¿Cuáles son las mejores Plantas del Desierto para tu jardín?

Las plantas del desierto, son aquellas que por excelencia tienen la virtud y capacidad de aguantar las diversas extremas incidencias climáticas. Por ello, tienen la habilidad de las mejores estrategias para que las grandes sequías, aisladas precipitaciones y altas temperaturas no las agoten. Descúbrelas aquí.

Plantas del desierto

Plantas del desierto

El reino de la naturaleza es tan magnífico que hasta en las situaciones más adversas las plantas son capaces de desarrollar mecanismos para sobrevivir. Así es como sucede con las plantas del desierto, que para mantenerse con vida, han tenido que ser audaces y adaptase al entorno. Esto es porque logran ser expertas al no doblegarse, ante el embate del calor inaguantable, las largas y desesperadas sequías y las lluvias esporádicas.

A pesar de la existencia, de la errónea creencia de estimar, que en los desiertos el sustrato puede ser infértil para mantener una Flora, o que la fauna es imposible, no es así. Lo único que realmente es cierto, es que tanto la diversidad que alberga de vegetación, como de animales, se han visto en una obligatoria necesidad de adecuación. Teniéndose, que el motivo, es exclusivamente las condiciones climáticas, las cuales se sitúan en el extremo de los niveles aceptables.

Es de hacer notar, que en todos los continentes, están presentes los desiertos, excepto Europa, que se halla en pequeñas proporciones. Por otra parte, el de mayor extensión mundial es el desierto del Sáhara, del continente africano. Se cataloga desierto, a todo territorio en el que la cantidad de agua proveniente de la lluvia sea inferior a los veinticinco centímetros en un año. No obstante, la superficie total que abarca los desiertos, respecto al globo terráqueo, representa la quinta parte.

Referente a la vida humana en estos lugares, se tiene que la sexta parte de la población mundial, vive en áreas en las que se tiene estas limitantes. En estas localizaciones igualmente existen variantes, porque no solo el calor extremo es lo que azota, también los hay donde se desarrolla un frío excesivo, como sucede en el desierto de Gobi, en Asia.

Plantas del desierto de Gobi

¿Cómo logran sobrevivir las plantas del desierto?

Cada una de estas plantas, posee su particular mecanismo y habilidad. Se tiene por demás, que lo común es el desarrollo de raíces, mucho más largas que las habituales del reino. Esto les permite profundizar más metros en el sustrato hasta llegar donde se encuentra el agua que necesitan para sobrevivir, junto a los nutrientes esenciales y minerales.

Por otra parte, se hallan aquellas plantas del desierto, que son capaces de conservar y/o almacenar el agua a través de sus estructuras especiales, conocidas como plantas suculentas o crasas. Igualmente existen las anuales, en el que todo su proceso se lleva a cabo en el lapso se los doce meses, llegando a reaparecer cumplido el ciclo, para volverse a dar en su totalidad.

Las perennes, también son comunes, con una vida superior a los dos años, las cuales poseen la particularidad de convertirse en inactivas si la condición se los exige. Por lo que, este mecanismo, no les permite morir, sino más bien, les otorga la facilidad de volverse a activar pasada la época fuerte o extrema.

Distintas a las estrategias anteriores de algunas de las tantas plantas del desierto, se hallan otras, que no almacenan agua y no se transforman en inactivas. Teniéndose entonces, que simplemente son capaces de soportar los embates e igualmente vivir. Esto hace posible el hecho de apreciar, de que la longevidad de estas plantas es más extenso de lo que se puede llegar a imaginar. Tal apreciación toma fuerza al verificar que algunas plantas del desierto, pueden inclusive vivir cientos de años.

La influencia humana en la extensión de las plantas del desierto

Desde tiempos remotos, la repercusión humana ha sido capaz de generar cambios en todos los rubros del Planeta Tierra, por lo que, en la flora, no ha dejado de hacerse notar. Muestra de ello, es que las plantas de desierto son capaces de cultivarse en otros lugares, embelleciendo jardines o cualquier zona necesitada de vegetación.

Teniéndose, que su principal búsqueda radica en la baja obligatoriedad de mantenimiento y el regado poco frecuente. Ello es, porque para estas plantas, la flexibilidad que ofrecen y la baja exigencia de cuidado, es altamente notoria, lo cual facilita su cultivo hasta en áreas de recreación o comunes.

Hoy día, una importante diversidad de plantas del desierto ha conseguido ubicar una integración a gran escala, donde su amplitud de especies es parte de la atracción. Siendo importante aclarar, que al igual como las hay resistentes a las elevadas e inclementes temperaturas, también se encuentran las que soportan las muy bajas.

Muestra de ello, son las que inclusive se mantienen a los -25°C. Esto por demás hace posible que se manejen sin inconveniente en los diferentes territorios, siendo un buen ejemplo, las que se cultivan en Europa.

Plantas del desierto influencia humana

Beneficios de expandir las plantas del desierto a los jardines del mundo

Propagar la diversidad de las plantas del desierto existentes a los diferentes jardines del globo terráqueo trae consigo beneficios que no se pueden obviar, donde parte de ellos son los siguientes:

  • Se participa en la cooperación de proteger la diversidad biológica, esto es en el sentido de que se ayuda en que permanezcan las especies. Teniéndose, que, de este modo, las que se encuentran en peligro de extinción alcancen a seguir con vida.
  • No les acarrean peligros, el hecho de ser trasportadas, esto es por su elevada facilidad de adaptación a los diferentes climas.
  • Poseen una escasa exigencia de mantenimiento, por lo que son ideales para cultivarse y embellecer cualquier área.
  • Requieren un regado ocasional o muy distanciado, esto quiere decir, que ayudan a preservar el vital líquido donde se establezcan.
  • Son capaces de captar o conquistar el interés de los insectos, como lo son las normales abejas, teniéndose que las flores que algunos producen son un buen alimento para estas.
  • Embellecen de manera particular, no solo por lo atractiva e inusuales, sino también por lo vistosas de las flores que muchas producen. Cabe destacar que sus flores tienen la virtud de mantenerse en la planta sin marchitarse hasta por cinco meses, a lo largo de las estaciones de la primavera y del verano.

Curiosidades de estas plantas

La vida de las plantas del desierto llena de intriga e interés a todo aquel que las admire, porque están cubiertas por un misterio de sobrevivencia. Esto surge tras la necesidad de conservar o tomar un agua, que le es muy difícil conseguir por su elevada escasez. Estas circunstancias, es lo que las hace tener ciertas particularidades que las induce a ser, tanto originales, como atractivas de cultivar.

Algunas de las muchas especies de plantas del desierto, poseen y desarrollan con su evolución una capa cerosa, bien sea a lo largo de sus hojas o en sus tallos. Teniéndose, que, pues llega a cubrirla, de modo que les otorga disminuir notablemente la pérdida del agua con la incidencia solar y las altas temperaturas.

Por otra parte, se tienen aquellas que poseen numerosos “pelos” de coloración plateada que son capaces de reflejar los rayos que emite el Astro Rey, disminuyendo igualmente la incidencia que este induce.

También se tiene aquellas plantas del desierto, en cuyas estomas, que son las muy pequeñas aberturas por donde la planta lleva a cabo la transpiración, se hallen desarrollados en honda ubicación. Siendo esto lo que permite que sea ínfima la pérdida de agua referida a la evaporación. No obstante, aparte de las anteriores, se encuentran aquellas en la que su astucia radica en dejar caer sus hojas.

Características de las plantas del desierto

Las principales particularidades que identifican a la diversidad de plantas del desierto son:

  • Son capaces de vivir otorgando el más grande ahorro de agua, permitiendo el manejo correcto del vital líquido donde se cultiven.
  • Las plantas desérticas que se catalogan como perennes, son las que poseen una longevidad por encima de los dos años. Para estas, en el momento en el que la incidencia climática le es difícil de llevar, se vuelve y mantiene inactiva hasta que la misma pasa. Por lo que no muere y su semilla y resto del proceso se activa para continuar, solamente en el momento que le es adecuado. Además, son tan astutas, que pueden protegerse de los rayos del Sol y aun así recibir el agua necesaria.
  • Algunas tienen la capacidad de permitirse un desarrollo muy extenso de sus raíces, tanto así, que pueden alcanzar considerables profundidades para tomar el agua, sales minerales y nutrientes.
  • Las que se catalogan como plantas del desierto anuales, cumplen todo su ciclo en el lapso de un año, pudiendo aparecer una planta nueva tras el fin de la precedente. Lo cual quiere decir, que finaliza un ciclo y empieza otro, sin interrupción, por lo que posee continuidad entre la culminación y el comienzo.
  • Muchas son Plantas crasas o suculentas, esto quiere decir que tienen la capacidad de almacenar el agua, por ejemplo, en su tallo, hojas, entre otros.
  • Aparte de las normales diferencias, referidas al sostenimiento ante la incidencia climática, se encuentran muchas otras plantas del desierto, con la singularidad de desarrollar mecanismos de protección como lo son, las conocidas espinas.

Mejores plantas del desierto que se cultivan en jardines

Saber qué plantas hay en el desierto y cuáles son sus características, es indispensable no solamente por el conocimiento que aporta. Su razón implícita y fundamental, es que hace posible la funcionalidad de trasladarlas a los diversos jardines del mundo. Teniéndose por demás, que se le dé el correcto cuidado, permitiendo su preservación sin afectación o desmejora a la planta. En tal sentido, las mejores plantas del desierto que son posibles de cultivar en los diferentes jardines, son las que a continuación se describen:

Zacate

Es de las plantas del desierto, de nombre científico “Nolina bigelovii”, siendo originaria de Norteamérica. Su clasificación biológica la ubica como una planta con rizoma o tallo subterráneo, con desarrollo horizontal. Es integrante de la familia de las asparagaceas, cuyo orden son las “Asparagales”.

Su hábitat común se desenvuelve en las áreas de características desérticas, al igual que en las zonas de ladera rocosa. Esta última, son las elevaciones o inclinación del terreno, cuya pendiente entre rocas es a la que se le da este nombre.

La altura que alcanza su desarrollo, se ubica entre el metro y los dos metros y medio. Su floración se produce ya adelantada la primavera, siendo de coloración blanquecina a crema. Su fruto posee una forma semejante a la de una cápsula, mientras que sus semillas son más largas que anchas, de apariencia ovoide y de tonalidad grisácea.

Posee rosetas leñosas, teniéndose que en cada una de ellas integra una cuantía que oscila por las treinta y cuatro a las ciento sesenta hojas. Estas hojas, tienen en su base una visible forma de cucharilla, son además inflexibles y su órgano laminar se describe como la punta de una lanza.

Plantas del desierto zacate

Ágave o maguey

A esta planta también se le identifica con los nombres de “Ágave americana”, “pita”, “mezcal”, “cabuya” o “fique” y es una integrante de la familia de las “Asparagaceae” o “esparagáceas”. Posee una cuantía superior a las 300 especies, en la que su desarrollo se establece en una especie de “roseta”. Teniéndose, que, en su área de la base de la planta, es por donde evolucionan las hojas, que se propagan y alargan con una peculiar forma de pincho.

Estas integran en sus límites laterales, espinas, que les ayuda inclusive a captar el agua proveniente del rocío de la mañana. Cabe destacar, que esta es de las plantas del desierto cuya procedencia es el área árida del Norte de México, el territorio Sur de los Estados Unidos de América, Colombia, entre otros.

Se tiene la conjetura de que el género de esta particular planta da su inicio respecto a su variación de especies hace aproximadamente doce millones de años. Es capaz de desarrollar una altura que oscila por los ochenta centímetros, mientras que su diámetro puede encontrarse por los cincuenta centímetros.

Es de hacer notar, que para esta planta es indispensable recibir la exposición de los rayos del Sol y encontrarse en un sustrato con elevada permeabilidad y que sea arcilloso. Otro elemento a resaltar, es que debe ser rico en derivados de la roca ígnea basalto y con además existencia de elemento químico hierro.

Su inflorescencia, de coloración blanquecina, se lleva a cabo una única vez, pudiendo alcanzar una altura tres veces mayor a la de la planta. Teniéndose, que después de desarrollar el fruto, la planta muere.

Adicionalmente, muchas de sus variadas especies son materia prima en la preparación de:

  • Edulcorantes
  • Papel
  • Vigas
  • Fibras de hoja
  • Aguardientes (bebidas)
  • Instrumentos musicales
  • Tejas
  • Agujas
  • Clavos
  • Bebidas fermentadas

Alkali dorado

Esta planta de nombre científico “Isocoma acradenia”, se caracteriza por tener la clasificación biológica de planta “Spermatophyta” (espermatofitas o fanerógamas). Teniéndose, que su familia es la “Asteraceae”, que es la que describe a las plantas angiospermas, las cuales son las comunes inflorescencias.

Su hábitat se desarrolla en las áreas áridas y hasta en las de suelos arenosos, cuyos compuestos minerales son alcalinos y además de yeso. Esta es una de las particulares plantas del desierto, nativa del suroeste de los Estados Unidos de América, el Estado de California y el Estado Libre y Soberano de Baja California.

Se muestra como lo que se denomina subarbusto, que significa, que solamente en su parte baja del tallo leñoso se presenta una característica entre hierba y arbusto. Este es denso y es capaz de desarrollar alturas que oscilan por el metro. Sus tallos son erectos de coloración entre blanquecina y amarillenta, que con el tiempo se torna entre amarillo y gris.

En la parte superior de la planta desarrolla su inflorescencia, de forma agrupada y de coloración amarilla. Su fruto es seco, con presencia de una única semilla, con pericarpio no adherido, que se abre de forma natural para dejarla salir. Recordando que el pericarpio, es el área externa del fruto, que a su vez cubre a la semilla.

Plantas del desierto alkali dorado

Saguaro

Esta planta, igualmente conocida como “Sahuaro”, de nombre científico “Carnegiea gigantea”, es la exclusiva y única especie del género carnegiea. Es nativa del desierto de Gila, también llamado desierto de Sonora, que se halla situado en Norteamérica, tomando territorio tanto del país de Estados Unidos de América, como de la nación mexicana. Es capaz de soportar temperaturas de hasta los -9°C como mínimo, mientras que el máximo se ubica en los 50°C.

Esta especie de plantas del desierto, es de los cactus de mayor altura que tiene por demás un crecimiento y desarrollo inicial, sumamente lento. Muestra de ello, es que en el transcurso de sus primeros veinticinco años, apenas alcanza a crecer un metro.

Posee una longevidad estimada en doscientos años, en el que finalmente es capaz de desarrollar y hasta superar los dieciocho metros de altura. Respecto a sus ramificaciones, estas se desarrollan posterior a los dos o tres metros de altura desde el sustrato, donde la cuantía de estos es completamente variada y hasta ausente. La limitante que estos poseen, es este aspecto, lo acondiciona las características del clima reinante en la zona.

Es importante hacer mención, que mientras más húmedo sea el territorio donde se encuentre, tendrá más desarrollo de ramificaciones en su tronco. En este sentido, es que se hace posible la inexistencia de estos, que corresponde a la respuesta de encontrarse en lugares donde el ambiente es árido.

El diámetro en su tronco, puede alcanzar los setenta y cinco centímetros, siendo utilizado en la construcción de viviendas. La floración blanquecina, se lleva a cabo en los meses de mayo a junio, llegando a abrir finalizando la tarde, con una vida de apenas veinticuatro horas. Sus tipos de frutos, de forma ovoidea y tonalidad roja abrillantada, dejan salir la semilla de manera espontánea.

Datilera

Esta particular planta, que también se conoce con los nombres de “Támara”, “Palma”, “Fénix”, entre otros, se caracteriza por ser una de las contadas especies que tiene la virtud de hallarse en áreas de ciertos desiertos. Esto es, porque evidentemente no es común visualizar a una Palma datilera en estos lugares. Su nombre científico, es “Phoenix dactylifera” y tiene la gracia de poderse mantener ante el embate de sequías, que conlleva a poco recibimiento de agua.

Su ubicación geográfica se extiende desde Egipto hasta Mesopotamia. Ofrece un fruto comestible muy cotizado de nombre “dátil”, siendo una baya, que significa fruto carnoso o fibroso. Es una planta dioica, lo que quiere decir, que al igual como hay machos hay hembras.

El mejor momento para ser plantado es cuando inicia la primavera, hasta la mitad del verano. Su multiplicación se puede dar, bien sea, por medio de semillas, por hijuelos o por propagación in vitro.

Cabe destacar, que esta es una de las plantas del desierto que posee diversos usos, porque su fruto es comestible, sus palmas consiguen crear desde sombreros, hasta canastas, esteras, abanicos, entre otros. Por otra parte, las vainas de sus hojas se usan por el perfume, la madera de su tronco se halla en construcciones y forma parte de combustible. Todos estos, apenas son una parte de sus variados y distribuidos usos, que consigue esta particular planta en los diferentes territorios que habita.

Plantas del desierto datilera

Lithops o Piedras vivas

Esta singular planta, que también se identifica con el nombre “Planta piedra” o “Cactus piedra”, posee el nombre científico de “Lithops spp”. Se caracteriza por ser nativa de África, específicamente del desierto de Namib. Su nombre, le es atribuido a la impresionante facilidad de adoptar la apariencia de las piedras, llegando así a no ser visualizadas porque se confunden con el resto del entorno.

La obligación de estas plantas del desierto, de desarrollar esta astuta estrategia, radica en que diversas especies de animales optan por tomarlas de alimento y así no llegan a ser descubiertas. Poseen solo dos hojas que se hallan acopladas y que son completamente carnosas. En su parte media se distingue una fisura, por medio de la cual brotan las siguientes dos hojas, que salen solamente cuando las precedentes se mueren tras cumplir su ciclo al secarse.

De esta parte media, igualmente brotan sus flores, las cuales poseen gran similitud con las llamadas “margaritas”. Teniéndose, que pueden ser, tanto de tonalidad blanquecina, como amarillas, siendo además de un particular y agradable aroma.

Para su desarrollo, la planta piedra requiere de la incidencia de los rayos del Sol. Por otra parte, es normal que cuando se trasladan para su plantado o cultivo, se ejecute inclusive en áreas de incidencia no tan directa, llegando a adaptarse con total facilidad. Su florescencia se lleva a cabo durante las estaciones de verano e invierno. Desarrolla su crecimiento, tras su multiplicación por las semillas germinadas, durante la primavera.

Esta planta se caracteriza, por tener una evolución sumamente pausada, alcanzando un rango de veinte centímetros en el lapso promedio de los diez años. La temperatura que soporta es la que se encuentra entre el rango de los 8°C y los 45°C.

Árbol de Josué

Este particular árbol del desierto, de nombre científico “Yucca brevifolia”, desarrolla su distribución tanto en el desierto de California, como en el de Arizona. Se caracteriza por evolucionar de una manera bastante pausada y su longevidad se estima por los doscientos años. Sus hojas poseen una apariencia puntiaguda, con particular característica suculenta, por lo que tienen la virtud de captar y conservar el agua.

Es capaz de llegar a pasar los diez metros de altura pudiendo reproducirse tanto por semillas como por rizomas. Recordando, que el rizoma, es el tallo que se halla en el área subterránea del sustrato que posee diversas yemas, desarrollándose de manera horizontal. Donde estos tienen la virtud de generar raíces y junto a estas los normales brotes.

Es de hacer notar, que esta es una de las plantas del desierto que manifiesta un desarrollo y crecimiento bastante pausado. Su rango es de inclusive uno o quizás hasta dos centímetros en el lapso de doce meses. Presenta florescencia de coloración blanquecina y amarillenta y se da durante los meses de la estación de primavera. Esto quiere decir, que inicia en febrero y se prolonga hasta abril. Teniéndose, que depende exclusivamente de la caída de la lluvia y del tiempo que esta sea capaz de mantenerse.

Mientras se produce el proceso de la floración, el árbol de Josué, inactiva el crecimiento de nuevas ramas, hasta que luego las retoma. Adicionalmente, la polinización de sus flores, las efectúan las mariposas de comportamiento y desenvolvimiento nocturno.

Pitayita

Esta particular integrante de las plantas del desierto, de nombre científico “Mammillaria dioica”, es de la familia de las “Cactaceae”. Esto quiere decir que es un cactus y además posee numerosas espinas. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, es una planta que en su “Lista Roja” se ubica en el renglón de “Vulnerable” de extinción. Este motivo la hace estar amenazada, por lo que cultivarla es ayudarla a permanecer activa.

Siendo una planta nativa del área oeste del desierto de Gila o desierto de Sonora, es normal ubicarla naturalmente en los diversos cauces rocosos. Teniéndose, que su preferencia se halla en alturas que superan los mil quinientos metros sobre el nivel del mar.

En su desarrollo, le pueden crecer más de un tronco, que también le dan el nombre de tallo, cuya altura promedio se encuentra por el orden de los veinte centímetros. Estas igualmente, pueden de forma aislada, llegar a alcanzar una altura en el rango de los treinta centímetros.

Su inflorescencia, efectuada durante la estación de la primavera, presenta una tonalidad entre blanquecina y amarillenta. Estas se pueden dar solamente del género femenino, así como también de ambos géneros. El órgano que aporta procedente de la flor, que es el fruto, posee una tonalidad rojiza abrillantada y se da durante la estación del verano.

Biznaga de agua

También conocida como “cacto de barril”, de nombre científico “Ferocactus wislizenii”, es una especie de la familia “Cactaceae”, que recibe su nombre por su apariencia. Es nativa de los desiertos de Sonora y de Chihuahua, no obstante, es una de las plantas del desierto que más amplitud mundial posee. Muestra de ello, es su presencia en diversidad de jardines, que la hacen conocida, admirada y por demás solicitada.

En su ambiente natural de característico desierto, es común conseguirla donde hay existencia de rocas y arena. Esto es, cuando las altitudes se encuentran en el rango de los trescientos y mil seiscientos metros sobre el nivel del mar. No es capaz de soportar las bajas temperaturas. Su longevidad oscila por los cincuenta y los ciento treinta años.

El desarrollo y crecimiento de esta singular planta es redondeado, en el que, internamente es capaz de almacenar toda el agua que se pueda imaginar. Por otra parte, la cantidad de espinas que se le visualiza son sus hojas y poseen la virtud de contribuir en que se produzca lo menos posible la normal salida del agua de la planta.

Su florescencia posee diversos tonos, siendo los más usuales de conseguir, el amarillo, el naranja y el rosado. Estas llegan a crecer y abrir en la parte alta de la planta, que es aplanada, dándose bien sea en grupos, de hasta más de tres flores juntas, o bien solitaria.

La reproducción de esta planta solamente se efectúa a través de sus semillas, que transportan los Tipos de aves y diferentes animales roedores. De haber oscuridad donde se encuentre la semilla, no se producirá la germinación y su temperatura ideal es entre los 20°C y los 30°C. Esta planta es capaz de producir unas treinta mil semillas en el lapso de un año.

Duraznillo blanco

Igualmente identificada con los nombres de “Duraznillo rojo”, “Nopal blanco”, “Xoconostle amarillo”, o “Nopal chaveño”, posee el nombre científico “Opuntia leucotricha”. Se caracteriza por ser una especie “Spermatophyta” o espermatofitas, también llamadas fanerógamas. Estas son las que integran al género o clase de las plantas vasculares que en su desarrollo llegan a generar semillas y además pertenece a la familia “Cactaceae”.

Esta especie de plantas del desierto, es nativa del territorio mexicano. Posee registros que demuestran que su cultivo se practica de manera común en las Islas Bermudas. Por otra parte, se encuentra en el rango de naturalizada en el Estado de Florida, de los Estados Unidos de América. Sus altitudes de ubicación predilecta son los mil seiscientos a los dos mil trescientos metros sobre el nivel del mar.

En su desarrollo y crecimiento puede alcanzar alturas que se encuentra normalmente en el rango de ciento ochenta centímetros a los quinientos centímetros. Por otra parte, su copa se muestra de angosta prolongación o amplitud.

La coloración del reducido tronco, es de un tono marrón grisáceo, mientras que su textura es de escamas. En la etapa en que la planta se encuentra de temprana edad, este se halla en toda su extensión protegido y cubierto de una gran cantidad de pelos de tonalidad blanquecina, que son además largos.

Su florescencia es de tonalidad amarillo verdosas, con ligeras manchas de coloración roja y su fruto presenta forma oboval. Este término significa, forma de huevo, donde la parte más amplia, es en el extremo o ápice, por lo que parece una gran gota o lágrima.

Gobernadora

Esta particular planta también identificada con el nombre de “Arbusto de la creosota”, posee el nombre científico de “Larrea tridentata”. Su nombre se le adjudica tras mostrar un comportamiento en el que reprime y cohíbe a las demás plantas cercanas a desarrollarse, sin dejar a un lado su aroma poco agradable. Se encuentra normalmente en los desiertos de América del Norte, hasta el área más al Norte del desierto de Chihuahua.

Esta integrante de las plantas del desierto, es catalogada como un arbusto perennifolio, es decir, que es capaz de mantener su follaje durante los doce meses del año. Desarrolla una altura de hasta los tres metros y su inflorescencia es de tonalidad amarilla y muy vistosa. Se establece como una planta muy usada para tratar enfermedades como:

  • Tuberculosis
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Varicela
  • Mordedura de serpientes

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario