreras recolectoras atrapan todo tipo de insectos para comerlos en grupo.

Incluso se sabe que algunas hormigas son capaces de atrapar animales de mayor porte, como ratones y lagartijas.

El color rojo en sus cuerpos es una especie de alarma. Esto le indicaría a sus depredadores que las cosas les pueden salir muy mal, que tal vez pasen de cazadores a presas. Esta astuta defensa es conocida como aposematismo.

Pero quizás seamos más expresivos con el caso de las comedoras de carne, si nos referimos a la hormiga soldado. Estos formidables insectos establecen agrupaciones nómadas que viajan incasablemente.

Mientras avanzan van atrapando a todos los pequeños animales que se le atraviesen en el camino, incluso Pájaros. Sólo interrumpen sus mortíferas exploraciones para que su reina ponga incontables huevecillos. Después continúan.

Hormigas agricultoras

También es el caso que muchas especies de estos insectos se dedican a la agricultura de hongos. Comienzan por recolectar variada materia orgánica, especialmente hojas.

Una vez dentro de sus inmensas y ocultas casas, otras compañeras mastican el material para combinarlo con la saliva, así generan una pasta que dejan reposar en sus galerías. Es de allí de donde nace el apetecible hongo que luego podrán comérselos.

Entre estas de hormigas destacan las Acromyrmex, mejor conocidas como cortadoras de hojas.

De esta manera vamos conociendo qué comen las hormigas, pero aún falta por ver. Así que será mejor seguir.

Hormigas que pastorean

Pero si creías que ya habías visto todo, espera a ver lo siguiente. El caso es que existen  hormigas que se dedican al pastoreo de otros insectos, los del orden Homoptera, más específicamente a los pulgones.

En el curioso evento se agrupan a modo de vaqueros para defender a sus rebaños de pulgones de los depredadores. Pero claro que no hay nada gratis, ni siquiera en ese mundo minúsculo de las hormigas.

Pues como pago a la protección que ellas ofrecen, reciben una suculenta comida, que no es otra cosa que gotas de un jarabe dulcificado proveniente de la savia de las plantas que los áfidos excretan por el recto.

Otras hormigas, quizás de mejores modales y gustos refinados como Camponotus inflatus, prefieren recoger las hojas impregnadas con esas gotas de miel para llevarlas a su hormiguero. Ya en casa, las cuidadoras las dan de comer a otras obreras muy especiales.

Estas obreras especiales son las hormigas cazuela de miel. Se caracterizan por un abdomen que se puede alagar convirtiéndolo en una suerte de cantimplora que llenan con la miel. Lo que representa un alimento de reserva para toda la numerosa familia.

Hormigas mutualistas

Ya para finalizar y dar respuesta a la duda sobre qué comen las hormigas, no se puede olvidar en el tintero el caso de las hormigas mutualistas.

Nos referimos a unos insectos que habitan dentro de las púas de ciertas plantas, por ejemplo las acacias. Entonces vemos imponerse una vez más el interés, aunque algunos prefieren llamarlo simbiosis.

Resulta que los árboles les proporcionan comida y un sitio para vivir a las diminutas criaturas, a cambio de ser protegidas de quienes suelen devorar sus ramas. Un trabajo que cumple a cabalidad el género Pseudomyrmex.

El premio que las plantas conceden a las hormigas guardianes, son los llamados Cuerpos de Beltian. Estas son unas bolsitas de coloración rojiza que brotan en el extremo de las hojas.

Igualmente estas mismas matas acostumbran brindar a sus aliadas, un sustancioso jugo extrafloral que secretan también por su follaje.

Esperamos haberte ayudado a responder tus dudas sobre qué comen las hormigas.

(Visited 18 times, 1 visits today)

Deja un comentario