Planta de Jade: Origen, Características, Cuidados y más

En los hogares donde se siembran variedades de plantas no puede faltar la planta de jade, esta especie puede ser muy sencilla de mantener una vez que se conocen los cuidados que exige, los cuales no son muchos sino los necesarios para evitar su muerte. Se explicarán cada uno de ellos en las siguientes secciones.

Planta de jade

La primera descripción de esta planta fue hecha en 1768 por Phillip Miller, años después (1917) George Claridge la incluyó en el género Crassula al cual pertenece la Crassula ovata, término utilizado para hacer referencia a la planta o al árbol de jade. “Crassula” es un término que proviene del latín y significa grueso o espeso, mientras que “ovata” (que proviene del mismo idioma) significa ovalado. Todo esto en referencia a sus hojas.

De los reinos de los seres vivos esta especie pertenece al género mencionado, que a su vez se encuentra dentro de la familia Crassulaceae la cuál ha sido clasificada como una de las que contiene el orden Saxifragales, clase Magnoliopsida, división Magnoliophyta y todo dentro del reino Plantae, por supuesto. Es una especie que tiene una distribución mundial tal que en gran parte de los países de los continentes es posible encontrar una de ellas.

Su distribución va de la mano con su facilidad para reproducirse (más adelante se hablará de ese aspecto), esto permite que las personas las siembren en grandes cantidades, las vendan o las regalen y así colaborar más con su distribución. Además de eso son unas plantas que visualmente resultan muy hermosas para muchas personas, por lo que tener una en casa es muy común en muchos países de América y Europa.

Esta es una planta que además de tener un significado ornamental en Asia, ha sido utilizada para prevenir el herpes en los labios. Ya que con sus hojas puede hacerse un jugo que al ser aplicado sobre el labio previene los herpes y además protege la zona cuando se ha sufrido alguna quemadura.

planta de jade

Origen

Esta planta viene de Sudáfrica, su facilidad de cuidar y su resistencia permitieron que fácilmente fuera distribuida a Europa, a Asia y luego a América. Ha sido considerado por muchas personas como un árbol con muchos significados, por ejemplo, en China es asociada con el dinero y la prosperidad, hay otra planta del dinero en esa nación y a menudo es confundida, físicamente es similar y los cuidados son muy parecidos también.

En ambos casos tener una de estas plantas en casa ayudaría a atraer dinero a la familia que habita ahí o en todo caso ayudaría a atraer energías financieras que ayudarían económicamente al futuro de sus cuidadores. Esto se debe a muchas cosas, entre ellas puede tomarse en cuenta la relación psicológica que se hace del color verde con la riqueza, además de ser un color que representa la naturaleza se le asocia con el dinero y aunado a eso la planta de jade tiene hojas que son similares a las monedas de jade Chino.

No solo en esta nación sino en toda Asia esta planta tiene un significado especial para sus habitantes, es una planta ornamental, permite que el hogar o el negocio en el que se cultive tengan abundancia. Es algo que no solo se ha transmitido de boca a boca por todo ese continente sino que forma parte de escrituras religiosas. En el Feng shui, por ejemplo, se describe esta planta como la del dinero o el árbol de la abundancia. Lo ideal es que los hogares las tengan cerca de la luz, en esquinas o en la habitación principal.

Otra relación que tiene esta planta se hace con la amistad, regalar un árbol del dinero es un gesto de amistad muy significativo por lo que con el paso del tiempo el símbolo de la amistad en muchos países es la planta de jade, esto va de la mano con lo mencionado sobre su distribución por todo el mundo. Estos son significados que la cultura de una nación atribuye a ciertos objetos, plantas o animales, en otros países la planta de jade no es más que una especie bonita.

Características

Como primera característica sobre la planta de jade se mencionará su resistencia a temperaturas frías, las cuales pueden ser de -2 C° en adelante, sin embargo ellas no lo toleran por mucho tiempo. Esta planta mayormente tiene hojas en sus tallos cuyo tamaño varía entre los 3 y 7 centímetros, su forma es ovalada y gruesa de un color verde brillante, varias de las hojas pueden tener tonos rojizos en sus bordes.

En cuanto a sus tallos ellos son verdes también al principio, cuando son más viejos se van tornando marrones oscuros o claros, aunque mantienen tonos verdes en algunas partes. Tienen un tronco central bastante grueso que concuerda con el crecimiento arbustivo que las caracteriza, de esta forma pueden crecer hasta los dos metros con un poco de lentitud.

La floración de la planta de jade se da al final del otoño hasta que comienza el invierno, aunque a veces florean solo cuando comienza el invierno. Es necesario que durante todo el otoño sea regada para que pueda florear y ver sus flores blancas que tienen tonos rosas cuando ya están grandes en las puntas de sus pétalos, el tallo donde ellas crecen es rojo. Lo que hace juego con las zonas rojizas que se ven en sus hojas y con la posición opuesta que tienen las hojas (unas frente a otras en todo el tallo).

Desde el principio de su cultivo en África la plantación de este árbol ha sido en las montañas, donde el suelo es rocoso y el clima es cálido. Ese clima no las condiciona a las estaciones calurosas solamente, ellas pueden resistir muy bien el calor cuando es una temporada de sequía, algo que va de la mano con su sensibilidad a una cantidad excesiva de agua. No solo el exceso de agua es lo que las puede dañar, demasiado sol puede quemar sus hojas. De hecho el rojo que algunas tienen se debe a la insolación.

planta de jade

Lo recomendable es que reciban la luz solar unas seis horas al día, mientras que el frío no debe ser durante demasiado tiempo porque sus hojas pueden caerse o la planta puede pudrirse poco a poco. Cuando el sustrato donde están sembradas está seco ellas resisten bien las bajas temperaturas de una helada, sin embargo, cuando está húmedo no suelen tolerarlos muy bien.

Ahora bien, es posible ver dos tipos de planta de jade, una muy popular que es conocida como Crassula Ovata Hobbit y otra que es vista con menos frecuencia y tiene el nombre de Portulacaria Afra. La primera de ellas es la es mantenida en el interior de las casas o coleccionada por los jardineros y amantes de las plantas hermosas. Se mantienen bien en una habitación por que no suelen crecen con mucha rapidez y pueden alcanzar menos de un metro de una forma lenta y calmada.

Generalmente las hojas de la Crassula Ovata Hobbit son tan abundantes que no se puede ver mucho el tallo cuando tienen pocos días de crecimiento, luego de eso sí es posible ver más partes de él. De resto las hojas serán las protagonistas, con sus ligeras curvas a los lados que permiten que el sol varíe sus tonalidades de verde. Ese verde intenso y brillante también se ve acompañado de tonos púrpuras o rojos.

Algo relativamente negativo es que este tipo de planta de jade en particular no suele florear con frecuencia, solo cuando ya tienen varios años y se les ha cuidado muy bien es que pueden brotar sus flores blancas, aun así solo sus hojas y su forma en general brinda cierta belleza al espacio en el que se encuentren.

planta de jade

La Portulacaria Afra a diferencia de la planta de jade mencionada anteriormente tiene una forma de árbol pequeño, una especie de bonsái que igualmente es plantado y mantenido en el interior de las casas, de hecho son estas las más especiales cultivadas en Asia.

Su mantenimiento no es muy exclusivo o exigente, crecen mucho menos que el otro jade y lo que requieren es que sean podadas en sus ramas inferiores para que se pueda ver su tronco y adquirir la forma de bonsái. De lo contrario crecerá horizontalmente como un arbusto más pequeño que la variación anterior.

¿Cómo sembrar un árbol de jade?

Se había mencionado anteriormente que la reproducción de esta planta no es algo muy complicado, es posible multiplicarla con esquejes o puede esperarse que sus semillas hagan el trabajo. En caso de que se desee plantar otro árbol de jade por medio de un esqueje es necesario cortar o una hoja o la punta de una de las ramas que tenga algunas hojas. Cuando ya se ha cortado algunas personas suelen colocar canela en polvo (una pequeña cantidad) en su parte cortada para que se reproduzca.

Otras personas solo las dejas en el aire libre para que “sane”, la primera opción impide que algunas bacterias o plagas infecten la planta y esta no muera antes de que si quiera sea plantada. En cualquier caso lo que se deberá hacer después es preparar esta parte de la planta y luego de que haya estado mínimo por un día al aire libre se deberá colocar en la tierra (esto solo debe ser cuando el corte se encuentre casi seco).

Cuando lo esté solo se deberá colocar en la tierra fértil del jardín o de cualquier lugar, puede ser una maceta o directamente en el suelo, la tierra deberá mantenerse húmeda y muchas personas recomiendan que esté apretada. En caso de que sea una maceta se recomienda escoger una medianamente grande para que pueda crecer sin restricciones y sin exigencias de un cambio. Como son plantas que mayormente se tienen en el interior su crecimiento puede ser controlado y eso permite su estadía en casa.

Es importante tomar en cuenta que el crecimiento de estas plantas es más abundante cuando son plantadas durante la primavera, si se desea plantar en cualquier lugar es recomendable que se haga en esta época del año que es donde muchos árboles suelen florear y crecer con más fuerza, por ejemplo, los Árboles con flores como el Magnolio, el Ciclamor del Canadá, el árbol Jacaranda, entre otros.

Esta recomendación también aplica con su trasplante, esto en caso de que se desee trasladar esta planta de una maceta que parece que se ha quedado pequeña para sus raíces (normalmente salen por el drenaje de la misma cuando ya tienen tres años o un poco más) o cuando se desee cambiar a una nueva zona del jardín. En cualquier caso es la primavera la época ideal para esto, su supervivencia estará asegurada en este momento. Aunque esto no excluye la necesidad de que su movimiento sea de forma cuidadosa.

Reproducción

Muchas personas luego de cortar las ramas de esta planta la dejan más de un día secando, máximo pueden resistir cinco días si reciben luz del sol y un poco de agua. Por sí solas ellas comienzan a echar raíces cuando se encuentran plantadas en una maceta, sin embargo, es necesario regarlas, colocarlas en lugares donde reciban sol y tengan sombra en algún momento ya que cuando se secan demasiado pueden morir antes de los diez o siete días que tardan en echar raíces.

En cuanto a las semillas, ellas requieren cuidados un poco más detallados, por ejemplo, estar expuestas al aire libre no es muy recomendado, por lo que será necesario cubrirlas un poco con tierra fértil arriba y separarlas de otras semillas. Algunas personas las siembran por capas en las macetas, colocando entre ellas perlita. Al igual que los esquejes ellas deben ser regadas al mínimo 3 veces a la semana, igualmente deberán estar en un lugar con sombra media y se verá cómo crecen en una semana.

Cuidados de la planta de jade

Cuando ya se tenga una planta de jade en casa sembrada como ha sido explicado anteriormente, lo que quedará será ocuparse de ciertos cuidados que necesita. Para conocerlos se comenzará explicando cómo debe mantenerse la superficie en la que se ubicará esta planta, luego de eso cómo debería ser fertilizada, regada, cuánta iluminación debe tener cuando se ha colocado en el exterior, cómo puede ser cortada y finalmente las plagas y enfermedades que las suelen atacar.

Superficie

Una planta de jade debería estar ubicada en un lugar donde reciba buena cantidad de luz solar diariamente (seis horas aproximadamente), pero que tenga sombra para el resto del día. Colocarla cerca de un árbol puede ser una buena idea, ya que sus hojas podrán filtrar los rayos de luz y ella recibiría luz solar de buena manera. En caso de que se tenga dentro de la casa no se recomienda colocarla en ventanas donde reciban demasiada luz solar, las habitaciones con poca iluminación también son buena opción.

Es necesario que el sustrato en el que la planta de jade cultivada sea poroso, esto para que el agua con la que sean regadas pueda drenarse correctamente y no mantener demasiado húmeda la tierra, de esta manera se impide el exceso de agua. Además de eso se recomienda ubicarlas en una maceta grande o en una zona con espacio para que puedan crecer, tomando en cuenta que suelen crecer de forma horizontal.

En caso de que se decida colocarla en una maceta esta debería tener un buen drenaje para que su tierra no esté húmeda por demasiado tiempo, puede colocarse la mitad de tierra y la mitad de perlitas para mejorar esa tierra. En caso de que no esté en una maceta sino en un jardín se recomienda mezclar la tierra en la que estará con un poco de arena, de manera que se prepare mejor su superficie para el drenaje que necesita.

Fertilización

El abono de las plantas es algo necesario todo el año, esto garantiza el crecimiento saludable de todas ellas. Las plantas de jade entran en ese grupo, por lo que se recomienda mantenerlas con abonos frecuentemente, especialmente cuando se está en la época de la primavera y en el verano que es cuando reciben mayor cantidad de sol.

Sin embargo, es necesario hacer una buena elección del abono para la planta de jade, tomando en cuenta lo explicado anteriormente sobre su superficie porosa el abono puede perderse cuando se riegue la planta. Por lo tanto, será necesario que se riegue antes de aplicar el abono. De cualquier manera el abono que sea orgánico funcionará, una recomendación es el hummus de gusanos.

Regada

Las características sobre su resistencia a las grandes cantidades de agua mencionadas anteriormente debieron dar una idea del tipo de regada que necesita, lo ideal sería asegurarse de que la tierra ya está seca antes de que se vuelva a regar. Cuando es temporada de lluvias tardará un poco más que cuando es verano y el calor la seca con más rapidez, las regadas pueden ser mínimo una vez al día y máximo 4 a la semana, la recomendación es que humedezca bien la tierra para evitar una deshidratación.

Hay varias formas de regarlas, una de ellas es haciendo huecos alrededor de la planta y luego regar o meter toda la maceta en un cubo con agua hasta sumergirla por la mitad y dejarla ahí por media hora.

Poda

La poda de la planta de jade es importante para garantizar que ella crezca de forma controlada, esto se hace más necesario cuando se mantiene esta planta en el interior del hogar. Para podarla se deberán identificar sus partes secas y marchitas, cuando se hayan cortado se pueden cortar partes sanas (que servirán para plantar más jade). No se recomienda cortar muy cerca del tronco, se puede cortar el resto para dar forma y asegurarse que crezca de la forma deseada.

Enfermedades

Esta planta crassula puede sufrir por hongos, ácaros, cochinillas y cuando se riegan demasiado se pudren, algo común en las plantas llamadas “suculentas” por lo que solo se debe ubicar bien la planta para evitar infecciones y prestar atención a su estado frecuentemente, esté fuera de casa o no.

(Visited 284 times, 1 visits today)

Deja un comentario