Tipos de Ardillas, Características, Consejos y más

En el planeta existen más de 240 especies de ardillas, las hay de muchas clases, tamaños, colores y comportamientos, ya que no todas son salvajes y existen algunas que se pueden domesticar para tener en el hogar como mascotas bajo ciertas condiciones. ¡Descubre los tipos de Ardillas más conocidos! Justo aquí.

tipos de ardillas

Características de las Ardillas

La Ardilla es un roedor muy curiosos y tierno, que originalmente corresponde a ser un animal salvaje, sin embargo también hay algunos tipos de ardillas que se pueden adoptar como mascota, incluso está comprobado que en su mayoría resulta siendo mejor para la longevidad del animal, ya que este tiene un promedio de vida que se aproxima a los 3 años, pero pueden alcanzar los 9 años de vida estando en cautiverio y siendo criadas como mascotas.

Son animales muy pequeños con una altura que se ubica entre los 15 y 45 centímetros y su peso oscila los 260 y 340 kilogramos, se pueden encontrar en todas partes del mundo, en los diferentes bosques, abundantes de vegetación y vida animal. Cada parte de su cuerpo está muy desarrollada, como sus uñas filosas que le sirven para ascender a grandes alturas, o sus dientes, que no dejan de crecer nunca por los materiales duros que muerden.

Su cola es un aspecto muy importante de su estructura física, ya que esta les permite conservar el equilibrio al momento de trasladarse en las grandes alturas. Las mejillas de estos animales son un mecanismo primordial que les permite almacenar alimentos y ahorrarlo para el futuro, quienes más las emplean son las que se encuentran en hábitats fríos y necesitan resguardar la comida para la temporada de hibernación.

Por otro lado, hay que tener saber que este animal posee instintos naturalmente salvajes, aunque eso no quiere decir que sea agresivo, sino que es más fácil que se acostumbre al estilo de vida silvestre y no al hogareño. Son especies muy observadoras, además de que les gusta explorar todo a su alrededor, duermen una buena cantidad de horas al día, pero estando despiertas su actividad es constante.

No son criaturas que se puedan tener encerradas, tienen un espíritu libre que desea salir a descubrir, a explorar e indagar, razón por la que no merecen estar enjauladas en todo momento, de esta forma solo se sentirán mal emocionalmente, siendo un aspecto que influirá en su salud y calidad de vida.

Condiciones para adoptar una Ardilla

Para conservar una ardilla son necesarias algunas condiciones específicas que le concede al animal tener una vida saludable y tranquila, no son como algunos roedores que están quietos todo el día y estas necesitan de un lugar más espacioso que la mayoría de roedores mascotas, es por eso que tener un terreno grande es el primer aspecto a considerar.

Estas especies son sumamente susceptibles a cualquier trato que se les dé, no solo sentimentalmente, sino también por su pequeña y delicada estructura física que con cualquier mal movimiento podríamos lastimar. El tiempo y la paciencia son dos elementos muy importantes que un dueño de ardillas debe tener, pues entrenar y mantener al animal no serán tareas fáciles, pero sí puede que valga completamente la pena.

No es nada recomendable que estas especies convivan con niños o adultos mayores, por un lado gracias a que como ya dijimos son muy susceptibles y si se les molesta demasiado es muy probable que adopten medidas de defensa, llegando a lastimar a cualquiera que intente acercarse a ellas.

Una de las principales recomendaciones es que al animal se lo adopte desde que está pequeño, de esta forma el adiestramiento se hará sencillo y existen más posibilidades de que la ardilla adquiera una actitud más dócil, de otra manera si se pretende obtener una ardilla grande y adaptada a la vida salvaje, habrá pocas posibilidades de que el animal se sienta feliz y conforme en una casa.

Después de un largo entrenamiento no habrá problema en dejarla salir por la casa para buscar, descubrir, el aislamiento no es saludable y tampoco una opción válida, no te preocupes por que el animal se pierda, las ardillas son muy inteligentes y sabrán regresar a su espacio cuando así lo deseen, pero si debes tener mucho cuidado al trasladarte.

Todos los tipos de ardillas pueden emitir diferentes sonidos con la intención de comunicarse y transmitir algún tipo de información, tanto con las demás especies, como con sus responsables, por eso es importante que cada propietario y cuidador de estos animales aprenda a identificar los diferentes sonidos que emiten las ardillas, para poder saber qué es lo que intentan transmitir y con eso, poder solventar cualquier necesidad que tengan.

Tienden a ser animales muy limpios tanto en casa como en su vida salvaje, ya que mantienen su cuerpo lo suficientemente aseado y ubican sus desechos en un punto de su hogar muy alejado por donde no transiten a menos que vaya a botar los desperdicios de sus alimentos o a hacer sus necesidades, por eso es muy importante que los dueños se encargan continuamente de mantener sus espacios muy limpios.

tipos de ardillas adoptar

Tipos de Ardillas

Las ardillas son animales muy territoriales, si bien cuando están en estado salvaje se mantienen las unas con las otras formando pequeños grupos de familias, la verdad es que estando en cautiverio es casi imposible que convivan plenamente con otro individuo de su propia especie.

Esto solo nos hace ver que todas las diferentes razas de esta especie son únicas, si bien todas comparten características, hábitats, costumbres y espacios similares, la verdad es que cada una tiene muchos aspectos que no concuerdan o difieren mucho de las demás.

Estudios demuestran que existen más de 240 especies diferentes de ardillas, que no solo se diferencian en el aspecto físico (el color del pelaje, tamaño, particularidades en patas, cola, dientes y otras cosas), sino que también poseen diferentes comportamientos, costumbres y rutinas diferentes, algunas ni siquiera pueden ser una posible mascota ya que su comportamiento es totalmente salvaje y son casi imposibles de adaptar a la vida hogareña.

Tipos de Ardillas Mascotas

A continuación te indicaremos en una breve lista los tipos de ardillas que pueden ser las mejores opciones para el hogar y de las que podría resultar una increíble mascota:

  • Ardilla Richardson: Esta especie se puede domesticar con notable facilidad que a las demás, sin embargo no les agrada estar solas, lo mejor que se podría hacer con esta raza es adquirir dos individuos iguales, preferiblemente que sean de diferentes géneros para evitar rivalidades por derecho en el territorio.

Poseen un pelaje de color castaño y en su mayoría son pequeñas, pues el mayor tamaño que pueden alcanzar son 30 centímetros de altura. Mantienen costumbres silvestres, como las de almacenar la comida en sus mejillas, por lo que es normal que tomen todo el alimento que les ofrezcas aunque no lo necesiten.

tipos de ardillas mascota

No son muy cariñosas, pero suelen apegarse mucho a sus dueños y es por esa razón que lo mejor es que estén toda su vida con la misma familia, de otra manera su conducta podría cambiar notablemente, como que se vuelvan más violentas e impulsivas.

  • Ardilla Coreana: Este tipo de ardillas se ubica en varias regiones de Asia y Europa, son incluso más pequeñas que el ejemplar anterior, alcanzando una altura de hasta 25 centímetro y con un peso que puede varias de hasta 100 gramos, entre 50 y 150 gramos. Tienen cinco franjas características ubicadas en el lomo.

En el caso de que esta raza se vaya a domesticar, es necesario que su espacio se asemeje lo más posible a un hábitat boscoso, incluyendo algunos artículos como ramas gruesas, hojas, plantas, túneles, entre otras cosas, todo esto con el fin de hacer que el animal se sienta cómodo y tranquilo.

Sus hábitats disponen de mucho territorio, ya que suelen vivir solas y tener su espacio individual que está muy limitado al espacio de las demás, pero como todas viven juntas en una misma zona, entonces se necesita de una gran cantidad de terreno y árboles para solventar su necesidad de viviendas y comida.

  • Támias: También llamada ardilla listrada y entre todos los tipos de ardillas está en específico es la más popular, pues es la fuente de inspiración para ilustrar y representar a toda la especie en cuentos, dibujos, programas de televisión, películas, entre otros. Su pelaje puede ser cobrizo o también podría tomar una tonalidad más roja.

El porcentaje más alto de esta raza se ubica en el norte del continente americano, cuando llegan a la edad adulta, el menor tamaño que poseen puede ser de 15 centímetros, y no llegan a crecer más de 5 centímetros desde esa escala, además de poseer una peso que sobrepasa los 100 gramos y que se mantiene por debajo de 120 gramos.

Son muy limpias y cuando viven en conjunto con otros ejemplares de la misma casta, se encarga de marcar muy bien su espacio, con la intención de que no exista confusión con el espacio de las demás, además son muy protectoras y en el caso de que alguien pretenda invadir su espacio, entonces esta se defenderá con todo lo que tenga.

  • Ardilla Común: También se le conoce como Ardilla roja por su particular pelaje de tono rojizo, se puede encontrar en los hermosos bosques de Europa y tiene una apariencia muy adorable, con una cola peluda y densa al igual que todo su cuerpo, posee unas orejas cuyo pelaje se eleva cuando llega la temporada de frío, lo que les proporciona una graciosa similitud a brochas pequeñas.

Tiene algunas particularidades que las hacen especiales entre los demás tipos de ardillas, como el hecho de que pueden aguantar una buena cantidad de tiempo sin respirar debajo del agua y que también se les facilita ver en la misma gracias a su sorprendente visión.

También está el hecho de que no duermen por largos períodos de tiempo, como usualmente hacen las demás y esto no ocurre ni siquiera cuando llega el invierno, aunque igualmente recolectan alimento y se preparan en el caso de que las temporadas frías tengan temperaturas extremas.

Tipos de Ardillas Salvajes

En la siguiente lista se encuentran los tipos de ardillas más emblemáticos de esta especie que se pueden ubicar en toda la extensión del planeta tierra:

  • Ardilla Gigante Gris: Como su nombre lo indica, es una de las razas de esta especie más grande ya que puede alcanzar alturas de hasta 45 centímetros, aunque la extremidad más grande de su cuerpo es la cola, que en los ejemplares más grande puede llegar a los 90 centímetros de largo.

Se puede encontrar en varios países de la región Asiática, posee pocas medidas de defensa, ya que no pueden escuchar muy bien y cuando están jóvenes la cola les estorba al momento de trasladarse, ya sea por tierra como por aire, por otro lado tienen una vista sobresaliente y es el medio que utilizan para advertirse de cualquier posible amenaza.

Tristemente es uno de los tipos de ardillas que se encuentran en peligro de extinción, gracias a las condiciones en las que suelen habitar en estas regiones, como la captura masiva por parte del ser humano o el deterioro de su entorno gracias a actividades industriales.

  • Ardilla Malabar: Se encuentra ubicada en la India, razón por la cual también recibe el nombre de ardilla gigante india o ardilla morada, es una de las pocas razas de esta especie que tienen una interesante combinación de colores en su pelaje, en esta mezcla se pueden encontrar varias tonalidades de marrón, desde los más claros como el beige, hasta los pigmentos de marrón más oscuros.

Pueden superar los 35 centímetros de altura y su cola puede alcanzar los 60 centímetro, su peso oscila los 2 kilos.

Se mantienen en los árboles la mayor parte de su vida, y utilizan un gran espacio del territorio en el que se ubican para elaborar sus refugios, su método de defensa es muy pobre, ya que cuando ven que se acerca algún depredador, su cuerpo se tensa impidiéndoles el movimiento y el único atisbo de protección que realizan es arrimarse a algún árbol buscando despistar al otro animal.

  • Ardilla Gigante Malaya: También llamada ardilla negra, se puede encontrar en varias regiones del continente asiático, lo sorprendente de esta especie es que puede superar los 55 centímetros de altura (que es a la que llega el promedio de ardillas gigantes), tan increíble como eso, es que la cola puede alcanzar los 117 centímetros de largo.

Su cuello, pecho y vientre es de tonalidades claras, como beige o castaño, mientras el resto de su cuerpo es negro o de un marrón muy oscuro. Muchos de los territorios donde esta raza se ubica, están protegidos por la ley y a las personas se les prohíbe establecerse ni cazar en estas zonas, sin embargo, una gran parte de esta especie en específico, se ha visto realmente afectada por las actividades humanas.

  • Ardilla Pigmea Montañesa: De este tipo en específico se tiene poca información gracias a que los expertos no tenían registradas muy pocos ejemplares, por lo que no se quiso apresurar las investigaciones de una especie que podría estar en proceso de extinción. Se sabe que las únicas regiones donde se encuentran son en los países de Panamá y Costa Rica ubicados en América Central.

Prefieren vivir en los bosques que se encuentran a elevadas alturas del nivel del mar y el aspecto más beneficioso que puede resultar de esto, es que sus hábitats se encuentran muy lejos del alcance humano y casi ningún hombre se aventura a llegar a estos espacios.

Su cola es un poco más pequeña que el cuerpo y pueden alcanzar un tamaño de hasta 15 centímetros de altura, su pelaje es marrón en la espalda, mientras por el frente adquieren una tonalidad anaranjada, casi llegando a roja. Entre la información que se tiene sobre este animal, está que son muy confiadas y poco agresivas, se mantienen en dúo y de esta forma se trasladan y evolucionan.

  • Ardilla Pigmea Neotropical: Esta ardilla es emblemática en el sur del continente americano, es de las más pequeñas en su subespecie alcanzando solo los 10 centímetros de altura, siendo superado por su cola, solo por unos cuantos centímetros. Tienden a pesar de unos 30 a 50 gramos y su pelaje tiene diferentes tonos de grises, siendo exceptuado en la cabeza, donde predomina el rojo suave.

Tienen brazos largos que les permiten ascender por los árboles con mayor velocidad y facilidad, escapando rápidamente de cualquier predador terrestre que pueda estar al acecho. Habitan en diferentes regiones de Sudamérica, son Animales del bosque de al menos 5 países diferentes, aunque algunos expertos tienen la suposición de que su zona de distribución es más extensa que solo esto.

  • Ardilla Voladora Siberiana: Esta raza en específico se encuentra en la región Europea y de hecho, en la familia de las voladoras es la única que habita en el continente. Según las autoridades responsables del territorio donde esta especie se distribuye, la ardilla voladora siberiana se encuentra bajo amenaza y rumbo a ser parte de las especies de animales que están en peligro de extinción.

De todos los tipos de ardillas, en esta especie se presenta dimorfismo sexual donde la mujer suele ser ligeramente más grande en altura y peso, los adultos consiguen una altura entre 13 y 20 centímetros de largo en el conjunto cabeza y cuerpo, la cola es más corta por algunos centímetros y tienen ojos que destacan mucho por ser más extensos que en el promedio de estos roedores.

Tienen una franja que va desde la cola hasta la garganta, su pelaje es de tonalidad grisáceo, siendo un poco más suave en algunas zonas específicas. El exceso de piel o epidermis que forma una unión entre las patas superiores e inferiores les permite recorrer grandes distancias de un salto entre la vegetación.

  • Ardilla Voladora de Humboldt: Al igual que la especie anterior, esta es la única voladora que se encuentra en su región, más específicamente al norte del continente americano. Por un largo período de tiempo se confundió con otra especie de ardilla voladora del norte, ya después de haber realizado varios estudios se separaron a las dos especies en tipos de ardillas diferentes.

Son expertos dando saltos en los árboles y planeando a través de toda la vegetación existente, sin embargo no suelen trasladarse por mucho tiempo en el suelo ya que se enredan muy fácilmente con sus propias patas, por lo que en esos momentos son especies indefensas que pueden quedar a merced de cualquier depredador.

  • Ardilla de Finlayson: Esta ardilla es común de Asia y es de las especies que no sólo son frecuentes en bosques frondosos, sino también en plazas y parques de algunas zonas urbanas que están pobladas de muchos árboles y vegetación colorida. Alcanzan una altura de hasta 22 centímetros en toda su extensión de punta a punta, aunque este largo es ligeramente superado por su cola.

La tonalidad de su pelo puede ser muy diferente en todas las subespecies, sin embargo por muy curioso que sea, es exactamente este aspecto el que los caracteriza y expone sus diferencias ante las otras especies. Prefieren habitar en el punto más alto de los árboles y se relacionan muy bien entre ellas, en comparación con otros tipos de ardillas.

  • Ardilla de Bandas Negras de Borneo: Como su nombre lo específica, son habitantes de la enorme isla del suroeste de Asia que lleva por nombre Borneo. Tienen una buena distribución a lo largo de toda la isla, y aunque muchos expertos han tenido la intención de clasificarlos como especies que están bajo amenaza, la verdad es que esto no es posible gracias a la numerosa cantidad de ejemplares que se encuentran en existencia.

Son fácilmente identificables por un lunar de color claro ubicado en la parte trasera de su oreja, además de que la tonalidad de su pelaje en el lomo es de un marrón manchado y matizado en diferentes tonos, generalmente son más claros. Su nombre también es dado gracias a la franja en blanco y negro que se extiende a cada lado de su estructura física, su vientre y cuello es de color gris, terminando en algunas tonalidades de rojo suave.

(Visited 392 times, 1 visits today)

Deja un comentario