Planta potus: Cultivo, riego, cuidados y más

Según la NASA la planta potus se encuentra en el top cinco de las plantas que mejor purifican el aire, esto según un experimento que realizaron en un espacio cerrado. Estas plantas son ideales para mantener en casa o en un jardín con un poco de sombra, se explicarán algunas características y recomendaciones para su cuidado a continuación.

beneficios de la planta potus

Potus

La planta potus tiene como nombre científico Epipremnum aureum y también se conocer como pothos o potos, es una especie que pertenece a la familia Araceae, del orden Alismatales, clase: Monocotyledoneae del reino Plantae. Una especie de enredadera que mayormente es plantada en casa y que tiene facilidad para adaptarse a diferentes espacios, por lo que su resistencia la hace ideal para un hogar donde no será necesario que se le preste una atención especializada diariamente.

Además de ser una planta resistente a la contaminación y a climas cálidos o fríos, es bastante generosa con el espacio en el que se encuentra, limpiándolo con sus procesos biológicos y dándole un toque verde al lugar que puede resultar muy hermoso para aquellas personas que les encantan las enredaderas. Las características y cuidados que necesita, que serán explicados más adelante, permiten diferenciarla de otras especies que requieren muchos más cuidados, como algunas Plantas de interior con flor.

Esta especie generalmente es plantada a modo de decoración, no solo en los hogares de cualquier persona sino en lugares públicos como oficinas, centros comerciales, fuentes, parques, etc. Realmente el color de sus hojas y la forma en la que se enredan resulta bastante atractivo, aunado a eso es muy buena combatiendo la contaminación de espacios cerrados. Este dato de su cultivo en lugares públicos permite hacerse una idea de los pocos cuidados que necesita.

Características

La planta potus tiene una serie de características físicas que se mencionarán en la siguiente lista:

  • Son enredaderas con tallos relativamente delgados (2 centímetros de diámetro) que pueden llegar a medir hasta 20 metros de alto si la superficie en la que se encuentran se lo permiten.
  • Sus hojas tienen forma de corazón, con un largo de hasta un metro y un ancho que puede ser de 50 centímetros, estas medidas las alcanza una planta ya madura. Pueden ser de color verdoso, amarillo e incluso pueden tener manchas blancas.
  • Es una especie capaz de florecer, pero esto es muy inusual. Si se quiere conseguir la floración se deberá suministrar artificialmente. Por lo demás, no importará donde se encuentre plantada o si ha crecido de forma natural en cierto terreno, su naturaleza no le permite florecer tanto como otras especies.

Reproducción

Tomando en cuenta que su floración es muy inusual, la reproducción sexual de la planta no es una opción si se quiere multiplicar por medio de semillas. Es más rápido y sencillo optar por la reproducción asexual que es posible retirando un esqueje de la planta original y plantarlo en otro lugar. Este esqueje debe medir entre 15 o 20 centímetros, cuando se haya cortado deberá ponerse en un recipiente con agua para que comiencen a salir sus raíces, esto puede tardar unos días o hasta dos semanas.

Cuando se observe que las raíces ya están lo suficientemente grandes se podrá plantar en una maceta nueva, se recomienda colocar una vara en el centro para que ella pueda comenzar a trepar, aunque también se puede colocar la maceta en un lugar alto y la planta potus se irá expandiendo hacia abajo. Finalmente, se recomienda hacer la reproducción de la planta potus cuando comienza el otoño o la primavera, en esas estaciones se podrá ver cómo las raíces brotarán con rapidez.

Consideraciones y beneficios

En caso de se tenga mascotas en casa como gatos y perros, se deberá considerar que la planta potus ha sido clasificada como especie tóxica para esos animales provocándoles irritación oral, dificultar para tragar e incluso vómitos si tratan de ingerirlas, esto según la Sociedad americana para la prevención contra la crueldad hacia los animales o ASPCA. Mantenerla en lugares altos es una buena solución y tomando en cuenta que es una enredadera no será difícil mantenerla ahí.

También se debe tener en cuenta que la planta potus crece rápidamente, en un año puede alcanzar más de medio metro si su sustrato tiene los nutrientes necesarios para su óptimo crecimiento. Por lo que se deberá encontrar un lugar en el que no se necesite cambiar de puesto a medida que vaya expandiéndose (si se colocará dentro del hogar), para esto se puede hacer un jardín vertical con varios tubos y macetas para que ella para trepándose.

características de la planta potus

En cuanto a los beneficios, se ha demostrado que es capaz de eliminar tres tóxicos que se encuentran en el aire, por lo que hace una limpieza que combate la contaminación durante su vida. Estos tóxicos son el formaldehído, el xileno y el benceno, el primero provoca algunos tipos de cáncer en las personas, el segundo provoca dolores de cabeza, náuseas e incluso afecta el sistema nervioso central. Mientras tanto, el tercero provoca mareos, fatiga e incluso acelera la muerte de una persona.

Estas consecuencias negativas ocurren si se ingieren cantidades considerables de estos gases, de forma directa o poco a poco. En todo caso, la planta potus se encarga cada día de eliminar estos tóxicos a medida que se va desarrollando en el interior de una casa o incluso en el jardín.

Cuidados del potus

Se ha mencionado en toda esta entrada que la planta potus es una especie bastante resistente, no solo ha condiciones del espacio que no sean favorables (como la contaminación con humo, altas temperaturas, etc.) sino que también un mal cultivo lo puede resistir. Aun así, las plantas deben mantenerse cuidadas y bien sembradas para que puedan cumplir con el Ciclo de vida de las plantas sin complicaciones. Es por eso que se mencionan los siguientes puntos a tener en cuenta si se tiene una planta potus:

  • Tierra y abono: El sustrato ideal para la planta potus es aquel que esté combinado con arena con mantillo o que sea permeable preferiblemente, esto no significa que con la tierra estándar con la que se siembran las plantas morirá, ellas pueden sobrevivir con ese tipo de tierra, pero si se quiere asegurar su crecimiento adecuado se deberá considerar un sustrato permeable.

En cuanto al abono, cada mes se podrá colocar abono en su tierra, cualquiera de ellos (como el Humus) e incluso se pueden preparar fertilizantes naturales hechos en casa. Lo cierto es que el momento para abonarlas en una vez al mes cuando se está en invierno, cuando transcurre el verano el abono deberá ser cada semana y durante la primavera y el otoño se puede colocar cada 15 días.

  • Iluminación y temperatura: Lo principal respecto a la iluminación es que esta especie no tolera muy bien la luz solar directa, sus hojas pueden quemarse si es expuesta por demasiado tiempo a la luz del sol. Es por eso que se recomienda ubicarla en un espacio en el que tenga luz indirectamente.

En cuanto a la temperatura, esta es una planta muy resistente originaria del sudeste de Asia que se ha adaptado a diferentes ecosistemas, sin embargo, prefiere aquellos en los que la temperatura varía desde los 17 C° hasta los 30 C°. Este es un rango bastante abierto, por lo que no será necesario preocuparse mucho por cuidarla si se está en un lugar con un clima tropical o cálido.

En cuanto a las zonas con bajas temperaturas se debe saber que el mínimo que resiste es 6 C°, menos de eso podría perjudicar la planta al punto de que se dañarán sus hojas y comenzarán a caerse. Solo ubicándola en un lugar con temperaturas más altas se podrá recuperar.

  • Riego: Es recomendable que cada semana se riegue esta planta y verificar que la tierra se encuentre húmeda, será necesario regarla cada vez que se observe que su tierra se encuentra seca. Al momento de hacerlo es importante recordar que se deben evitar los encharcamientos para que no se “ahogue” la planta.

Enfermedades del potus

Aunque es una especie bastante resistente la planta potus también está expuesta a una serie de plagas o enfermedades que pueden afectarlas, esto no ocurre tanto en otras plantas como los cítricos, pero sí pueden sufrir algunas complicaciones. Por ejemplo, la araña roja, pueden infectarse de bacterias, los hongos pueden atacar sus tallos y sus raíces hasta pudrirlos y también pueden atacar sus hojas hasta mancharlas y deteriorarlas por completo.

Igualmente, sus hojas pueden cambiar de color y verse de un amarillo diferente al que puede verse normalmente en sus manchas o incluso marrón, esto ocurrirá cuando se riegue en exceso la planta o cuando no se le coloquen los abonos suficientes según lo explicado anteriormente, sus hojas amarillas serán un indicio de que la planta se está pudriendo poco a poco.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario