¿Cómo plantar bambú?: Cultivo, riego, cuidados y más

Muchas personas las cultivan para usos individuales en casa y otras hacen grandes plantaciones de bambúes para el comercio, son plantas realmente resistentes una vez que crecen y se expanden hasta por 30 metros de alto. En esta entrada se explicarán los pasos para aprender cómo plantar bambú.

cómo plantar bambú en el exterior

Bambú

Los bambúes son plantas que son conocidas comúnmente con ese nombre, sin embargo hay muchas de ellas que en su nombre científico no tienen si quiera un parecido con ese término. Hay varias especies que entran dentro de la subfamilia Bambusoideae, la cual pertenece a una familia de plantas llamadas poáceas o gramíneas que también incluyen plantas leñosas, por ejemplo, el bambú común que parece una caña.

Esta planta leñosa forma parte del orden Poales y de la clase Liliopsida, estas son categorías con las que se organizan los millones de especies de los Reinos de los seres vivos, incluyendo los animales, las plantas, los hongos, las bacterias y otras especies que se encuentran en observación mientras se discute su clasificación.

En todo caso, al hablar de bambúes se puede hacer referencia a muchas especies, incluso las personas suelen hablar del “bambú de la suerte” que es una especie físicamente similar, pero filogenéticamente no tienen una relación directa más allá de pertenecer a la misma clase. Al describirla se verá que se asemeja mucho a los verdaderos bambúes por la forma de su tallo delgado y flexible que incluso pueden retorcerse, en promedio miden unos 1,5 metros de alto y su base puede ser de 1.5 cm de ancho.

Aunque son similares a varias especies del género Bambusoideae el bambú de la suerte ni siquiera es originaria de la misma ubicación geográfica, mientras que los bambúes vienen de Asia esta especie viene de África, aun así, son comercializadas en grandes números para su cultivo dentro del hogar, en macetas con tierra normal y en macetas llenas de agua o en acuarios (porque algunas sobreviven algunos meses dentro del medio acuático sin morir).

Los bambúes que tienen forma de caña son denominados bambúes leñosos, los cuales sobreviven a climas tropicales, mientras que otras especies de la misma familia son bambúes de clima templado o culmos herbáceos, con características bastante diferentes. A diferencia del bambú de la suerte, los bambúes comunes en promedio pueden alcanzar una altura no mayor al metro de largo y el diámetro de su tallo no supera el medio centímetro.

Incluso así hay ejemplares de bambúes que pueden medir alcanzar los 25 metros de alto, mientras que su tallo crece hasta los 30 centímetros de ancho. Ellos pueden crecer más y más alto, pueden ser trepadoras, pueden ser plantas herbáceas y leñosas, pueden tener un tallo de varios colores y las hojas pueden ser de varios tamaños, aunque sus hojas pueden ser de dos formas, pueden ser pseudopecioladas que surgen de ramas o basales y coriáceas que surgen de los tallos color marrón.

Esta variedad de especies parece haber comenzado hace unos 40 millones de años, cuando comenzaron a verse especies leñosas además de las herbáceas, cuando comenzaban a crecer mucho más de lo que crecían anteriormente y cuando comenzaron a dar flores, lo cual es algo extraño y poco común que no tiene una época específica para la floración, como ocurre con gran parte de los Árboles con floresUna especie se describe con floración cada 120 años, algo raro puesto que sus tallos solo viven algunas décadas.

Los bambúes pueden ser encontrados en todo el mundo excepto en Europa y en la Antártida, su diversidad de especies las ha llevado a adaptarse a varios espacios con diversos climas. Son utilizados de varias formas, han sido cultivados para hacer alimentos, se han encontrado propiedades en ellas que las hacen útiles para productos medicinales, se han utilizado para construir, también en la industria textil, en la producción de instrumentos musicales, remos, papel, útiles para escribir, entre otras cosas.

Reproducción sexual

Tomando en cuenta lo mencionado sobre su irregular floración también se puede decir que los bambúes tardan mucho tiempo en producir nuevas semillas, normalmente no producen ni el 100% de las semillas, sin embargo, sí se da esta producción de semillas por lo que es posible conocer cómo plantar bambú con semillas. En cuando a la reproducción, estas plantas pueden hacerlo de dos formas, sexual y asexualmente, así como una gran cantidad de plantas en todo el mundo.

Gracias a la reproducción sexual ellas dan semillas luego de que florecen y caen al suelo, posteriormente se da la germinación de la misma, luego su crecimiento y así se desarrolla un nuevo ejemplar que formará parte de la Flora del ecosistema al que pertenece la planta original. Mientras tanto, la reproducción asexual es una multiplicación vegetativa que se da cuando una hoja, una raíz o esqueje se desprenden o son cortadas y plantadas en otro lugar, surgiendo así un “clon” de ese ejemplar.

cómo plantar bambú en agua

Cultivo de bambú

Dependiendo de la especie de bambú que se adquiera la reproducción será de una forma u otra, por lo que las formas de cultivar serán diferentes. Igualmente, el lugar en el que sean sembradas estas plantas permite separar toda la explicación sobre cómo plantar bambú en tres partes, esto dependerá de si se plantará en una maceta, en un terreno en el exterior o dentro del agua.

Antes de ver cómo plantar bambú la recomendación es sembrar estas plantas antes de que comience el otoño, esto para darle tiempo al bambú de que sus tallos tengan la fuerza y dureza suficiente para resistir el clima frío y sus heladas. Aunque en aquellos lugares donde el clima sea más cálido, se recomienda sembrarlas durante el otoño o cuando comience la primavera, esto para que la planta en sus primeros meses no tenga que resistir altas temperaturas como las que vienen con el verano.

Planta de bambú en maceta

Muchos bambúes han sido plantados en maceta a pesar de que son especies que tienden a expandirse y ocupar espacios con mucha profundidad, pero esto no es un impedimento para sembrarlas ahí solo se debe escoger una maceta grande o en determinado momento de su crecimiento mover la planta a un terreno en el exterior.

En cualquier caso, los siguientes procedimientos explicarán cómo plantar bambú en una maceta si se tiene un esqueje o una semilla. Es importante destacar que la maceta debe tener buen drenaje para que la planta pueda crecer correctamente.

Con esquejes

  • Antes que nada, se deberá limpiar el terreno para despejarlo de basura, malas hierbas o de residuos que no se ven a simple vista. Luego de que se tenga seguridad de que está limpio se procederá a humedecer la tierra y a prepararla con abono natural.
  • Luego de eso se hará un hueco en el centro para que se puedan colocar los esquejes con unos 3 o 5 centímetros de profundidad.
  • Es importante que el esqueje tenga una hoja completamente sana y que ya tenga raíces, de manera que sea seguro su crecimiento.
  • Se deberá colocar el esqueje en el hueco y luego se tapará completamente antes de regar un poco más, siempre cuidando que no se encharque la maceta.
  • Finalmente, se colocará en una zona donde tenga semisombra y listo.

Con semillas

  • En primer lugar, se deben limpiar y secar muy bien las semillas de bambú. Se recomienda dejarlas expuestas al sol por mínimo dos horas y después sumergirlas en agua limpia y dejarlas ahí durante toda la noche.
  • Al día siguiente se podrán plantar en la maceta y luego regar la tierra que esta contenga, cuidando que no se encharque.

El momento perfecto para sembrar algunas especies parecer ser en el transcurso de la primavera si se está en un lugar con un clima tropical y fresco, en cambio, si se está en un lugar cálido se recomienda plantarlas durante el otoño, de manera que el bambú se enfrente al verano cuando ya esté lo suficientemente crecida.

Planta de bambú en el exterior

Saber cómo plantar bambú en maceta no se diferencia demasiado de sembrar en el exterior, realmente solo se toman en cuenta las condiciones que pueden ser menos controladas que las que dominan dentro del hogar. Las mismas recomendaciones sobre las épocas para sembrar serán tomadas en cuenta si se plantará en el exterior o en agua.

Con esquejes

  • El primer paso sobre cómo plantar bambú en un terreno será escoger que sea un buen lugar, donde tenga sombra o semisombra y la tierra tenga buena profundidad.
  • Al encontrar el lugar adecuado se sembrará luego de preparar la tierra haciendo una especie de zanja delgada donde se colocarán los esquejes horizontalmente, para que las nuevas ramas crezcan hacia arriba.
  • Los esquejes deberán dejarse un poco al descubierto y el resto de la zanja sí se rellenará con tierra, luego de eso se deberá regar un poco el terreno.

Con semillas

  • Al sembrar las semillas se recomienda colocarlas máximo a tres centímetros de profundidad, por lo que se deberá preparar la tierra lo suficiente para que esté aireada y remojada.
  • Entre una semilla y otra se deberá dejar mínimo un metro, puesto que el bambú se expandirá considerablemente, si se desea controlar esa expansión se puede hacer una barrera de cemento en el lugar donde se desea que lleguen.

Planta de bambú en agua

Algunas especies pueden sobrevivir mucho tiempo dentro del agua, mientras que otras solo duran meses ahí, por lo que primeramente será necesario identificar la especie, el bambú de la suerte es una de las especies que sobrevive dentro del agua. Por lo que para sembrarlo lo primero será escoger el lugar donde se echará el agua y se plantará, puede ser un recipiente grande o mediano.

Se deberán colocar piedras en el fondo para que la planta tenga de donde sostenerse y luego se verterá el agua destilada o filtrada (si es filtrada deberá haberse reposado por al menos un día antes de sembrar el bambú). Luego se colocarán los tallos de bambú y listo. En caso de se observe que la planta comienza a teñirse de amarillo se deberá plantar en una maceta o en un terreno porque de lo contrario se pudrirá.

Cuidados del bambú

Una vez que se conoce cómo plantar bambú será necesario tener en cuenta las atenciones que hay que tener con este ejemplar, por lo que se aprenderá en esta sección cómo cuidar un bambú en agua, en maceta o en el exterior, sin importar el lugar en el que sean sembradas estas especies tienen algunas características que permiten identificar las condiciones que serían adecuadas para su crecimiento saludable.

Cuidarlas realmente no es una tarea difícil, no requiere muchas atenciones, pero sí hay que tener en cuenta ciertas consideraciones. Igualmente, cuando se ha adquirido alguna semilla o esqueje de bambú lo ideal es que se pregunte al dueño de la planta original cómo la ha mantenido, qué tipo de bambú es y observar las características de ese lugar en el que se encuentra, por ejemplo, si es un sitio con un clima cálido. Esto no solo aplica con los bambúes sino con cualquier planta que se adquiera.

Tierra

El sustrato en el que esta especie se desarrolla saludablemente son los margosos y que tengan un drenaje óptimo, estos son aquellos que son hecho con limo o con arcilla además de la tierra o que tienen bastante materia vegetal en descomposición. Igualmente, otro tipo de tierra puede funcionar excepto aquellos que sean pastosos, impermeables o pedregosos, lo importante es que tenga suficiente drenaje. Si se consigue un poco de césped sería lo mejor, porque protegen la planta y la nutren de nitrógeno.

En cuanto a los fertilizantes, el heno funciona muy bien y aquellos abonos preparados con mucho nitrógeno, los cuales deberán ser aplicados cuando comienza la primavera y en el transcurso del verano para ver mejores resultados. En esta ocasión, el abono no se enfoca principalmente en optimizar la salud de la planta para asegurar una buena floración, realmente es solo para asegurar que se mantenga saludable luego de que se haya aprendido cómo plantar bambú.

Iluminación y temperatura

Los bambúes requieren luz solar directa para su desarrollo exitoso y saludable, por lo que sería ideal que fueran sembradas en un espacio donde puedan recibir mínimo 8 horas de luz directa diariamente. Aunque cuando se está en una temporada muy cálida se recomienda darles un poco de sombra con algún techo improvisado y temporal.

Gran parte de los bambúes son plantas que resisten climas fríos y cálidos sin mucho problema, de hecho, respecto a las temperaturas altas ellas pueden sobrevivir aunque asciendan los 38 C°. Realmente estas son plantas que se han adaptado a muchos tipos de climas, pero parecen preferir los tropicales y subtropicales. En cualquier caso, al conocer qué tipo de bambú se ha sembrado se podrá saber si resiste más al calor o el frío, todas las especies resisten de forma diferente.

Riego

Un punto relevante respecto a cómo plantar bambú es que exige un riego frecuente, desde que son sembrados los bambúes se desarrollan con la capacidad de absorber bastante agua, sin embargo, el exceso no es bueno porque sus raíces no resisten nada bien los charcos. El exceso es dañino y eso es algo que siempre se indica sobre el cuidado de las plantas, porque puede pudrirse el ejemplar.

En este sentido, el punto medio se consigue regándolas al menos una vez al día máximo dos cuando están creciendo y cuando el clima sea templado o seco. Ya cuando han crecido lo suficiente para considerarla una planta madura se puede reducir su riego a una vez al día, cuando el clima sea muy cálido y cuando se vea que hay bastante viendo se pueden regar cada tres días.

cómo plantar bambú

Plagas y enfermedades

Como otras plantas los bambúes se ven amenazados por una serie de plagas y hongos que perjudican su salud, principalmente durante el primer año de siembra que es cuando son menos resistentes y fuertes para combatir estas amenazas, las cuales pueden ser:

  • Ácaros: Que se enfocan en los brotes de bambúes y que pueden ser combatidos con una atención constante de la planta para quitar la maleza cada vez que sea identificada. Los enemigos mortales de los ácaros son los mosquitos feltiella acarisuga, si en el jardín o en el terreno de cultivo se observan estos mosquitos la amenaza seguramente será erradicada poco a poco.
  • Arañas rojas y blancas: Estos animales atacan los bambúes con bastante rapidez, por lo que se recomienda que ciertos riegos sean de agua combinada con arácnidas químicos, con chile o con ajo para que se puedan matar. Sin embargo, los rociadores con productos químicos deben ser evaluados tomando en cuenta todas las plantas que se tengan en el terreno para evitar dañarlas.
  • Hongo roya: Estos hongos atacan esta especie en su parte aérea, es decir, en sus hojas y en algunos tallos. Se podrá identificar la infección cuando algunas zonas se vean pulverulentas o se vea que su aspecto ha cambiado y ahora es herrumbroso. Se combatirá la infección si no está muy avanzada con fungicidas, pero si hay demasiadas zonas afectadas en un tallo se recomienda cortarlo directamente.
  • Cochinillas: Las cochinillas atacan no solo a los bambúes sino a casi todas las plantas, para ello se recomienda usar insecticidas que pueden ser fabricados en casa con jabón potásico o hacer pulverizaciones usando aceite mineral.

(Visited 3 times, 3 visits today)

Deja un comentario