¿Cómo podar ficus correctamente? Paso a paso

Podar Ficus no es un procedimiento demasiado complicado, en esta entrada se explicará paso a paso cómo debe hacerse para evitar hacer un daño irreparable a la planta y asegurar que se vea como se quiere. Además de eso se mencionarán algunos cuidados básicos de esta planta.

Ficus

Primeramente, hay que tener claro que el término Ficus es utilizado para nombrar todo un género de plantas que engloba a más de 2.700 especies, de las cuales un poco más de 800 han sido aceptadas oficialmente. Un género es un nivel de clasificación de la taxonomía biológica que agrupa una serie de especies, los géneros contienen especies que pueden ser dividas en subgéneros e incluso pueden encontrarse subespecies y variedades.

Esto tiene que ver con la organización que hace la taxonomía para agrupar a los animales, las plantas, los hongos, las bacterias y otros organismos, esto se hace en los Reinos de los seres vivos.

Dentro del género Ficus se encuentran una gran cantidad de especies que pueden ser árboles, pueden ser arbustos o también plantas trepadoras, las cuales tienen en común su lugar de origen y la preferencia de hábitat, ambas cosas se relacionan completamente. Sobre lo primero, ellas crecen en todo lo que sería la franja intertropical que tienen climas tropicales o subtropicales.

Algunas características

En general pueden encontrarse varias características de las plantas de este género, sin embargo, comúnmente al hablar de Ficus se hace referencia a la especie Ficus benjamina o Laurel de la India. La siguiente lista mencionará algunas características de las plantas de género Ficus y luego otras que describen solo al laurel de la India.

  • Estas plantas producen “látex natural” que es una sustancia blanca en varias partes de la planta, esto contiene grasas, ceras y resinas que puede ser segregada por la planta cuando es cortada o cuando tiene alguna herida.
  • En cuanto a las flores de estas especies, ellas crecen en inflorescencia de forma que parece un fruto si no se detalla de cerca.
  • También dan “frutos”, los cuales son llamados “siconos” y son una parte importante de la planta en su proceso de reproducción, aunque también se multiplican por medio de esquejes. Algunos de los frutos que producen ciertas especies de este género son comestibles, por ejemplo, el higo.
  • Esa temporada de fructificación y floración no se detiene en aquellas especies que crecen en regiones tropicales, durante todo el año se mantienen en producción, lo que favorece a los animales que se alimentan de estas plantas. En cambio, las plantas ficus que están en regiones con climas secos o templados tienen tiempos de cosechas y algunas no son perennes.
  • Son plantas que producen efectos en los ecosistemas en los que se encuentran, afectando positivamente otros seres que se encuentren en ese espacio. Un ejemplo de esto es cómo las avispas utilizan sus frutos para hibernar, porque estos tienen una parte hueca que permite que ellas se mantengan ahí.
  • En cuanto a la Ficus benjamina esta especie tiene hojas que pueden medir de seis a 13 centímetros y tener una forma oval.

Poda de los ficus

Por diversos motivos se puede desear podar ficus, esto dependerá del espacio en el que esté y de si se le quiere dar una forma o no. Un motivo puede ser aumentar su frondosidad, lo que se logra podando las ramas de la parte superior para que las inferiores crezcan con más fuerza y vitalidad. Otro motivo puede ser el control de su crecimiento, especialmente si se mantiene dentro de casa.

podar ficus en casa

También se puede querer cortarlo para asegurar su salud, por ejemplo, cuando durante el invierno se debilitan demasiado las hojas o las ramas, se secan o se enferman. Otro motivo, que es el más común, es para darles una forma específica, por ejemplo, hacer que tenga forma de bola.

El instrumento ideal para hacer esto es con unas tijeras deslizantes del tamaño que tenga la planta, es decir, unas tijeras demasiado grandes harán mucho más difícil el procedimiento de podar ficus si este apenas está comenzando a crecer. Además de las tijeras se recomienda utilizar guantes, porque el látex que segrega esta planta puede resultar tóxico al tacto.

¿Cuándo hacerlo?

Los cortes suaves de la planta pueden hacerse cada dos o tres meses, para eliminar ramas que crezcan mucho o aquellas que estén enfermas. El momento ideal para hacer una poda un poco más dedicada es cuando esté en curso el verano o la primavera.

Cuando llegue el invierno se debe detener la poda por completo porque es el momento en el que se encuentran más débiles, cuando el otoño ya va por la mitad se deberá reducir la poda, cortando no demasiado y solo lo necesario. Es en el verano y en la primavera que se puede podar con más libertad.

La primavera es el momento perfecto no solo para podar ficus un poco si se quiere controlar la forma que toma, sino para trasplantar la planta ya que en primavera ella comienza a dar nuevos brotes con rapidez.

Paso a paso

  • El primer paso es desinfectar las herramientas que serán utilizadas antes de comenzar todo el procedimiento. Lo segundo es ubicar la planta a la altura de los ojos, de modo que puedan verse con más exactitud aquellas ramas que crecieron más de lo deseado.
  • Ahora se puede comenzar a cortar aquellas ramas que estén enfermas, heridas, dañadas o muertas. Esto se hará desde la base de la rama si se ve que la misma está completamente dañada, si no es así se puede cortar solo la parte que no tiene buen estado.
  • Cuando ya se hayan hecho los cortes de limpieza se puede comenzar a hacer los cortes para darle forma, para esto se puede escoger una rama que sirva de línea delimitadora, es decir, no se pasará de esa altura o de ese punto de los lados.

Se recomienda que los cortes sean diagonales, un poco inclinados hacia abajo, evitando que sean rectos.

Poda de los ficus bonsái

No solo la Ficus benjamina, sino varias especies del género pueden ser mantenidas como si fuera uno de los Tipos de bonsái. Muchos árboles se enfocan en que sus tallos y hojas crezcan en mayor cantidad en su cima, este tipo de crecimiento se denomina “dominancia apical”.

Algo que no es positivo si se quiere cuidar el Árbol con la forma de un bonsái, por lo que será necesario podar estas partes superiores y así asegurar que las ramas inferiores crezcan con más fuerza. Esto implica podar ficus con más frecuencia, en toda la temporada de crecimiento que tenga la planta.

podar ficus como un bonsái

En este tipo de poda no deben cortarse las hojas a diferencia de la poda de formación donde sí se pueden cortar, en su lugar se deberán cortar las puntas que tengan estas ramas. Esto puede hacerse con los dedos o con tijeras, lo importante es no tocar las hojas y utilizar una pasta selladora para evitar que las heridas se infecten.

Hay diversas técnicas de poda de los bonsáis que pueden encontrarse en muchos lugares, no es necesario ser un especialista en cómo podar un árbol para esto, algunos videos o blogs se dedican a explicar paso a paso cómo hacerlo para conseguir un bonsái muy lindo.

Algunos tips pueden ser: al encontrar dos ramas que tengan el mismo tamaño (de alto) se deberá cortar solo una de ellas, se deberán cortar las ramas que crezcan con una orientación vertical, así como aquellas que sean muy gruesas (especialmente las que están en el ápice), las que se entrecrucen con otras o den vueltas,

Ahora bien, durante el verano sí pueden quitarse algunas hojas para estimular el crecimiento de brotes nuevos, además de eso las hojas crecerán con menos tamaño si se cortan en este momento.

Cuidados básicos

Luego de conocer todo sobre cómo podar un ficus es ideal conocer algunos cuidados que esta planta puede necesitar:

cuidados básicos después de podar ficus

Riego

Respecto al riego de esta especie, cuando se está en la estación de la primavera se recomienda aumentar la frecuencia con la que es regada la planta, esto porque al ser su temporada de floración y fructificación ella consume más energía. De modo que se verá como su tierra se seca con más rapidez y exige más agua de lo que requiere el resto del año.

Es una planta resistente que puede renovarse muy bien si se ha descuidado por un momento y se retoma su cuidado, sin embargo, es vital que se mantenga con los riegos adecuados para que pueda crecer correctamente, sus hojas y frutos puedan producirse en buen estado, no se caigan esas hojas que se secan con rapidez y pueda mantener su aspecto hermoso.

Abonado

También se recomienda mantener un abonado frecuente, especialmente en la primavera. No importa si se escoge un abono líquido o sólido como los que vienen en bolitas de colores, lo importante es que tengan una buena cantidad de Nitrógeno (en la primavera), pueden tener un poco menos ya para el abonado del resto del año.

En cuanto a la cantidad que se aplicará esta especificación generalmente viene en el envase o empaque del abono, en cualquier caso, se recomienda aplicar pequeñas cantidades en más riegos que colocar bastante abono en pocas ocasiones.

Plagas y enfermedades

Las especies Ficus suelen verse afectadas principalmente por pulgones, por cochinillas, por ácaros y por trips, los dos primeros organismos atacan durante la primavera, mientras que los ácaros suelen atacar especialmente durante el verano. Se sabrá que la plata está infectada de trips cuando sus hojas se vean enrolladas y con manchas rojas en la parte trasera, esta infección puede producirse en cualquier momento del año.

Hay una plaga específica llamada “pajarito” que puede atacar esta planta poco a poco hasta afectarla por completo y debilitarla demasiado. Al encontrarse lo que se recomienda es cortar rápidamente esta zona infectada antes que se expanda a otras partes. Esto implica que se debe tener cierta atención con la planta, no ver su estado durante mucho tiempo podría perjudicar mucho la planta.

Recomendaciones

Una recomendación clave es que las podas no deben hacerse con demasiada profundidad o severidad, será mejor podar ficus poco a poco y con suavidad a medida que pasa el tiempo, por ejemplo, dos veces cada año cortando no más de cinco centímetros de sus partes (aunque si no se ha podado antes es posible que se deba cortar solo un poco más. Esto para que la planta pueda crecer de la mejor forma y mucho más saludable.

Un punto con más relevancia aún es el de mantener siempre limpias las herramientas para podar ficus, un corte con unas tijeras sucias puede hacer que la planta se infecte con facilidad. Además, hay que tomar en cuenta su segregación de látex, lo que hace más sencillo que estas plantas se infecten con alguna bacteria y se pudran.

Es importante tener en cuenta que la Ficus benjamina suele crecen con cierta rapidez cuando se encuentran en climas tropicales, donde existen altas temperaturas en el día y en la noche bajen un poco, aunque lo hacen en menor medida en comparación con otras especies del género Ficus. De modo que puede ser necesario podar ficus con frecuencia para controlar su tamaño, si se quiere impedir que alcance los 15 metros o si se quiere mantener con una forma específica.

En caso de que se desee sembrar una de estas plantas en un espacio urbano se debe tener en consideración ese crecimiento, porque suele afectar las tuberías y las zonas donde transiten las personas. En este sentido, lo recomendable es plantarlas en un lugar abierto, un campo o terreno, un jardín espacioso y así no tener que preocuparse tanto.

(Visited 448 times, 6 visits today)

Deja un comentario