Cuidados de la Planta de Lavanda: Riego, Cultivo y más

En la naturaleza existen muchas especies de plantas silvestres, lo cual no significa que carezcan de atención. Es por ello que se hace necesario conocer sobre los Cuidados de la Lavanda. Excelente planta calmante, digestiva, antiséptica y desinfectante. Descúbrelo todo aquí.

Cuidados de la Lavanda

Cuidados de la Lavanda

La planta de lavanda, es una categoría de arbusto muy rústico de la familia Lamiaceae, de la que se reconocen aproximadamente 30 especies. Las cuales son propias de las naciones del Mediterráneo.

Curiosamente, su nombre proviene del vocablo latino “lavare”, debido a que, en la antigüedad, mayormente en la Edad Media. Esta planta era comúnmente utilizada para realizarse el aseo del cuerpo, así como también para ejecutar desinfecciones. Donde era común esparcirla por los suelos para luego restregarlos, quedando estos limpios.

Su preparación para aromatizar los ambientes data del Siglo XVIII. A su espiga se le atribuye la propiedad de talismán para atraer la fortuna, bienestar y fertilidad. Igualmente se le adjudica ser un amuleto para evitar la desventura y los malos deseos ajenos.

Lo especial de su aroma es lo que le ha otorgado a esta planta ubicarse entre la más cotizada en el arte de la aromaterapia. No obstante, su uso abarca muchas otras opciones, como lo son perfumes, extractos de aceites esenciales, tónicos limpiadores, repelentes y muchos más.

Entre los cuidados de la lavanda, como planta, se ubican los siguientes principales aspectos a considerar:

  • Es sumamente necesario que la misma tenga incidencia directa de los rayos solares, por lo menos la cuarta parte del día, todos los días.
  • El pH de la tierra donde se encuentre debe ser elevado, lo que quiere decir, que el sustrato debe ser alcalino.
  • Es una planta rústica, por lo que la Humedad no es su mejor compañía. Al igual como la tierra donde se encuentra plantada se humedezca, debe escurrirse y secarse. Porque de permanecer sus raíces húmedas se tendrá el riesgo de que se pudran muriendo la planta o que por el contrario la misma enferme.

Formas de Utilizar la Planta de Lavanda

Sus utilidades son variadas, sin embargo se tiene como más destacados o usuales los siguientes:

Infusiones

Estas se pueden tomar para los fuertes dolores de cabeza, que provienen del cansancio y la habitual angustia. Se recomienda una taza de la misma tres veces al día endulzada con miel de abejas o el producto de preferencia.

Cuando el inconveniente se presenta para conciliar el sueño, una taza un rato antes de acostarse es la solución. Pero si la molestia se ubica en el estómago, una taza después de recibir el alimento lo solucionará todo.

Tintura

Cuando se posee tintura de la planta de lavanda, se recomienda tomar una cucharadita al día para los dolores de cabeza, tristeza o decaimiento, estrés e inclusive para calmar los problemas respiratorios como el asma.

Aceites Esenciales

Es recomendado el uso directo del aceite esencial para tratar picaduras de insectos. Respecto a las quemaduras producidas por los rayos solares. Se puede mezclar un mililitro de aceite esencial en 50 mililitros de agua y aplicarlo a modo de loción. Para alcanzar un sueño relajante, se puede colocar tres o cuatro gotas sobre una pequeña toalla y luego dejarla bajo la almohada.

Cuando su uso es como enjuague capilar, añadir dos mililitros de aceite esencial en aproximadamente un litro y medio de agua. Posteriormente proceder a enjuagar el cabello, esto es después de haberle realizado el debido aseo.

El aceite esencial, en enjuague capilar, es eficaz para erradicar los piojos del cabello. Para las liendres o bien larvas de estos, se recomienda colocar unas gotas en el peine o cepillo y peinarse como de costumbre.

Como aceite de masaje, se puede colocar para aliviar los dolores de cabeza, una pequeña cantidad en los dedos índice y masajear las sienes.

Cuidados de la Lavanda Aceites Esenciales

Atributos o Cuidados de la lavanda como Medicina Natural

Los aportes y cuidados de la lavanda como medicina natural para el organismo humano son inmensos. Siendo los que se destacan asociados a la búsqueda o solicitud, junto a los beneficios, los siguientes:

  • Analgésico
  • Regenerador Celular
  • Ayuda a liberar el estrés
  • Combate el insomnio
  • Mitiga o disminuye los signos gripales
  • Antiséptico
  • Antibacteriano
  • Relajante
  • Desinfectante
  • Antiinflamatorio
  • Alivia dolores
  • Digestivo
  • Antidiarréico
  • Controla el vértigo
  • Calmante
  • Aromatizante
  • Alivia la ansiedad
  • Cicatrizante
  • Atenúa la congestión nasal
  • Previene la aparición de ampollas en las quemadas

Cuidados de la Lavanda como Planta

Los principales cuidados de la lavanda como planta, desde su cultivo hasta su recolección y conservación, son los siguientes:

Cultivo de la Planta de Lavanda

Cabe destacar que la planta de lavanda posee la virtud de poder crecer sin extremas exigencias. Llegando su altura a superar algunas veces el metro desde su base. Una opción de inicio de cultivo es comprar plantas y trasplantarlas, bien sea en el suelo o en macetas. Donde lo necesario es ubicar un sitio donde la incidencia del Sol sea directa y además exista una buena ventilación y drenaje del agua.

Si por el contrario se desea ejecutar recortes de las plantas existentes para agrandar el huerto de lavanda. Sólo se debe ejecutar el recorte para germinar raíces, antes de que la planta joven haya florecido. Tomando en cuenta que deben tener un largo que oscile entre los 10 y los 15 centímetros de longitud y quitarles de la parte inferior las hojas antes de plantarlos en las macetas.

Las raíces de los recortes tardarán en salir entre el mes y el mes y medio. Durante este tiempo deben permanecer en las macetas y ser regadas únicamente cuando la tierra esté seca. Cuando hayan salido las raíces es el tiempo apropiado para trasplantarlas en el huerto y continuar con el cuido habitual.

Si se va a trabajar el cultivo por medio de semillas, estas se plantarán en las macetas hasta que germinen. Lo cual tardará un tiempo que oscila según la especie entre el mes y los tres meses. Luego se procederá a trasplantarla al sitio de preferencia, que puede ser el suelo o una maceta más grande.

Riego y Humedad

Unos de los principales cuidados de la lavanda, es proveerle y permitirle, sólo la cantidad necesaria de agua y humedad. Debido a que es una planta que se caracteriza por no tolerar la humedad y bajo ningún motivo su tierra puede permanecer mojada o encharcada.

Porque eso traería la consecuencia de que se enferme su raíz o por el contrario se llegue a podrir, muriendo la planta. Es necesario verificar que el terreno o la maceta donde se encuentre posean buen drenaje. Entre regado y regado la tierra tiene que haber secado, por lo que no se puede regar si la tierra aún tiene humedad.

Cabe destacar, que esta planta en estado salvaje sobrevive a los periodos de sequía sin inconveniente, adaptándose a recibir solo el Agua de lluvia cuando esta cae. Que es el verdadero comportamiento de una planta mediterránea. Por lo que seguramente un regado semanal le es suficiente.

Cuidados de la Lavanda Riego

Sustrato y Clima

Como es sabido, la planta de lavanda es una especie de arbusto rústico, que posee la particularidad de adaptarse fácil y rápidamente. Su bienestar depende del sustrato donde se encuentre plantada la lavanda o bien donde se vaya a plantar. Debido a que debe ser alcalino.

Esto significa que su pH debe ser elevado. Lo cual se consigue en terrenos con características arcillosas o arenosas, en la que prevalece la buena filtración de las aguas. Donde se tiene una proporción de materia orgánica media.

Si se da el caso de que el suelo sea ácido, se tendrá que preparar el mismo bien sea agregándole cal agrícola o cenizas de madera. Que debe ser de poca en poca cantidad, ejecutando posteriormente una buena mezcla con la tierra y verificando el nivel del pH antes de ejecutar el plantado. Para lo cual se hace uso de unas tiras medidoras de pH disponibles en las farmacias.

Es de hacer notar, que las plantas de lavanda, es originaria de los climas mediterráneos, teniéndose que se destacan por ser adaptadas a climas templados y cálidos. Por lo que soporta con facilidad tanto el frío, como el calor y sequía. Donde se tiene que, para esta planta lo realmente esencial es la incidencia de los rayos solares, por lo menos una tercera parte del día por cada día.

Abono

En el hogar, es muy poco común que entre los cuidados de la lavanda exista la exigencia de abonar la planta. Si se tiene que, a la planta se le practica podas muy seguidas, requerirá un abono cada tres o cuatro años. Debido a que es una planta que está acostumbrada a exigencias climáticas y del suelo.

Quedando a su vez establecido tras investigaciones, que mientras el suelo sea más pobre, la planta alcanzará un mejor y mayor aroma o perfume, así como también mayor concentración de su aceite esencial.

En cambio, cuando se tiene la cosecha de plantas de lavanda con fines comerciales. Si requerirá que se le administre un abono específico. Que es lo que permite el aumento del rendimiento de la planta, tanto en desarrollo, como en prosperidad.

Floración de la Planta

La floración de la lavanda es completamente variable entre las especies, teniéndose que entre una especie y otra los tiempos pueden ser absolutamente distintos. Este evento, también dependerá de la incidencia climática que tenga la planta.

Es usual que la floración se retrase por el efecto del frío, así como también por la llegada de las lluvias. Lo que significa que, cuando se presenta la fuerte incidencia solar que trae consigo la sequía. Seguidamente se tendrá la más frondosa de las floreadas.

Aparte, para que exista el floreado perfecto y esperado, se debe ejecutar la poda cada vez que se le observe flores u hojas secas, debido a que estas se lo impiden.

Las flores secas no deben ser desperdiciadas, estas conforman alternativas perfectas de uso, como lo puede ser realizar una bolsita aromática o simplemente disponerla como ambientador en una vasija.

Cada vez que se le observe a la planta la madurez de su flor, estas deben ser retiradas, debido a que están listas para darles el uso apropiado. Donde además la acción servirá para que la misma siga alcanzando la prosperidad.

Poda, el esencial de los cuidados de la lavanda

Como parte de los cuidados de la lavanda, se encuentra la poda, que es lo que le permite que siga floreciendo. Esta se debe realizar en el momento en que finaliza la floración de la planta. Teniendo como objetivo la eliminación de los tallos florales.

La poda se debe ejecutar con un utensilio desinfectado, preferiblemente al fuego, porque de lo contrario se tendrá el riesgo de que los tejidos de la planta se infecten.

Cuando se observa que la planta tiene tallos un poco débiles, una buena poda es la solución. Donde lo recomendado es dejar únicamente unos pocos centímetros del mismo. Así la planta crecerá con un tallo más sólido y fuerte.

Cuidados de la Lavanda Poda

Recolección y Conservación

La recolección y conservación, constituye el propósito esencial del cultivo de la planta. Es aquí donde se alcanza a percibir el fruto del trabajo y dedicación, así como también los beneficios de sus propiedades.

Para el uso herborístico, la recolección y conservación para su uso se debe ejecutar al inicio de la floración. Cuando por el contrario se le efectuará un uso relacionado a la cosmética o bien perfumería, el momento adecuado es cuando la planta tiene su completa maduración del floreado.

Tras la recolección, los tallos tomados deben ponerse a secar con la parte de arriba hacia abajo, en un lugar bien ventilado y seco. Desprovisto de luz, para que las flores no pierdan su fuerte color. Luego de obtener el completo secado de las flores, se procede a separar la espiga del tallo, tomando las flores.

Si el caso es extraer los aceites esenciales de las flores, el proceso del mismo, se llevará a cabo en el momento de la recolección, con las flores frescas.

Cuidados de la Lavanda y el Ecosistema

Para el ecosistema, los cuidados de la lavanda conforman una pieza de vital importancia. Debido a que es una planta altamente concurrida por los integrantes que llevan a cabo el proceso de la polinización. Siendo muy visitada por las abejas, mariposas, aves como Colibríes, mariquitas, entre otros.

Con lo que, si se practica y mantiene el cultivo de esta aromática, beneficiosa y hermosa planta. Se estará aportando un granito de arena en favor del medio ambiente y de todo el maravilloso proceso que implica y rodea la polinización de las especies.

Usos Gastronómicos de la Planta de Lavanda

En el arte culinario las flores de lavanda también tienen su intervención. Teniendo algunos de los siguientes usos:

  • Preparación de gelatinas y/o natillas.
  • Excelente aromatizante de postres.
  • Sumergido en el debido frasco de vinagre, o bien, vino blanco, les proporciona el perfume perfecto.
  • Macerada con miel y posteriormente consumida, es excelente para combatir las afecciones de los pulmones al igual que las bronquiales.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario