Características del Clima, Definición, Tipos y más

Solemos ignorarlo quizás por vergüenza, ya que atentamos contra él a cada rato, a pesar de necesitarlo para todo. Pero sabemos de su poder, de su forma de reclamarnos, así que es tiempo de conocer sobre las características del clima y mucho más sobre él.

Características del clima

¿Qué es el clima?

Iniciaremos recordando que el clima es una palabra común para todos. Temprano en la mañana, en el autobús, cuando alguno de los pasajeros se lamenta por el frío, también estamos hablando del clima.

Pero también lo hacemos cuando en las noticias nos enteramos que se aproxima una ola de calor, o quizás sea una tormenta que viene en camino y se declara una alerta.

En la tienda, también solemos nombrar la palabra: clima, cuando vemos que los costes de los productos agrícolas se han disparado, según dicen porque un fuerte verano dañó las siembras.

Sí, siempre está en nuestras mentes y bocas, lo sentimos en la piel y en el bolsillo, pero ¿qué sabemos realmente del clima, más allá del pronóstico del tiempo de esta mañana?

De tal manera que ha llegado el momento de aprender más sobre este importante tema. Comencemos por saber ¿qué es el clima?

Entonces comencemos por precisar que el clima es un ligado de componentes propios de una región. Estos componentes las lluvias, la humedad, la temperatura, la presión y viento.

El caso es que cada región tiene rangos propios respecto a tales componentes. Pero si alguno de estos, o incluso dos pueden coincidir en dos zonas diferentes, lo más factible es que todos los demás sean completamente distintos.

Características del clima

Los índices que califican el clima de una zona se consiguen por medio de los datos meteorológicos de 30 años anteriores y hasta más.

No obstante tanto en la imaginaria línea del ecuador como en los casquetes polares, los estudios de este tipo pueden llevarse a cabo en períodos menores que esas tres décadas, por tratarse de regiones bastantes más estables que la parte restante del planeta, especialmente en las zonas intertropicales.

Factores que determinan el tiempo

Existen otros factores que al tiempo de permitirnos una mejor definición de clima, también pueden afectarlo. Estos son:

  • Estaciones del año
  • Altitud
  • Latitud
  • Relieve
  • La continentalidad (distancia al mar)
  • Corrientes marinas

Tipos de clima y zonas

Los más importantes climas, nombrados genéricamente, son tres: cálidos, fríos y templados.

De esta forma tan sencilla solemos definir los tipos de clima. Pero aún falta relacionarlos con las diferentes zonas del planeta. Veamos cómo es eso.

Hablamos de regiones que se caracterizan por un gran frío, así que en ellas se ubican países del extremo Norte, como Canadá y Rusia. Mientras que al otro extremo, el Sur, destacan Chile y Argentina.

Características del clima

Pero en regiones templadas se pueden observar países como EE. UU., Paraguay, Colombia o Australia, además una buena parte de Europa y Asia.

En el caso de las zonas cálidas destacan los países próximos a la franja imaginaria del ecuador, como el mismo Ecuador y el norte de Brasil, en Suramérica, o el Congo africano e Indonesia, en Asia.

No obstante, podemos clasificar los climas de una manera más puntual. Esto va a depender de las zonas en que se ubiquen en el mundo y de los elementos que les determinan.

Quizás la clasificación más conocida y empleada en la actualidad, sea la derivada del Sistema de Clasificación Climática Köppen, un invento del  climatólogo ruso Wladimir Köppen.

En este ingenio se presentan los distintos modelos de climas reunidos en sub-grupos. De tal manera que según este criterio, los diferentes climas del mundo se clasifican así:

Características del clima

Grupo A: Clima Cálido o Tropical

En este grupo se ubican los climas de las zonas más calurosas del planeta. Incluye esta categoría, las regiones que distinguen por tener una temperatura promedio por encima de los 18°C/mes. Aquí encontramos tanto las selvas como los bosques tropicales.

Los sub-grupos que conforman este primer grupo, se diferencian mediante el volumen de precipitaciones de dichos lugares, para cual se emplean letras minúsculas.

De tal manera que las regiones con precipitaciones constantes durante todo el año, se denotan con la letra «f». Mientras que las de lluvias constantes, con la excepción de algunos meses de verano y algunos con precipitaciones muy fuertes, se identifican con la letra «m».

Para las zonas con episodios de sequía durante la temporada de lluvias, se emplea la letra «w». Mientras que los sitios donde el período de falta total de precipitaciones se ubica exclusivamente en el verano, y su clasificación se señala con una «s».

Clima ecuatorial o tropical húmedo (Af)

Las regiones que componen este sub-grupo, son aquellas ubicadas muy cercanas a la franja imaginaria del ecuador.

Hablamos básicamente de la cuenca del amazonas con determinadas zonas del Brasil, además de otras regiones en Centroamérica, África Ecuatorial y algunos lugares del Sudeste asiático.

Estas inmensas áreas se distinguen por tener una amplia variedad de vegetación de abundante verde. Esto es precisamente el resultado del volumen de las lluvias, con lo que se mantienen estas regiones con muy elevados niveles de Humedad.

De tal suerte que la flora en estos vergeles es muy variada, ya que allí podemos hallar desde colosales árboles de más de 30 metros de alto, como también matorrales y centenares de flores diversas.

Mientras que la vida animal presente en el sub-grupo, igualmente es en extremo diversa, tanto en las especies grandes como en los diminutos insectos.

Características del clima

Zona tropical con clima monzónico (Am)

Entre las particularidades que nos da a conocer esta subdivisión, destacan que las precipitaciones escasean en ciertos meses del año, en tanto que en otros llega a ser muy profuso el volumen de agua que se precipita.

La generalidad es que en casi todo el año estas regiones se ven beneficiadas con chaparrones tórridos, excepto esas excepciones citadas que las diferencias de la categoría previa.

Llueve tanto que al comenzar a verse algunas Nubes, ya los lugareños saben que deben resguardarse de la tormenta.

Esta variedad de clima es típica en determinadas zonas del Sur y Centroamérica, aunque también es similar en la parte sur de la Florida, en EE. UU.; en el continente africano, en la India y algunas regiones del sudeste asiático.

Clima tropical de sabana (Aw y As)

En este sub-grupo, uno de los empleados para determinar las características del clima y así poder clasificarlo, se pueden hallar los climas tropicales que cuentan con una estación del año sin precipitaciones de algunos meses.

Pero que en cambio los meses lluviosos frecuentemente son en extremo intensos.

En estos casos curiosamente la estación seca puede presentarse indiferentemente en invierno como en verano. De ahí las iniciales «Aw», que ubican la estación seca durante el invierno. Mientras que las iniciales «As» la fijan en el verano.

Las regiones que se clasifican como Aw, están ubicadas básicamente en determinadas regiones del continente americano. También las hay en ciertas áreas de la Sabana Africana, parte del norte de Australia, el subcontinente indio y sudeste asiático.

Mientras que las características del clima definidas por la clasificación As, podemos observarlas con especial énfasis en algunos lugares de Centroamérica y sus vecinas islas antillanas, además en parte del norte australiano.

Características del clima

Grupo B: Clima seco árido y semiárido

Ahora veremos las características del clima que identifica a este nuevo grupo. En las zonas que lo acogen, se registra una muy baja pluviometría media al año.

Para este caso se diferencian los sub-grupos con una segunda letra en mayúscula, la cual señala la aridez de las áreas en cuestión. Pero además, en esta clasificación se utiliza una tercera letra, que va en minúscula. Ésta se refiere a las temperaturas de cada región.

Pero veamos cómo se hace:

Si el clima es semiárido se emplea la letra «S». Esto es algo similar a un clima estepario.

Mientras que la inicial «W» se emplea para señalar la condición árida, lo que puede compararse a un desierto.

Ahora, la tercera y última letra que termina de fijar las características del clima en este sub-grupo, es usada para señalar las temperaturas de estas regiones.

De tal manera que en el caso de las áreas con temperaturas promedio iguales o superiores a los 18°C/año, se clasifican con la inicial «h».

En el caso de que esas temperaturas sean inferiores a los 18°C, estas regiones se identifican con la letra «k».

Características del clima

Clima Semiárido (BS)

El clima semiárido, es el que tiene una precipitación promedio/año cercana a los 500 mm.

Este tipo de clima se puede observar en ciertas zonas geográficas de todos los continentes, excepto el antártico.

En estas condiciones de escasa lluvia, también se hace escasa la vegetación; la cual es menor que en las regiones templadas y tropicales. Pero suele escasear más la vegetación verdosa.

Son las características del clima propio de las estepas y de zonas semidesérticas.

Ahora bien, cuando en una región de clima semiárido el promedio de temperatura/año es igual o supera los 18°C, entonces se clasifica como «BSh-Semiárido Cálido».

Pero si la temperatura promedio/año es inferior a los 18°C, se cataloga como «BSk-Semiárido Frío».

Clima árido (BW)

Las regiones donde el volumen anual de lluvia se ubica alrededor de los 300 mm, se clasifican como de climas áridos.

Se caracterizan por una muy escasa Flora, donde prácticamente no pueden observarse los tonos verdosos. Aunque tampoco debe extrañarnos no hallar nada de vegetación.

En esta categorización se ubican los desiertos y ciertas regiones semidesérticas del planeta.

En aquellos climas con una temperatura promedio anual, igual o superior a los 18°C, la clasificación se hace con rótulo «BWh-Árido Cálido».

Mientras que para las zonas geográficas con una media/año del termómetro, que sean inferiores al anterior, se distinguirán como «BWk-Árido Frío».

Grupo C: Clima Templado

Entre las características del clima templado que se emplean para fijar este grupo se destaca la temperatura.

En este caso la del mes más frío del año debe ser menor a los 18°C, aunque superior a los -3°C. Mientras que la temperatura media del mes más caluroso debe superar los 10°C.

Para clasificar los climas templados, la segunda inicial en los subgrupos se escribe en minúscula, lo que da cuenta de la frecuencia de las precipitaciones.

Veamos los detalles.

Si el subgrupo se define con la inicial «f», esto quiere decir que las lluvias son constantes todo el año. Por lo que debemos entender que no existe un período de sequía determinado.

Pero si el subgrupo muestra una «w», se puede inferir que la estación que presenta el más bajo nivel de lluvias es el invierno. Así que coincide con el período más frío de la región geográfica. No obstante, la temporada de esté no tiene porqué ser la más lluviosa.

Pero si la cuestión es al contrario, es decir si el subgrupo se identifica con la letra «s», esto nos indica que el período con menos lluvia es el verano, la que al igual es estación más caliente de la región que se señala.

Aunque esto no quiere decir que las lluvias tienen que presentarse principalmente en la época de invierno.

También con minúscula

En esta categorización la tercera inicial, que también se rotula en minúscula, nos indica las temperaturas de estas regiones. Veamos cómo:

Si el promedio de la temperatura en el mes más caluroso del verano supera los 22°C, se considera que es una zona Sub-tropical y se le identifica con la inicial «a» minúscula, como hemos adelantado.

Ahora, si el mes de más cálido del verano no llega a superar los 22°C/promedio y las temperaturas medias de al menos 4 meses del año sobrepasan los 10°C, estamos en presencia de una región templada. Su clasificación se señala con la «b» minúscula.

Pero si la zona presenta un clima sub-polar o sub-alpino, la temperatura media del mes más tórrido del año es inferior a los 22°C. Pero si adicionalmente la temperatura media de al menos cuatro meses al año estar por debajo de los 10°C, entonces el clima se clasifica con la inicial «c».

Clima Templado Húmedo (Cf)

Aquí se incluyen las regiones donde el influjo de las zonas oceánicas hace al clima templado. Esta misma condición propicia que las lluvias se distribuyan a lo largo del año. De tal manera que no hay una estación de estío bien demarcada.

Otra de las características del clima en cuestión, es que las precipitaciones jamás rebasan los 2000 mm/año.

Es un grupo climático dividido en tres sub-categorías. Veamos.

  • Cfa-Clima subtropical húmedo

En el también conocido como como Clima pampeano, la temperatura promedio del mes más tórrido excede los 22°C.

Aquí se ubican ciertas regiones del este de EE. UU., sur del Brasil y Paraguay, además Uruguay, el centro de la Argentina, parte de Sudáfrica, Japón, Australia y algunos lugares del viejo continente.

  • Cfb-Clima oceánico templado

En las zonas con este tipo de clima, el promedio de la temperatura del mes más caliente no sobrepasa los 22°C. No obstante, están por encima de los 10°C promedio en al menos cuatro meses del año.

Este es nombrado clima oceánico o atlántico. Se puede observar al norte de la parte occidental del viejo continente, así como en la región ibérica. Además del sur chileno, zonas neozelandesas, Tasmania y en algunas regiones de Sudamérica.

Cfc-Clima subpolar oceánico

En este ámbito geográfico el clima es más frío. Su temperatura promedio sólo excede los 10°C en menos de cuatro meses del año.

Se trata de climas oceánicos ostensiblemente fríos, cercanos a los casquetes polares. Por esta razón las temperaturas generalmente superan los -3°C, mientras que las precipitaciones se dan de manera constante y profusa.

Esta forma de clima igualmente es afectada por las alturas de las zonas geográficas.

Es un clima que se puede hallar en regiones como el sur de la Argentina y Chile, o en Escocia y otras partes del Reino Unido, además de algunas zonas de Tasmania, Noruega y en las islas del Atlántico, especialmente Islandia y las Islas Feroe.

Clima Templado con Invierno Seco (Cw)

Las regiones donde se presenta este clima, por lo general se hallan entre las latitudes que establecen las temperaturas tropicales y subtropicales, las que a su vez cuentan con elevaciones.

En esto sitios, en invierno las lluvias son ostensiblemente inferiores en comparación con las demás estaciones del año. Pero esto no quiete decir que la canícula sea lluviosa, pues no caen más de 2000 mm/año.

Este grupo igualmente se subdivide en tres subcategorías. Veamos cuales.

  • Cwa-Clima subtropical con invierno seco

En este sub-grupo la temperatura media del mes más caliente excede los 22°C, en tanto que la estación de invierno por lo general tiene muy bajo volumen precipitaciones.

En estos casos podemos hallar una trasformación climática tendiendo hacia lo tropical. Por tal razón en oportunidades las lluvias de veraniegas suelen presentarse de fuertes y abundantemente.

Es un clima propio especialmente de algunas regiones del interior de China, Paraguay, la Argentina y Sudáfrica.

  • Cwb-Clima templado de montaña con invierno seco

Aquí la media de la temperatura del mes más tórrido no excede los 22°C, pero sí sobrepasa una temperatura promedio de 10°C durante al menos cuatro meses del año.

Es un clima básicamente común en ciudades que se asientan a elevada altura en zonas templadas, tal como sucede en parte de Los Andes, el norte de Sudamérica, Centroamérica y en ciertas ciudades de África.

Cwc-Clima subalpino con invierno seco

En este clima las temperaturas medias superiores a los 10°C, se registran en menos de cuatro meses del año. Es típico de regiones muy elevadas, de tal manera que resulta poco común.

Se da primordialmente en ciertas ciudades de Bolivia, Perú y Ecuador.

Clima Mediterráneo (Cs)

En esta categorización del clima las lluvias son ostensiblemente inferiores en el verano que en las demás estaciones del año. Pero esto no quiere decir que la mayor cantidad de las lluvias se den básicamente en invierno.

Igual que en los dos grupos previos, éste también se subdivide en tres, de acuerdo a las temperaturas.

Csa-Clima mediterráneo típico

Durante el mes más tórrido del año, el promedio de la temperatura excede los 22°C. Es un clima que se caracteriza por cálidas temperaturas y lluvias estacionales.

Es específico especialmente del área mediterránea, pero que igualmente  se puede hallar en algunas regiones chilenas, del sur de EE. UU., europeas y australianas.

Csb-Clima mediterráneo oceánico

Las regiones geográficas que cuentan con esta clasificación, no llegan superar los 22°C como promedio en el mes más tórrido del año, pero su media se pone por debajo de 10°C en al menos cuatro meses del año.

Este clima es característico de algunas zonas del centro de Chile, así como del suroeste de argentino y costa oeste de EE. UU. También se puede ver en el sureste de canadiense, ciertas partes de Portugal y en Sudáfrica.

Csc-Clima mediterráneo subalpino con verano seco

Es un clima para nada común. Está determinado en buena medida por la altitud.

La temperatura promedio en este tipo de clima, supera los 10°C en menos de cuatro meses del año.

Grupo D: Clima Continental

Esta categorización del clima se caracteriza por unos inviernos muy fríos. Destaca una temperatura media del mes más caluroso superior a los 10°C. Mientras que el promedio de la temperatura del mes más frío del año, está por debajo de los -3°C.

Para esta categorización las sub-clasificaciones se identifican con una segunda letra que se escribe en minúscula. Esta se refiere al régimen de precipitaciones. Pero veamos cómo se hace:

En este caso, cuando las lluvias se dan de forma regular durante todo el año, sin un período de sequía, se identifica con la letra «f».

Pero cuando el ciclo de lluvias coincide con el de invierno, se identifica con la letra «w».

Ahora, si la cosa es que el siclo de precipitaciones se da en la estación de estío, se marca con la letra «s».

Para esta clasificación, la tercera igualmente inicial también se traza en minúscula y se refiere al comportamiento de las temperaturas.

Con este objetivo se identifica con la letra «a» si se trata de un verano muy tórrido. Esto porque en promedio se exceden los 22°C en el mes más caluroso del año. Aquí la marca media del termostato rebasa los 10°C a cuatro o más meses del año.

Ahora hay que tener en cuenta, que si se rotula la letra «b», es porque el verano es benévolo, ya que no llega a la media de los 22°C durante el mes más tórrido. Pero en promedio se exceden los 10°C en al menos 4 meses del año.

Un tiempo muy frío

Mientras que se identifica con la letra «c» las regiones donde el verano no llega a los 22°C en promedio, en el mes más caliente.

Pero que además no se exceda el promedio de 10°C en más de 4 meses del año y que el termómetro durante el mes más helado del año no registre una temperatura mayor a los -38°C.

Cuando se emplea la letra «d» en la clasificación, es porque el termómetro no se llega a registrar los 22°C en promedio durante el mes más tórrido. Pero igualmente las temperaturas medias superiores a los 10°C, se presentan en menos de cuatro meses al año.

Otra condición de esta clasificación, es que el promedio de la temperatura del mes más gélido no excede los -38°C.

Clima continental con precipitaciones constantes (Df)

En esta categorización de clima continental, las lluvias están distribuidas por todo el año. De tal manera que no existe una estación seca.

Pero ahora veamos las sub-divisiones:

  • Dfa-Clima continental templado

En esta sub-división la marca media del termostato en el mes más tórrido rebasa los 22°C. Se trata de un clima propio de alginas regiones de Rusia y Ucrania, aunque igualmente podemos hallarlo en regiones de Canadá y EEUU.

  • Dfb-Clima hemiboreal sin estación seca

Comencemos explicando que el término hemiboreal describe algo que se ubica en medio de las zonas templadas y sub-árticas.

En este tipo de clima la temperatura no roza el promedio de los 22°C en el mes más tórrido, aunque en promedio sí excede los 10°C en al menos 4 meses del año.

Esta forma climática podemos encontrarla principalmente en la región norte del viejo continente y algunas de Canadá y EE. UU.

  • Dfc-Clima subpolar sin estación seca

Aquí el promedio de las temperaturas superiores a los 10°C, se dan en menos de tres meses al año. Mientras que el mes más gélido se ubica sobre la franja de los -38°C.

Se trata de un clima característico de zonas como Siberia, Escandinavia y Alaska. Aunque también se registra en lugares de mucha elevación, como el Himalaya.

  • Dfd-Clima Extremo sin estación seca

Para esta sub-categorización, la media de los 10°C de temperatura se registra en menos de tres meses al año. Pero en lo que respecta al mes más gélido, este puede exceder los -38°C.

Semejante clima puede ubicarse al norte de Alaska y en la parte de su vecina norte de Siberia.

Clima continental con invierno seco (Dw)

Aquí se presenta una merma significativa en el volumen de agua caída en tiempo de invierno. Se puede presentar principalmente en algunas regiones de Rusia, Corea, China, Mongolia y en ciertas áreas de EE. UU. y Canadá.

  • Dwa-Clima continental templado

Aquí el promedio de la marca del mercurio en el mes más tórrido supera los 22°C. Esta característica se puede hallar principalmente en ciertos lugares de China y Corea del Norte.

  • Dwb-Clima hemiboreal

Para este caso, el promedio de la temperatura del mes más tórrido nunca excede los 22°C, aunque si se llegan a exceder la media de los 10°C durante más de 4 meses al año.

  • Dwc-Clima subpolar con invierno seco

Aquí los meses que se registran con una temperatura media mayor a los 10°C, son menos de cuatro al año. Mientras que en el mes más gélido, éstas exceden los -38°C.

Tales condiciones son propias de determinados ligares de Rusia, Mongolia y Alaska.

  • Dwd-Clima subpolar

Esta subdivisión se caracteriza por contar con menos de tres meses del año donde el promedio de la temperatura excede los 10°C. Igualmente el mes más gélido puede llegar a exceder los -38°C.

Clima continental con influencia mediterránea (Ds)

Durante el período de estío, las lluvias merman de manera ostensible, por lo que se considera como la estación seca.

Esta categoría climática se presenta por lo general en las proximidades de las regiones más elevadas del Mediterráneo.

Pero no se trata de un clima muy común. Principalmente se observa en la región del Cáucaso y la Sierra Nevada, además de ciertos sitios de Irán y Turquía.

Pero esta categoría climática también tienes sus sub-divisiones; veamos cuales son y cómo se expresan sus nomenclaturas.

  • Dsa-Clima continental mediterráneo

En este sub-grupo de categorización climática, la temperatura media del mes más tórrido excede los 22°C.

  • Dsb-Clima hemiboreal mediterráneo

Aunque en esta región el promedio de la temperatura del mes más tórrido no logra exceder los 22°C, si rebasa el promedio de los 10°C en un mínimo de 4 meses en el año.

  • Dsc-Clima subpolar con verano seco y corto

En esta sub-división, son menos de cuatro los meses del año que presentan un promedio de temperatura que exceda los 10°C. Mientras que la temperatura del mes más gélido se ubica sobre los -38°C.

  • Dsd-Clima subpolar fuerte con verano seco

Esta representa la última sub-división de esta categoría de clima. Aquí no llega a excederse el promedio de temperatura de 10°C en más de cuatro meses al año.

Mientras que en el mes más gélido la temperatura puede incluso rebasar la franja de los -38°C.

Grupo E: Clima Polar

Esta categorización climática se caracteriza porque el promedio de temperatura del mes más tórrido del año, no llega exceder los 10°C.

Otro rasgo propio, es que la flora es similar a la que solemos hallar en las zonas desérticas heladas.

En esta categorización se emplean letras en mayúscula para su nomenclatura. Aquí la «T» determina el clima de tundra, mientras que la «TH» o únicamente «H», refiere un clima de tundra a grandes altitudes de montaña.

El otro caso es la «F», la cual se emplea para determinar un clima absolutamente gélido.

Clima de tundra (ET)

Para este esta forma de climas, la media de la temperatura del mes más tórrido del año ronda en medio de los 0°C y los 10°C.

También lo caracteriza una vegetación predominante herbácea durante los meses donde se superan los 0°C.

De tal suerte que esta sub-división climática se puede hallar básicamente en la costa del Océano Ártico y la península Antártica.

No obstante, se da igualmente en Groenlandia, algunos lugares de Rusia, en las Islas Malvinas de la Argentina y en la zona de Magallanes en Chile.

Clima alpino (ETH/H)

Esta forma climática viene a ser el equivalente al de tundra, pero se presenta en condiciones de temperaturas más bajas. Esto se debe a que se ubica en zonas de alturas muy elevadas de montañas.

Se trata de un clima característico de Perú, puntualmente de las comunidades del Puno y El Alto, además de la ciudad de La Rinconada, la más elevada del mundo, situada a una altura superior a los 5100 m s. n. m.

Clima gélido (EF)

Este se puede calificar también como un clima de extremo frío, donde la temperatura promedio del mes más tórrido es de 0°C.

Pero uno de sus importantes rasgos, es que estos sitios no cuentan con vegetación. Esto se debe a que en estos casos el suelo es hielo y nieve, casi en su totalidad.

Estas condiciones son propias del interior de Groenlandia, pero también se hallan en casi la totalidad de la Antártida.

Como dato curioso, es precisamente en la gélida Antártida, específicamente en la estación de investigación rusa con base en Vostok, donde se registró la más baja temperatura medida en todo el mundo. Esta alcanzó la friolera de -89,2°C.

Con esta última calificación concluimos este extenso segmento, pero muy necesario para saber cuáles son los tipos de clima.

Pero aún hay más, porque no proponemos explicarte todo sobre el clima. Así que lo mejor es continuar adelante, donde más información nos espera.

Clima y estado del tiempo

Algo muy usual es que se confunda al clima con el estado del tiempo de un sitio en particular.

Es necesario aclarar que esto es una colosal equivocación, aunque en extremo frecuente. Esto se debe a que coloquialmente se usan indistintamente ambos términos para una misma cosa, aunque técnicamente son muy diferentes.

Pero no sólo es que no son sinónimas estas dos palabras, sino que lo que definen cada una se calculan o mide de maneras distintas.

De tal manera que comenzaremos por explicarte que cuando hablamos del estado del tiempo, también conocido cono tiempo atmosférico.

Nos referimos a la condición que presenta la atmósfera en un determinado lugar, durante un lapso de tiempo corto, que puede ser días o incluso horas.

Mientras que cuando hablamos de clima nos estamos se refiriendo al modelo atmosférico de un sitio o región en particular.

Pero al contrario que el caso anterior, aquí se toma como base un ciclo mucho más prolongado, que generalmente supera los 30 años de estudio. Es un tiempo donde se acopia información muy precisa de las zonas de estudio.

Aunque coinciden en que tanto el clima como el estado del tiempo, se inscriben en lo que se conoce como cinvestigación, bien definida.

En este punto se hace necesario explicar que la meteorología, es una división de la física atmosférica destinada a la investigación del tiempo y la actividad atmosférica que originan las temperaturas.

Por su parte, la climatología es un ramal de la geografía, que se dedica a la investigación del clima en las diferentes zonas del planeta. También se encarga de la variación del clima a través del lapso cronológico.

Un vasto campo

Pero a su vez la Meteorología se segmenta en varias ramas que se dedican al estudio de áreas algo más complejas.

Así que podemos verla ocuparse desde el pronóstico del tiempo, hasta de los movimientos atmosféricos, sus condiciones y propiedades.

Pero abarca mucho más, como las consecuencias de los rayos solares sobre la atmósfera del planeta y las investigaciones sobre el aire, además de la presión y temperatura atmosférica.

No obstante, hay que agregar a sus responsabilidades el estudio de la estabilidad y la conformación de volúmenes de aire y las nubes. Así como de las lluvias, ciclones y monzones, entre otras áreas de investigación más amplias.

Pero si la Climatología emplea algunos estándares y registros igualmente empleados para las distintas investigaciones en la Meteorología, los propósitos o metas de estudio son diferentes.

Esto se debe a que no se busca alcanzar resultados instantáneos, sino estudiar las distintas particularidades climáticas de las diferentes regiones del planeta a largo plazo.

De tal manera que los dos campos actúan conjuntamente a modo de nexo.

Es el caso de la Meteorología, cuando funciona a manera de ciencia complementaria de la Climatología.

Esto es necesario debido a que para los cómputos a largo plazo de los modelos tanto climáticos como atmosféricos, se requieren los registros que se recaudan en las estaciones meteorológicas al rededor del mundo.

De esta manera se puede establecer el clima de una zona específica. Pero igualmente logra pronosticar el estado del tiempo y establecer el desplazamiento de las nubes con el paso del día.

Características del clima

Factores que determinan cada clima

Para establecer el clima de una zona en particular, hay algunos factores a considerar, especialmente al momento de realizar el cómputo climático de la zona.

Estos son seis factores que detallamos a continuación:

  1. Latitud
  2. Altitud
  3. Orientación de la topografía
  4. Distancia al mar
  5. Corrientes oceánicas
  6. Vientos planetarios

Latitud

El primer de estos factores: la latitud, se entiende como la distancia oblicua que se da entre la línea imaginaria del ecuador -que separa al planeta en dos hemisferios- y un sitio específico del globo terráqueo.

Para fijar un sitio específico en cualquiera de los hemisferios señalados, se emplea la latitud, que se circunscribe entre la franja del ecuador en 0°, hasta los polos. De tal manera que el Polo Norte se fija en los 90°N y el Polo Sur en 90°S.

La Latitud de una localización específica se señala en grados (°). Mientras que las fracciones de dichos grados se expresan en minutos (’) y segundos (’’).

Pero debemos explicar, que dependiendo de la parte del mundo donde se ubique el sitio a señalar, la latitud se puede indicar de dos maneras diferentes.

De tal manera que para las que se ubican en la parte norte del mundo, por ejemplo en una latitud de 15°, la nomenclatura correspondiente sería: 15°N, o simplemente +10°.

En cambio, si el sitio a señalar está en el hemisferio opuesto al anterior, es decir, el sur, suponiendo una latitud de 15°, entonces la nomenclatura sería 15°S o simplemente -15°.

Características del clima

Sistema Sexagesimal

Esta forma de nomenclatura obedece al Sistema Sexagesimal. El ejemplo de una secuencia completa en esta nomenclatura, podría ser, para un sitio en la parte norte del mundo: +60° 45’ 52’’.

En este Sistema un grado vale por 111,12 km, mientras que un minuto es igual a 1852 m, o lo que es lo mimo a una milla náutica. Por último, un segundo es lo equivalente a 30,86 m.

Pero cuando hablamos del clima, la latitud fija el grado de penetración de los rayos del sol, así como el tiempo que dura un día y una noche según la incidencia solar.

En este punto importa mencionar, que las diferenciaciones de la luz solar que baña al mundo, se da gracias a los movimientos propios del planeta. Esto es lo que establece tanto las diferenciaciones de los días como las estaciones.

De esta manera los cambios de latitud a la par del ángulo que forma el eje de rotación terrestre, fija la variación de temperatura entre las diferentes estaciones del año en las múltiples regiones del planeta.

Aunque igualmente ejerce su influjo en el establecimiento de la localización donde se dan los epicentros de la actividad que causan los vientos, así como las zonas ciclónicas y anti-ciclónicas.

Características del clima

Altitud

La altitud se puede definir como la distancia, medida verticalmente, que existe en algún sitio de la tierra con relación al nivel del mar.

La nomenclatura que se origina de esto, normalmente se expresa de manera abreviada de la siguiente manera: (msn) Esto quiere decir metros sobre el nivel del mar.

La altitud es un elemento que incide fuertemente en el clima. Esto se debe a que a mayor altitud, menor será la temperatura. Se trata de una relación inversamente proporcional.

Pero esto a su vez genera una clasificación de pisos térmicos, que se ven orientados por factores como la flora, el calor y el frío, así como por la disposición topográfica.

Aquí nos referiremos a los cuatro pisos térmicos más aceptados. Así se fijan las temperaturas de las regiones por los criterios que veremos en seguida:

  • P1-Macrotérmico: Está establecido a menos de mil metros de altura. Allí la temperatura difiere entre los 27° al nivel del mar y los 20° en la parte más elevada.
  • P2-Mesotérmico: Este piso se fija entre los mil y mil trecientos metros de altura. Es donde se observa una variación entre los 10°C y 20°C. Se denomina clima templado de Montaña.
  • P3-Microtérmico: Se trata de una franja de altitud de entre tres mil y cuatro mil setecientos metros. Allí la temperatura oscila en un rango que va desde los 0°C a los 10°C. Esta característica constituye un clima frío.
  • P4-Gélido: Más allá de una elevación cuatro mil setecientos metros, la temperatura media es inferior a los 0°C. Esto conforma un paisaje con nieves perennes, o sea, nieve que jamás se derrite por la incidencia solar.

Características del clima

Orientación de la topografía

La orientación de la topografía, representa la disposición de las sierras y cadenas de montañas. Tal orientación se determina dependiendo de la incidencia de los rayos solares.

De esta manera se pueden hallar laderas montañosas llamadas solana, además de otras conocidas como Umbría.

A los efectos se debe precisar que se llama Solana a las faldas o pendientes de las regiones montañosas, que generalmente recogen mayor radiación solar.

De tal manera que en estas zonas se observa mayor luminosidad en el transcurso del día. Además de una menor sombra con relación a las pendientes llamadas Umbría, donde en algunas oportunidades la sombra llega a permanecer por semanas.

Según la incidencia solar, las laderas de Solana y Umbría mostrarán diferencias en lo referente a las temperaturas. Lo que hace que las pendientes de Solana sean más pobladas, además de ser más eficientes para las actividades agrícolas.

Ahora, en el caso de las vertientes y faldas de Solana ubicadas en el hemisferio norte, se encuentran apuntando hacia el sur, en dirección contraria. Mientras que las que se ubican en el hemisferio sur, se hallan apuntando hacia el norte, también en dirección contraria.

Pero las pendientes y faldas de Umbría, son las que en la parte norte del mundo apuntan hacia el norte, mientras que en el hemisferio opuesto apuntan hacia el sur.

Además de estos dos casos, existe uno muy particular. Resulta que cuando las laderas que se encuentran sobre la franja imaginaria del ecuador terrestre, bien si apuntan en dirección sur o hacia el norte, disponen seis meses de Solana y otros seis de Umbría.

Mientras que las serranías que se orientan hacia el oeste, se pueden dar a la vez las faldas de Solana y de Umbría.

Distancia al mar

La distancia al mar, igualmente conocida como Continentalidad, representa uno de los elementos básicos y con mayor influencia en el clima de una región geográfica dada.

De tal manera que una larga distancia respecto a las masas de marinas, dificulta la llegada de viento húmedo a las zonas centrales de los continentes.

Con esto viene con una disminución en las precipitaciones en esas regiones. El caso es que al hallarse distante la fuente de agua de donde el viento traslada la humedad, necesaria para la creación de las nubes que eventualmente sarán origen a las preocupaciones tan necesarias, lo que llega es sequía.

Por esta razón, las zonas en cuestión muestran una anchura térmica bastante amplia. Allí entra perfectamente una gran discrepancia de temperaturas, en lo que respecta al día y la noche.

Esto se debe a que apenas en pocas horas, se puede pasar de temperaturas bajo cero a incluso más de 40°C. Esto es algo muy común en las zonas desérticas.

Pero tal evento igualmente origina que los veranos sean más tórridos, con unos inviernos en extremo fríos, especialmente durante las noches.

Esto es producto de las corrientes de agua, que también facilitan mantener temperaturas más bajas en verano y más cálidas durante el invierno. Es algo que se da gracias a que las aguas absorben calor de manera directa de los rayos solares.

Pata ser más precisos sobre esta importante tarea, debemos señalar que así como el agua tarda un tiempo imponente en calentarse, también se demora bastante para enfriarse.

Esto es con relación a las zonas continentales, de tal manera que el agua representa uno de los elementos más importantes en la moderación del clima y las temperaturas.

Corrientes oceánicas

Estas corrientes cumplen una función de gran importancia, en lo que respecta a temperatura y clima en una región específica.

Para esto debemos entender que tal como el océano funge de regulador del clima, igualmente las corrientes marinas y sub-oceánicas intervienen en los climas continentales.

En este sentido, duchas corrientes tienen la tarea de trasladar las masas de agua, con lo que también trasladan energía térmica, que es lo mismo que calor.

De esta forma las corrientes de agua de una región en particular, pueden intervenir en la temperatura de las aguas de zonas más distantes. Tal es el caso de las corrientes cálidas del Golfo de México.

Estas son unas corrientes muy conocidas por su influencia en las aguas oceánicas al otro lado del mundo, especialmente en territorio portugués y español.

En estas dos regiones del viejo mundo, las aguas suelen ser más calientes que en diferentes países o zonas a menor latitud. Un ejemplo sería el de las Islas Canarias, o el de Mauritania en África, donde las corrientes llevan aguas frías no obstante estar más próximos estos países a la franja ecuatorial.

Tal evento confirma que el influjo de las temperaturas de estas corrientes, pueden no estar relacionadas directamente con la latitud.

Zona Intertropical

Igualmente esto ejerce un influjo sobre el clima de una región en particular. Tal es el caso de la región demarcada por la franja imaginaria conocida como Zona Intertropical, más específicamente en los litorales occidentales tanto americanos como africanos, donde predomina un clima árido.

Es un fenómeno producido por la subida desde el fondo marino hacia la superficie de corrientes frías.

Este invariable ascenso de aguas frescas, genera una elevada presión atmosférica. Sin embargo, la humedad de estas corrientes es muy baja, por lo que las precipitaciones son en extremo exiguas o incluso inexistentes en todo año.

Como ejemplo de esto, podemos citar el desierto chileno de Atacama, uno de los más secos del mundo, que se asienta muy próximo al océano Pacífico.

Vientos planetarios

Con este nombre se identifica a los movimientos y oleadas de masas de aire generadas por acción de la rotación del planeta. Son los encargados de trasladar colosales cantidades de energía térmica hasta los meridianos de cada parte del mundo.

Al mantener estas corrientes un movimiento constantemente, facilitan el traslado de calor en grandes masas de aire a extensas zonas terrestres.

A estos les damos el nombre de vientos alisios, cuando nos referimos a las zonas intertropicales. Mientras que para regiones templadas, el nombre que damos es el de vientos del este.

Otra modalidad de viento planetario es el muy conocido Monzón, específico de regiones asiáticas y cercanas al Océano Índico. Es un viento ocasionado por las variaciones estacionales de temperaturas entre las masas de aire de los continentes y el mar.

En el transcurso del verano en esta región, se genera una condición de baja presión continental.

Tal efecto atrae a cuerpos de vientos tórridos y húmedos desde el Océano Índico, generándose así fuertes precipitaciones de origen montañoso. Esto se debe a la cercanía de la cordillera del Himalaya, que actúa como barrera de vientos ascendentes de la región.

Pero en época de invierno este evento se produce de manera contraria. Esto es porque las masas continentales llegan carentes de humedad, de tal manera que estos vientos con sus aires secos se mueven hasta el Océano Índico.

Efectos parecidos igualmente se dan en ciertas regiones de EE. UU., no obstante sus efectos no son tan acentuados como en el la zona del continente asiático antes descrita.

Cambios climáticos y contaminación

Seguramente el cambio climático es uno de los mayores retos que viene enfrentando la humanidad en las últimas décadas.

Este problema mundial representa una amenaza para el medioambiente y para la subsistencia misma del ser humano. De tal manera es un tema que cobra relevancia constantemente. Además se considera un punto clave para el debate en los medios de comunicación y redes sociales.

Pero para avanzar sobre el punto, debemos recordar que a lo largo de la existencia del planeta, esta casa global se ha visto afectada por ciclos de cambios naturales. Entre estos períodos podemos señalar las glaciaciones, aunque hay que agregar ciclos sísmicos y de intensas radiaciones solares.

No obstante, el cambio climático no se da exclusivamente por la acción natural del planeta, sino que recibe la fuerte influencia de la mano del hombre. Esto produce con el mal manejo y hasta con la explotación excesiva de los recursos terrestres, especialmente de los carburantes fósiles, en extremo contaminantes.

Podemos citar algunas de las más prejudiciales actividades:

  • Tala indiscriminada de los bosques.
  • Mal uso del agua potable.
  • Sobreexplotación de los suelos con fines industriales.
  • Liberación de gases tóxicos y contaminantes a la atmósfera y quema de combustibles fósiles.
  • Acumulación de desechos tóxicos en el mar.

La buena noticia

La sumatoria de estas prácticas acelera el calentamiento global, que como ya sabemos es una de las amenazas más graves que enfrenta la humanidad.

Tales males ameritan una pronta acción de parte de las autoridades competentes y agrupaciones políticas de todo el mundo. La idea es fijar regulaciones para el uso adecuado de los recursos del planeta, así como para la protección de los espacios naturales.

Pero no todo es malo. Una luz de esperanza se enciende con los avances logrados día a día, en el sentido de promover el adecuado aprovechamiento de los recursos naturales. Además, a la par se estimula insistentemente la investigación sobre energías verdes o renovables, a objeto de reemplazar el actual sistema.

Las cinco mejores web del pronóstico del clima

Para finalizar nuestro post, dedicaremos el último segmento a los cinco portales más vistos dedicados a predecir del tiempo.

Ya que si has llegado hasta este punto con nosotros, es porque sin duda te apasiona el tema y de tal forma también debes ser de las personas que gustan de salir a la calle preparado para el clima que vas a conseguir allá afuera en el transcurso del día.

De tal manera que aquí te recomendamos los cinco mejores sitios webs de meteorología, por si acaso no te fías mucho de la Chica del clima de las noticias de la mañana.

The Weather Channel

La web de The Weather Channel, weather.com, es una de las más sencillas y completas a la hora de chequear el estado del tiempo, no sólo en tu región en específico, sino que en todo el planeta.

AccuWeather

Para el caso de los celulares inteligentes, recordemos que algunos de estos vienen ya con el sistema de pronóstico climático de accuweather.com preestablecido.

Pero también desde su web podemos ingresar para disfrutar de una página sencilla y amena con herramientas ventajosas que nos ayudan conocer el estado del tiempo en diferentes partes del mundo.

Aquí incluso podemos conocer los pronósticos con varios meses de antelación.

Una de sus ventajas más atractivas, es que muestra imágenes satelitales con el movimiento atmosférico.

Tiempo.com

Pero si lo que queremos es disponer de variadas herramientas para asegurarnos un pronóstico del tiempo más completo, tiempo.com es una de las mejores opciones tener presente.

En esta web no sólo podemos observar la predicción del tiempo en nuestra ciudad, sino que se expande a todo el mundo.

También ofrece información de los vientos, presión atmosférica, humedad entre muchos otros datos de interés.

Windfinder

Ahora, si somos fanáticos de los deportes náuticos como el surf, la vela o el kitesurfing o de cualquier otro, lo más probable es que requiramos conocer el comportamiento de los vientos en nuestra región.

Esto se hace a objeto de poder trazar un plan de navegación o, si es el caso, posponerlo para otro momento de mejor tiempo.

En este mundo windfinder.com es una de las mejores web. Porque además de informarte con precisión el estado del clima, también te hace conocer el comportamiento de las corrientes de aire en tiempo real en todo el mundo, así como la presión atmosférica y la temperatura.

Así que podrás dedicar bastante tiempo a la navegación gracias a esta web.

Windy.com

Esta web es muy parecida a la anterior. Está catalogada como una de las mejores páginas en el pronóstico del tiempo, así como en el movimiento de las masas de viento en tiempo real en todo el planeta.

Pero Windy.com es mucho más, ya que ofrece una interfaz muy amigable y amena para todo tipo de usuario.

(Visited 331 times, 1 visits today)

Deja un comentario