¿Cómo Podar una Encina de Manera Correcta? Paso a Paso

La encina es un árbol reconocido por su increíble resistencia al clima templado y cambio de estaciones. Donde al igual que para otras especies, la poda es un proceso importante para el desarrollo de este árbol, por eso te invitamos a que sigas leyendo para que descubras ¿cómo podar una encina?

cómo podar una encina planta

¿Qué es la Encina?

La encina es una especie de árbol con una altura que oscila entre los 16 y 25 metros de altura, el cual se puede encontrar principalmente en España, pero también en otras regiones del sur de Europa. Es conocido por ser muy resistente a los cambios de estaciones drásticos en algunas partes de Europa, además de que es una especie con un promedio de vida muy largo.

Quercus Ilex es el nombre científico de la encina, catalogada como una de las más comunes Plantas de exterior resistentes al frío y al calor en España, esto gracias a que está adaptado para habitar en casi cualquier tipo de suelo. Su grandiosa copa es capaz de proyectar sombra a un espacio muy extenso y posee un tronco muy fuerte.

Posee unas hermosas hojas que pueden permanecer siempre verdes, no importa cuál sea el clima que lo rodee, aunque cabe acotar que se le puede ver algunos vestigios de un color amarillento en las hojas cuando el árbol llega a su etapa de envejecimiento.

El tiempo de florecimiento para el árbol encina es entre los meses de marzo y mayo, aunque cabe acotar que las flores no son su mayor atractivo, sino más bien su fruto conocido como bellotas, la cual se usa para alimentar a una enorme cantidad de animales silvestres y sirve también para hacer harina.

Su madera es increíblemente dura, tanto que incluso se usa para realizar algunos tipos de construcciones, aunque elaborarlas sea un proceso difícil. Esta también suele ser muy común en el hogar de españoles, quienes la usan para hacer hogueras, además de que su corteza también suele usarse para teñir algunos materiales.

Cuidados de la Encina

Uno de los mejores aspectos de esta especie además de su resistencia y adaptabilidad a una gran cantidad de regiones y climas, también se tiene que los cuidados de este tipo de árbol son sumamente sencillos, razones por la cual es muy fácil realizar cultivos de este tipo de especie.

cómo podar una encina hoja

Como ya dijimos anteriormente, la encina está adaptada a casi cualquier tipo de suelo y es que en realidad, los terrenos donde este árbol puede ser plantado son muy escasos, aportando a la expansión y propagación de la especie.

Tiene una increíble resistencia a los climas fríos, sin embargo, lo mejor es que permanezca en zonas donde haya un clima más seco y cálido la mayor parte del año. Ahora bien, la luz del sol es un aspecto que favorece enormemente al desarrollo de este árbol, aunque eso no evita que se pueda formar estando en lugares sombríos.

Un punto muy importante es que la encina tiene una increíble resistencia ante el proceso de poda, el cual se debe hacer en un período de crecimiento pausado para que el árbol se pueda recuperar de forma rápida y no contraiga enfermedades.

Además, contrario a lo que pasa con otro tipo de árboles, al saber cómo podar una encina se le puede practicar cualquier tipo de poda, incluso las de rejuvenecimiento drástico son muy recomendadas cuando el árbol ha envejecido demasiado o cuando alguna de sus partes está en extremo deterioro.

Poda de Encinas

Al igual que sucede con muchas plantas, la poda es un factor muy importante para que la encina pueda desarrollarse y crecer de manera correcta, por eso es que se debe saber cómo podar una encina, al igual que todas las herramientas necesarias para el proceso, el momento adecuado para la poda y otros aspectos que se debe tener en cuenta a la hora de hacerlo.

Para la encina, el proceso de poda es un requisito primordial para que la misma crezca y produzca una sombra favorecedora, además de una considerable cosecha de frutos que sirvan para alimentar a los animales que se encuentren en el entorno.

Uno de los puntos más importantes es que la poda influye de forma directa en la encina desde que está en sus primeras fases de desarrollo, lo cual es un proceso que puede dar resultados a largo plazo, ya que permite una correcta aireación a todas las partes de la planta y le da un aspecto hermoso a la, desde su copa hasta la base de su follaje.

Las primeras veces que se realiza la poda en una encina, el proceso se hace con el principal propósito de diseñar una estructura para la planta y proporcionarle una buena base de crecimiento desde que ésta se encuentra en temprana edad de desarrollo.

Por otro lado, cuando la planta ha sobrepasado los 4 años de vida desde su siembra, entonces la poda se realiza principalmente con la intención de limpiarla y que esta quede libre de cualquier tipo de parásito, ramas secas y viejas. Esto también ayuda a que la ventilación sea buena en el interior de la planta y que la iluminación llegue a todas partes de la misma.

¿En qué temporada se poda la encina?

Un aspecto muy importante que se debe considerar, es el momento indicado en el que se debe llevar a cabo el proceso de poda, ya que es bien sabido que con este tipo de plantas, si se ven expuestos a climas extremos después de haber sido podados, entonces esto puede ser perjudicial para su desarrollo.

Es por eso que la encina se debe podar en etapas cruciales donde su desarrollo progresivo esté levemente pausado, eso podría ser a finales de temporadas frías o a principios de primavera, con la intención de que la planta no se vea muy expuesta al frío y que las heridas pueden curarse con más rapidez en el momento en que vuelva a poner en marcha su etapa de desarrollo.

Hay que poner especial cuidado en la temporada en la cual se poda la encina, ya que si este proceso se retrasa y es realizado en el momento cuando la planta se encuentra en su mejor fase de desarrollo, entonces la misma podrá sufrir una considerable pérdida de nutrientes.

Herramientas para la poda

La encina es un árbol que puede crecer a una enorme altura y por lo general es necesario utilizar varias herramientas para hacer la poda, de manera que esta se realice de la mejor forma posible.

Es necesario acotar sobre la importancia en que todas las herramientas sean previamente desinfectadas con un producto adecuado para este tipo de instrumentos y que de ser posible, el proceso de desinfección también se haga después de su uso.

De esta forma se previene cualquier transmisión de bacterias, hongos y otros agentes infecciosos que puedan atentar contra la salud de este y otro tipo de plantas, con las que se vayan a usar las herramientas de poda.

Las herramientas que van a ser utilizadas, son las siguientes:

  • Tijeras de podar o sierra pequeña: Este instrumento se usará para cortar ramas que miden de 1 a 5 centímetros.
  • Sierra eléctrica o de mano: Esta servirá para las ramas de mayor tamaño y que no puedan ser cortadas por el primer instrumento.
  • Escalera: Destinada especialmente a las encinas que tengan mucha altura y necesitan ser podadas en sus ramas superiores.

  • Pasta cicatrizante: Se usa en las plantas recién podadas para ayudar a cerrar las heridas y proteger a la planta de cualquier tipo de infección.
  • Elementos de seguridad: Artículos como guantes, gafas y botas, usados para asegurar la protección del podador.

¿Cómo podar una encina?

Muchos creen que dependiendo de la especie de la planta que sea, el proceso de poda siempre será el mismo, pero la verdad es que existen diferentes tipos de poda para cada etapa de crecimiento que tenga una planta.

Por eso es que el primer paso para realizar una poda, es asegurarse de saber la edad de la planta, dependiendo de esa información el proceso de poda será diferente. Considerando también que todas las plantas envejecen de diferentes formas, donde influyen las características de la vegetación, los Tipos de suelo y el entorno que las rodea.

¿Cómo podar una Encina joven?

La encina puede dejar de ser joven cuando su edad sobrepasa de los 6 a 10 años, esto como ya dijimos anteriormente, es un aspecto que puede depender del ambiente donde sea sembrado. En esta etapa, las podas que se le hacen al árbol son las que ayudan a fijar una estructura de crecimiento.

El proceso que se hace en estos tipos de podas suele ser el mismo, que es el que indicaremos paso a paso, a continuación:

  1. Lo primero será deshacerse de las ramas que están visiblemente en mal estado, ya sea porque estén secas o se vean débiles.
  2. Habrá algunas ramas que sean más largas que otras y para que el árbol tenga un aspecto más estético, se recortan estas a una altura similar que las demás.
  3. Se cortan las ramas que están más cerca del suelo y se deja el tronco limpio.
  4. Lo ideal es quitar los chupones también, para evitar que surjan más brotes en la parte baja.

cómo podar una encina joven

Cabe acotar que aunque el proceso para las podas de una encina son muy parecidas, la verdad es que se realizan con propósitos diferentes y algunos de sus pasos son desiguales.

Poda de formación

Tiene el objetivo de establecer un modo de crecimiento para el árbol, fijando su estructura y guiando su desarrollo. La recomendación más importante es procurar que esta poda se realice en una temporada adecuada, donde el crecimiento del árbol esté en descanso y que tenga tiempo suficiente para curar sus heridas antes de la llegada de alguna helada.

La primera vez que se hace la poda de formación, se cortan todas las ramas para estimular el crecimiento del árbol. Ahora bien, la segunda vez se rebajan las ramas principales y se limpia la parte inferior del tronco, mientras que en la tercera vez se rebajan las principales nuevamente y se quitan las ramas que sobran en la copa.

Poda de fructificación

En este momento se eligen las ramas principales y sobre las que se va a reforzar el resto del árbol, estas deben ser lo más derechas posibles, con la intención de que no se caiga en el futuro con el peso, además, se eliminan los chupones de estos troncos base. También se determinan las ramas secundarias, de las cuales se va a producir la cosecha de frutos.

¿Cómo podar una Encina madura?

Realizar el proceso de poda en una encina vieja permite que la misma mantenga la forma con la cual se ha ido desarrollando, además de que se hace para limpiar el centro del árbol, donde se suelen acumular muchas ramas una vez que el árbol ha tomado un gran tamaño, gracias a que el acceso a ese espacio se vuelve más inaccesible.

Al poder eliminar el exceso de ramas en el interior del árbol, el aire puede fluir mucho mejor por todos los espacios y es mucho más fácil que la luz del sol llegue a todas partes de la planta.

cómo podar una encina flor

Poda de producción

Se trata de una poda compuesta por una serie de pasos que se deben hacer para mejorar la calidad del fruto y que este se produzca en mayor cantidad. La tarea principal es expandir la entrada de luz hacia la mayor parte del árbol.

En este proceso se elimina el exceso de hojas y ramas en que se encuentran en la copa y el centro de la planta, además de que se eliminan las ramas secundarias que no generan tantos frutos, de esta forma crecerán otras que mejoraran la producción.

La forma de realizar esta poda es la siguiente:

  1. En primer lugar, se eliminan los chupones que ocupan mayor espacio en las ramas, pues esto frena el crecimiento y consume energía innecesaria. Pero hay que dejar que la planta conserve los más débiles para proteger la Madera del tronco principal.
  2. Hay que eliminar las ramas que la parte más baja, pues no tienen acceso a tanta luz del sol como las demás y por ende, los frutos que producen no son los mejores.
  3. Se deben podar las ramas que crecen en el centro de forma cruzada con las demás, ya que este tipo de brotes obstruyen el paso y el crecimiento de las demás.
  4. Hay que procurar que en la copa haya la mayor cantidad posible de entradas de luz.

Poda de renovación

Este se realiza en los árboles encinas que ya tienen muchos años de producción y en los que ya se empieza a notar indicios de decadencia, como el hecho de que disminuya su nivel de producción, que las hojas pierdan color y tamaño, además de otros síntomas que serían notorios para cualquier experto.

Cabe acotar que este tipo de poda se puede hacer de dos formas diferentes, donde la primera sería la forma rápida, que consiste en eliminar toda la frondosidad del árbol y dejar solamente el tronco con las ramas más importantes, de esta forma el follaje volverá a crecer otra vez.

Por otro lado está la poda de renovación lenta, en la que se empieza cortando desde arriba hasta abajo y este es un proceso que se separa en etapas con un intervalo de tiempo de hasta 3 años, esto con la intención de ir eliminando las ramas principales una por una en cada etapa.

Consejos para podar una encina

La poda de las plantas siempre se realiza con la intención de que estas se desarrollen de la mejor forma posible, que crezcan sanas, fuertes y optimicen la producción de cualquier tipo de fruto. A continuación te damos algunos consejos que puedes aplicar ahora que sabes cómo podar una encina:

  • Lo mejor será proporcionarle a la copa una forma lobulada antes que cualquier otra, pues de esta forma se ayuda a que más partes del árbol tengan exposición al sol.
  • Ten en cuenta que las ramas que no se encuentran sanas pueden retrasar considerablemente el crecimiento del árbol.
  • Para que el árbol tenga un mejor aspecto, lo más adecuado es no dejar crecer las ramas en forma disimétrica, especialmente en la copa.

  • Se deben retirar los brotes que estén saliendo en el tronco del árbol cuando este ya ha ganado altura, para que tenga un aspecto más común y la parte inferior quede completamente limpia.
  • Cuando se realice cualquier tipo de poda, lo mejor sería aprovechar la madera de la mejor manera posible, ya que aun después de haber sido cortado este puede ser reciclado, como triturarlo para abonar la tierra o utilizarlo para encender fuego en estufas, chimeneas y otros.
(Visited 368 times, 1 visits today)

Deja un comentario