Flor de Iris: Características, Cultivo, Cuidados y más

Existen muchas flores que nos alegran la vida con sus hermosos colores y en muchos casos, con sus agradables aromas, sin embargo, al hablar de la flor de iris tenemos que reconocer que esta hermosa especie está llena de una increíble paleta de colores, además de tener una importante simbología.

¿Qué es la Flor de iris?

La flor de iris de nombre científico Iris Germánica, es  originaria de Europa y procede de la familia de las iridáceas, aunque también es reconocida como lirio. Cabe acotar que el nombre de esta especie de flor personifica a la diosa del arcoíris, la cual es la  responsable de llevar los mensajes de los dioses al hombre en la tierra.

La palabra “Iris” proviene del griego “Eiro”, el cual significa de hermosos colores, una terminología que le hace justicia al bello aspecto de esta flor. Posee una forma muy particular, además de un aroma espectacular que puede cautivar a cualquiera sin ninguna duda.

Esta planta es utilizada en la mayoría de los casos como adorno, aunque muchas personas también suelen utilizar sus raíces para sacar un líquido que sirve como laxante natural. Estas se pueden encontrar en diferentes colores, como amarillo, rojo, blanco y jaspeada.

La flor de iris tiene una gran variedad de especies, las cuales se pueden encontrar en diferentes tamaños y colores, y aunque no son iguales, todas comparten la belleza. Muchas personas tienden a confundirlas con algunos Tipos de orquídea, pero cuando se miran minuciosamente, se puede notar que existen algunas diferencias entre ambas especies.

En cualquiera de sus colores, la flor de iris logra captar la atención de forma muy rápida y se cataloga como una de las más hermosas entre las flores. Son plantas perdurables, sus flores tienen tres pétalos externos y tres internos, son grandes y emanan un exquisito aroma.

Las flores de Iris en todas sus variedades poseen una amplia variedad de significados en cada cultura donde se encuentren, sin embargo, las más comunes  alrededor del mundo son la pureza, nobleza, generosidad,  perfección y el honor.

Características de la Flor de Iris

  • Existe mucha variedad en el tamaño de la Iris, por ejemplo; se pueden encontrar desde los 10 centímetros, que son el iris de rocas, hasta 1,20 metros, que suele ser el iris de los jardines.
  • Sus hojas tienen un color verde claro y se desarrollan alzadas con forma de cinta, las mismas pueden medir hasta 40 centímetros.
  • Las flores son muy grandes, se desarrollan en grupos de hasta seis ejemplares, donde el color siempre será de acuerdo a la especie a la que pertenezca.
  • Sus tallos son erectos, algunos tienen ramificaciones mientras otros son simples, macizos y huecos.

¿Cómo cultivar una flor de iris?

De la flor de iris se puede encontrar una variedad un poco mayor a las 200 especies, de forma que si tu deseo es cultivar una o varias de estas plantas, entonces solo hay que ofrecerles algunos cuidados que ellas requieren para crecer de forma saludables.

En primer lugar, lo que se debe hacer es averiguar según la zona y el tipo de suelo, cuál de las especie de estas plantas se pueden cultivar en ese lugar y luego de tener claro esto, se procede a transportarla al jardín y sembrarla en él.

Sin embargo, hay que tener presente algunos detalles muy importantes para la siembra de ellas, como el clima, ya que esta flor por lo general debe sembrarse a finales de la época de verano, en las temperaturas calientes, lo cual la ayudará a crecer saludable y muy fuerte, así cuando lleguen las temperaturas bajas o el invierno, la flor no sea tan débil.

Cuando procedas a sembrar la flor de iris, debes colocar una parte del bulbo debajo de la tierra, mientras la otra debe quedar expuesta, esto es importante ya que si el  bulbo quedará completamente bajo tierra, esto evitará que la planta desarrolle bien sus flores, pues tienen una fuerte necesidad de recibir la luz del sol.

Es por esta razón que lo más sensato será sembrarla a unos seis centímetros de la superficie de la tierra, además debes dejar un espacio considerable entre las plantas de iris es decir un aproximado de 30 centímetros más o menos, de esta forma se les dará espacio a sus raíces para que se extiendan tranquilamente, sin tropezar unas con otras y que de esta forma sus flores pueden desarrollarse sanas.

El suelo para sembrar esta flor debe tener un buen drenaje, es decir debe permanecer húmedo, sin embargo, tampoco debe estar inundado, a fin de que la planta no se pudra. Pues si se colocan en maceta, entonces lo recomendable es colocar debajo de esta un plato grande de cerámica, con la finalidad de que se conserve humedad todo el tiempo.

Sin embargo, aún se les debe regar constantemente pero sin excederse, por eso es recomendable que se riegue cada 5 días, con la intención de que se mantenga siempre la humedad, sobre todo en los tiempos de florecimiento. Hay que tener presente que según el crecimiento de la planta, el regado de las mismas será con menos frecuencia, mientras en la temporada de humedad no será necesario hacerlo.

Las plantas de Iris pueden vivir aproximadamente entre unos 5 a 0 años, claro que el tiempo de su larga o corta vida siempre va a depender directamente de su cuidado y mantenimiento, también es necesario dentro de estos cuidados colocarles un poco de fertilizante orgánico idóneo para las plantas bulbosas, luego de que éstas florezcan.

Cuidados de la flor de iris

Tener una planta de flor de iris requiere algunos cuidados específicos, con la intención de que esta se conserve saludable y en buenas condiciones, aunque no son muchos y son realmente fáciles. Pero también es importante recordar siempre la importancia de estos cuidados para la planta:

  • Cortar las flores que se encuentren marchitas, pero solo se debe retirar la flor, mientras su frondosidad se deja en la planta hasta que esta tenga un color amarillento, debido a que esto es bueno para el próximo florecimiento.
  • Se debe estar pendiente de retirar las malas hierbas en las raíces de la planta a fin de conservarla limpia.
  • Esta planta no se debe regar en exceso, ya que no necesita de mucha agua para desarrollarse.
  • Al igual que otros Tipos de flores, la flor de iris puede enfermarse, de forma que hay que estar alerta en el caso de que esta llegue a presentar algún síntoma de enfermedad, con la intención de tratarla lo antes posible.
  • Estas plantas son muy fuertes, sobre todo cuando logran crecer mucho, por esta razón suelen tolerar muy bien el invierno y pueden crecer sanas aun estando en climas fríos, sin embargo, se adaptan mucho mejor al clima cálido.
  • Suele ser fácil de encontrar en los jardines de cualquier parte del mundo, por lo que se puede decir que es una flor común y muy valorada, gracias a la variedad de los colores y aroma que poseen, haciendo que formen parte de muchos arreglos florales.

  • En su diversidad de colores y texturas, se pueden encontrar algunas aterciopeladas o satinadas, que suelen ser muy grandes y ocupan perfectamente el espacio de cualquier jardín, maceta y arreglo, sobre todo cuando se les acomoda en conjunto.
  • Estas plantas suelen encontrarse en gran parte del hemisferio norte, como en regiones de Europa, norte de África, Medio Oriente y América del Norte.
  • A esta flor suelen darle muchos significados dependiendo el lugar donde se ubique, por ejemplo; una flor de iris en color blanco es el símbolo de esperanza, en cambio las de color azul son señal de buenas noticias y si es una de un iris común entonces se relaciona con factores que enaltecen al espíritu, lo único en lo que suelen coincidir sus significados, es que siempre simbolizan buenos aspectos de la vida.

Tipos de Flor de Iris

Esta es una familia que engloba a una gran cantidad de especies y ejemplares, unos más hermosos que los otros, es por eso que te indicamos cuáles son las especies más conocidas de flor de iris.

Iris Pallida

Es también llamada flor de lirio de Florencia, es una espectacular y maravillosa flor que emana un rico aroma, con unos colores propios como el violeta y el blanco. Esta necesita de la luz directa del sol, sin embargo, puede crecer muy bien con la luz indirecta y tolerar climas muy fríos, de forma que puede desarrollarse en diversos ambientes.

Sin embargo, cabe acotar que esta planta amerita de suelos bien drenados, que conserven la humedad que necesitan para su desarrollo, evitando siempre los excesos de agua. Estas se reproducen por medio de la polinización, por lo que se pueden denominar como hermafroditas.

Esta planta en particular suele llegar a tener un metro y hasta un poco más, mientras que el ancho suele llegar hasta 1,5 metros. Además se dice que tienen propiedades medicinales y curativas, con las que se tratan afecciones gastrointestinales, como vómitos, gastritis y también enfermedades respiratorias, como  el caso del asma y la bronquitis.

flor de iris pallida

Iris Japonesa

Es una planta que crece de forma silvestre en los suelos japoneses y otros del continente asiático. Son Flores japonesas de color púrpura azulado y conocidas por poseer una increíble belleza, la cual tiende a ser muy atractiva visualmente, razón por la cual tienen mucha demanda para decorar jardines y huertas caseras, pueden estar sembradas directamente en suelo o en macetas.

flor de iris japonesa

Iris siberiana

El iris siberiana es proveniente es llamada también lirio siberiano, esta planta es un poco más pequeña que el resto de las de su especie, donde la altura más alta que logra alcanzar es de 60 centímetros. El color de estas flores es el azul violáceo y el amarillo claro, cada planta tiene entre 1 y 3 flores, debe, ser plantada en suelos arenosos, requieren de poco riego y abundante luz solar.

flor de iris siberiana

Iris Germánica

Conocida por ser una planta muy fuerte, que se adapta fácilmente a todo tipo de suelo y se propaga de manera rápida, por eso existe una gran variedad de estas flores en diferentes colores, como el rojo, amarillo, blanco, azul o púrpura.

Esta planta suele cultivarse mayormente en los suelos arenosos, siempre y cuando tengan un buen drenaje, a fin de evitar el exceso de agua, también requieren sol directo para un buen desarrollo y crecimiento. Suelen llegar a tener hasta un metro de altura, sus hojas tienen forma de sable y cada planta suele tener de 3 a 10 hojas que crecen hasta los 40 centímetros.

Sus flores son realmente maravillosas, con un aroma muy agradable y suelen ser un excelente adorno para el jardín. Se pueden sembrar en el suelo directamente y también en macetas que estén bien acondicionadas.

flor de iris germánica

(Visited 66 times, 1 visits today)

Deja un comentario