Flamboyán: Características, cultivo, cuidados y más

La especie protagonista de esta entrada es el árbol del Flamboyán, que es reconocido por su follaje abundante y sus flores con tonos rojizos, anaranjados y amarillentos que le dan un aspecto bastante llamativo. Hablaremos de sus características, reproducción, cuidados básicos, entre otras cosas.

todo sobre el flamboyán

Flamboyán 

En el reino plantae, uno de los cinco Reinos de los seres vivos encontramos el Árbol de Flamboyán, que tiene el nombre científico Delonix regia por pertenecer al género Delonix, de la familia Fabaceae, orden Fabales de la clase Magnoliopsida. Esta especie es comúnmente conocida por el particular color anaranjado o rojo de sus flores, de hecho en México es donde más se puede ver esta especie por la consideración de sus pobladores de que es una especie exótica.

También es posible conocerla como chivato, flamboyat, ponciana real, árbol de fuego, árbol de tabachín, también clavellino, framborán o malinche de Madagascar, en el noroeste de México se conoce árbol de lumbre y en centro-occidente se conoce como tabachín, en Venezuela el nombre que la identifica es “Acacia”, aunque en Anzoátegui es conocido como “gallito” y en Barinas como “Josefino”, en Colombia y Honduras su nombre es “acacia roja”.

Esto depende de la nación o región en la que se encuentre, así como los usos que se le da. En las naciones del Caribe, por ejemplo, utilizan sus vainas (con semillas) como un instrumento de percusión que en algunas regiones se llama “maraca”.

En Colombia utilizan sus vainas como alimento para algunas especies del ganado que tienen algunos pobladores, mientras que en Argentina son las ramas las que tienen fines de construcción, solo para hacer cercas de animales como los chivos. Al mismo tiempo que es considerado un árbol ornamental en otros lugares así que decoran calles o plazas, además de ser una excelente especie para dar un buen espacio con sombra.

En cuanto a sus usos medicinales, por un lado, en algunas regiones de México y EEUU se macera su corteza y se coloca sobre las articulaciones cuando estas están rígidas y tienen más síntomas de las enfermedades reumáticas. Por otro lado, en el conocido estado de Michoacán de Ocampo colocan sus flores en un horno o a altas temperaturas para darlas como remedio oral que ayuda con la tos, el asma u otras complicaciones respiratorias.

Esto último porque el estudio de esta especie ha permitido identificar algunas propiedades que permiten utilizar su corteza, sus flores y sus semillas para la preparación de productos medicinales.

Características

En la siguiente lista se mencionarán algunas características para describir esta llamativa especie:

  • Puede medir entre ocho y 12 metros de alto.
  • Como indicamos, proporciona grandes espacios de sombra, porque su follaje crece con bastante extensión y densidad, aunque durante las épocas de sequía pierde sus hojas.
  • En cuanto a sus flores, estas son bastante llamativas porque tienen tonos rojizos y anaranjados, con unos pétalos grandes (de ocho centímetros como tamaño promedio) en los que exhiben esos colores. Hay un pétalo (de cuatro) que es más grande que los demás y tiene tonos más amarillentos o blancos que rojo y naranja. De hecho, hay una especie considerada una variedad que se llama “Flavida” que tiene todas sus flores amarillas.
  • Sus hojas son de color verde claro, su estructura de folíolos principales y secundarios las hacen muy atractivas en contraste con sus flores. Tienen aproximadamente 40 u 80 pinnados a los lados de lo que sería el raquis de la hoja, cada uno de esos pinnados tiene también 20 o 40 folíolos.
  • Sus semillas se alojan en vainas que son marrones, leñosas y pueden medir hasta un metro de largo y cinco centímetros de ancho. Aunque las vainas sean grandes las semillas son bastante pequeñas y ligeras.
  • La esperanza de vida del flamboyán es de 60 años aproximadamente y puede crecer con bastante rapidez si se encuentra en el hábitat indicado, más adelante veremos las condiciones favorables en las que se desarrolla con prisa y de forma saludable.
  • Se adapta a su clima de tal forma que puede ser una especie perenne, semi-perenne o caduca.

Reproducción

Respecto a la reproducción del flamboyán en primer lugar, sus flores comienzan a verse en primavera, en ese momento los agentes polinizadores como colibríes comienzan a polinizar esas flores y depositar ese polen en las flores de otra especie. En cuanto a la reproducción por cultivo mayormente son las semillas las preferidas para multiplicarlo, plantándolas en la tierra húmeda para que germinen.

El flamboyán no es un árbol muy grande en comparación con otras especies, por lo que no hay que preocuparse demasiado por edificaciones cercanas, sin embargo, su follaje crece con abundancia, sus raíces suelen levantarse y sus ramas suelen caer con frecuencia como si fueran muy débiles. Es por eso que no se recomienda plantarlo en un lugar donde tenga alguna construcción cercana, será mejor un campo abierto o un espacio un poco alejado de edificios.

Esquejes

La reproducción del flamboyán por esquejes es la más sencilla y la que toma menos tiempo para que surja un nuevo ejemplar. El momento ideal para hacerlo es durante el otoño siguiendo estas indicaciones:

  • Lo primero será escoger una rama del árbol que mida al menos un centímetro de grosor, mientras que el largo debe ser de mínimo 40 o 50 centímetros.
  • Al obtenerla se deberá cortar con una inclinación, será como hacer una línea diagonal. Es importante que después que se retire el esqueje se cure el corte del árbol con algún cicatrizante, para evitar que se infecte con alguna bacteria y pueda enfermarse.
  • Ahora se deberá humedecer el lugar del corte que tiene el esqueje que se obtuvo, se sumergirá en agua unos segundos y luego deberá cubrir de hormonas enraizantes.
  • Cuando ya se ha preparado se deberá plantar en una tierra un poco porosa, si tiene turba negra mezclada por perlita mucho mejor. Se recomienda agregar un poco de cobre o de azufre para repeler los hongos.
  • Seguido de eso se riega para humedecer un poco evitando encharcar la tierra y se colocará la maceta en un lugar donde el sol pueda llegarles directamente.

Semillas

Para la multiplicación del flamboyán con semillas se comenzará obteniendo algunas de ellas en las vainas de un flamboyán cercano o en un vivero. Se recomienda conseguirlas durante la primavera porque esta es la época ideal para sembrarlas. El procedimiento será el siguiente:

  • Primero se deberán escarificar, esto se hace lijando las semillas hasta que se vea un color marrón bastante oscuro.
  • Seguido de eso se deberán sumergir en un envase con agua a temperatura ambiente y dejarlo durante al menos doce horas (toda una noche).
  • Si se ve como si una cubierta se desprende de ellas significará que están listas para germinar. En caso de que no se vea esto se repetirán los dos primeros pasos otra vez.
  • Cuando ya estén listas para germinar se deberán colocar en una maceta que tenga al menos 8 centímetros de profundidad, con tierra mezclada con humus o turba negra y perlita, esta debe cubrir las semillas.
  • Luego de eso se deberá colocar un poco de azufre o de cobre antes de regarla hasta humedecer la tierra.
  • Es importante que la ubicación de estas semillas permita que la luz del sol les llegue directamente, para que puedan verse brotes a la semana de la sembrada y para que pueda crecer exitosamente.

Acodo aéreo

Otro tipo de reproducción del flamboyán es por medio del acodo aéreo, esto debe hacerse durante la primavera. El procedimiento consiste en lijar una rama que tenga al menos dos o tres centímetros de grosos. Luego de eso se puede rociar la zona lijada con hormonas de crecimiento que vienen en frascos de diferentes fabricantes. Luego de eso será necesario tapar la zona con una bolsa plástica oscura.

Se seguirá regando el árbol, pero cada tres o cuatro días por todo un mes después de que se lijó la zona y se cubrió con la bolsa. Poco a poco se verá como brotará de esa zona un nuevo árbol que puede ser cortado cuando se vean algunas raíces.

Injertos

Los injertos no son tan frecuentes en esta especie como en otras que tienen una gran cantidad de variedades, sin embargo, es posible hacerlo si se quiere conseguir que sus flores tengan una tonalidad diferente. Hay muchos Árboles con flores que tienen una variedad de colores en sus flores gracias al resultado exitoso de un injerto. Se deberán seguir los pasos explicados a continuación para hacerlo de la forma correcta:

  • Lo primero será cortar una rama que como mínimo tenga un centímetro de grosor. Se deberá cortar con profundidad y a cada lado de la rama.
  • Luego de eso se deberá colocar sobre el corte el injerto tomado de otra especie de flamboyán.
  • Lo último será utilizar cinta adhesiva para mantener esa unión, se debe forrar el lugar donde se unieron las ramas.

Cuidados básicos del flamboyán

Esta no es una especie que exija cuidados realmente específicos, en un Árbol relativamente resistente, pero hay que tener en cuenta algunos puntos para que su crecimiento sea saludable.

Iluminación y temperatura

Es una especie que no resiste muy bien la sombra, ella es la que da sombra al punto de ser considerada una especie invasora porque no permite que otras plantas (que necesitan luz directa) crezcan con normalidad. Por lo que hay que cultivarlo en un lugar donde la luz del sol le llegue por completo, la semisombra no será una buena opción.

cuidados del flamboyán

Esta especie puede ser sembrada y cuidada como un bonsái, pero si estará dentro de la casa por un tiempo se debe tener en cuenta esta necesidad de sol. De modo que si se mantiene en una ventana o terraza él crecerá con rapidez, si se mantiene en un lugar con semisombra crecerá con más lentitud, pero no lo hará totalmente saludable.

No resisten muy bien el frío, mucho menos cuando apenas están creciendo, el flamboyán puede sobrevivir los 10° C hasta los 35° C, aunque hay algunas especies que extrañamente han resistido temperaturas menores a los 5° C sin mucho problema, pero son casos puntuales, aunque algunas personas han logrado protegerlas de un clima frío con menos de 5°C con ciertos cuidados.

Para esto es necesario cubrir el árbol con plástico y mantener su tierra húmeda, sin embargo, el riego es algo que necesita atención porque si se riega con un agua demasiado fría igualmente se verá perjudicado el flamboyán. De modo que se deberá regar solo cuando el clima parezca ser favorable. Igualmente, se deberá abonar cada vez que se riegue, con un abono que se caracteriza por ser azul y presentarse en bolitas pequeñas.

El clima y la temperatura son puntos importantes a tomar en cuenta porque como se indicó, esta especie puede perder sus hojas por completo, puede perder solo algunas o puede no perder ninguna. Será una especie perenne si en el lugar en el que se encuentra predomina el clima cálido, donde los grados pueden variar entre los 10 y los 35°.  Un ejemplo serían las regiones con clima tropical húmedo, donde el clima es cálido, pero hay lluvias que impiden que la especie muera.

Cuando es perenne no pierde sus hojas, sino que reemplaza las viejas por unas nuevas. En cambio, cuando es semi-perenne pierde una parte de ellas, lo es cuando se encuentra en un lugar donde la temperatura es de 10° C como mínimo y 18° C como máximo. Finalmente, será una especie caduca cuando esté en un lugar con climas menores a los 5 °C o la época de sequía es bastante fuerte. El momento en el que perderá todas sus hojas será cuando transcurra el otoño o el invierno.

temperatura ideal para el flamboyán

Riego

El riego que el flamboyán necesita debe ser constante cuando se está en la época del verano, con una frecuencia de al menos una regada un día sí y uno no o cada dos días (esto sería si en esa época la temperatura asciende los 30°. Ya cuando termina el verano se deberá reducir el riego, durante todo el año se podrá regar mínimo una vez semanalmente y máximo dos veces.

Tierra

El flamboyán se adapta a muchos tipos de tierra, por lo que escoger un sustrato específico no será un dolor de cabeza con esta especie. Aun así, la tierra ideal es la turba negra, se puede preparar con un poco de humus o con perlita. El enfoque debe hacerse en el abonado, se deberá escoger uno con rápido efecto que sea acorde con la rapidez de crecimiento del flamboyán, un ejemplo sería el guano o el que tiene bolas pequeñas de color azul. Aunque en el envase se dan indicaciones sobre la aplicación del producto se recomienda colocar media dosis del abono de bolas azules cada mes, esto mientras transcurre el otoño y el invierno.

Plagas y enfermedades

En cuanto a las enfermedades que esta planta puede sufrir hay que comenzar diciendo que realmente no son muchas, pocas veces se ha visto que se enferme o se vea minada por alguna plaga a excepción de las cochinillas y los pulgones. En caso de que el flamboyán que se cuide tenga estas plagas se deberá optar por aplicar un insecticida con Piretrina, esto servirá para eliminarlas.

Ahora bien, en muchas entradas de este blog se hace énfasis en cuidar de no regar en exceso, esto perjudica a las plantas no solo llevándolas a la putrefacción sino permitiendo que se forme una humedad ideal para la formación de hongos que enferman la planta. En este caso, el hongo phytophthora es el que crece cuando se riega demasiado. Sin embargo, hay una solución y es aplicar cualquier tipo de fungicida que ataque variedades de hongos.

flamboyán

Hábitat

Primeramente, el clima que prefieren es el tropical y subtropical, es en las zonas que tienen este clima que es posible ver crecer el flamboyán saludablemente. También han crecido algunos en zonas con alta salinidad o con más clima seco, pero sus lugares ideales para el crecimiento saludable con los tropicales. Esto por el lugar de donde viene, como podremos ver a continuación los lugares en los que abunda son principalmente tropicales.

Su lugar de origen es el bosque seco caducifolio de Madagascar donde irónicamente en la actualidad se encuentra al borde la extinción. Durante años se fue distribuyendo a otras naciones del mundo donde sí es posible encontrar una gran cantidad de ejemplares, en Estados Unidos se puede ver en cuatro de sus estados: Texas, en las Islas Vírgenes, Florida y Hawái. Mientras que en México se encuentra en casi todas sus regiones.

Además de México también es posible encontrarla en otros países de América Central y así se fue desplazando hacia la República de Cuba, el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, República Dominicana y hacia casi todos los países de América del Sur:

  • Argentina
  • Bolivia
  • Brasil
  • Colombia
  • Ecuador
  • Paraguay
  • Venezuela

En cuanto a los otros continentes, en India y en Australia se encuentran bastantes ejemplares, en el archipiélago de Canarias y en la Región Autónoma de Madeira se han registrado muchos de estos árboles, en España se pueden encontrar específicamente en Cádiz, en Alicante (en su zona costera) y en Valencia (en su zona costera).

Amenazas

En cuanto a las amenazas de esta especie las más conocidas la afectan como a otros árboles, por ejemplo, los incendios forestales (como amenazas naturales) o la destrucción de sus hábitats, la tala, la quema de territorios y la contaminación (como amenazas humanas).

No es una de las especies que puede ser considerada en peligro de extinción, solo en su lugar de origen, pero hay muchos ejemplares en el mundo, por lo que se clasificó como “preocupación menor”. Fuera de eso también se ve cómo crece en ciertos espacios protegidos.

(Visited 246 times, 1 visits today)

Deja un comentario